HistoriasNegocios

Cancelar el Mundial de Natación, un acierto de Jalisco

Siempre queda la duda de si estos eventos son un buen negocio; por lo pronto, el gobernador de Jalisco canceló la justa. Una mala noticia que trae una buena.

19-02-2015, 8:19:57 PM
Cancelar el Mundial de Natación, un acierto de Jalisco
Jorge A. Monjarás

Es una pena que se cancele un evento tan importante como el Mundial de Natación 2017, pero es un gran acierto del gobierno de Jalisco. Por años la opinión pública se ha quejado de lo que cuestan este tipo de certámenes, grandes y pequeños. Siempre queda la duda de si son un buen negocio o no para el país sede.

Los Juegos Olímpicos, los Mundiales de Futbol, los Juegos Panamericanos resultan redituables para las televisoras, son un buen gasto publicitario para los anunciantes, dejan buenas utilidades a hoteleros, restauranteros y taxistas, vendedores de boletos electrónicos, negocios de seguridad privada, etc. Seguramente se crean muchos empleos temporales.

Por supuesto, son excelente negocio para la FIFA; no creemos que el Comité Olímpico Internacional, le pierda tampoco. En el caso de 2017, el organismo que cobraba era la Federación Internacional de Natación (FINA).

En teoría, la derrama económica debería superar la inversión gubernamental en un evento deportivo de alto calado. No sucedió en la hundida Grecia, ni en Brasil.

El dinero no vuelve a las arcas públicas. Algo llegaría, muchos meses después, en forma de impuestos locales y federales, después de deducciones y evasiones. Pero los 1,500 millones de pesos que iba a costar el Mundial de Natación no iban a regresar a las finanzas federales o las del gobierno de Jalisco.

De ser tan buen negocio, ¿porqué la iniciativa privada nunca termina invirtiendo? No simbólicamente, apostando fuerte. La realidad es otra.

El gobernador Aristóteles Sandoval dio la cara inmediatamente, y dijo que el estado apenas seguía pagando el gastazo de los Juegos Panamericanos de 2011, aquellos que apenas disfrutamos porque se llevaron a cabo con increíbles medidas de seguridad, ya que estábamos en un momento negro de la guerra antinarco.

De esta manera, este gobernador dio por concluido un legado más de su antecesor, el panista Emilio González Márquez, quien gastó, y mucho, en deportes durante su sexenio. Y en muchas cosas más.

La deuda de Jalisco pasó de 8,480.4 millones de pesos en 2007 a 26.994.6 millones en 2013. ¿Mejoró el nivel de vida de los jaliscienses por el patrocinio que por cinco años seguidos se le otorgó a Lorena Ochoa para su Invitational? ¿Se crearon empleos y creció la economía estatal un poco más por los Juegos Panamericanos?

Evidentemente, estos eventos son un gasto público, no un negocio. ¿Hay mejores momentos para hacerlos o no conviene hacerlos nunca? Ya es otra discusión. ¿Puede retomarlos la iniciativa privada con un verdadero plan de negocio detrás? Tal vez, y debiera darse más de esta forma.

Por el momento, pensamos que no está el horno para bollos, no está la magdalena para tafetanes. Es tiempo de recortar y está bien empezar por aquí.

P.D. Hoy se estará definiendo otro round entre Grecia y la Unión Europea, luego de una ambigua solicitud de extensión de crédito. El gobierno de Alexis Tsipras hizo una muy mala jugada el revivir un supuesto tema de reparaciones de guerra por la ¡Segunda Guerra Mundial! contra Alemania, al tiempo que busca renegociar su deuda.

Relacionadas

Comentarios