HistoriasNegocios

Banxico recorta entre 2.5% y 3.5% crecimiento en 2015

El Banco de México ajustó a la baja el pronóstico de crecimiento para 2015 y 2016 ante la volatilidad financiera global y la caída del precio del petróleo.

18-02-2015, 12:50:29 PM
Banxico recorta entre 2.5% y 3.5% crecimiento en 2015
Altonivel

El Banco de México recortó su previsión de crecimiento a un rango de entre 2.5 por ciento a 3.5 por ciento desde un rango anterior de entre 3.0 por ciento a 4.0 por ciento, frente a un entorno macroeconómico menos favorable que el reporte pasado, de julio-agosto de 2014.

En la presentación de su informe octubre-diciembre, el gobernador del Banco de México, Banxico también bajó el pronóstico de crecimiento para 2016, de un rango entre 2.9 por ciento y 3.9 por ciento a uno de entre 3.2 por ciento y 4.2 por ciento.  

En relación al crecimiento de la economía nacional durante 2014 -dato que se dará a conocer el próximo viernes por parte del INEGI-, Banxico anticipó que la economía (PIB) creció 2.1 por ciento, como reflejo del impulso de la demanda externa y de cierta mejoría en la demanda interna respecto al año previo.

Durante la presentación del “Informe Trimestral, octubre-diciembre 2014”, dijo que el entorno macroeconómico que se prevé hacia adelante es menos favorable de lo que la Junta de Gobierno del banco central anticipó en los meses previos.

Banxico decidió revisar a la baja los intervalos sobre sus pronósticos de crecimiento de la economía mexicana para 2015 y 2016.

Esto obedece, continuó, a los impactos de la baja en los precios del petróleo y la producción de crudo, que ha afectado algunas inversiones, y a que el consumo privado no muestra señales claras de aceleramiento.

Agustín Carstens señaló que se prevé que el precio del petróleo se ubique por debajo de los niveles registrados hasta mediados de 2014. Y la tendencia a la baja en la plataforma de producción local podría limitar la actividad económica.


Sobre el consumo…

Carstens argumentó que por el lado del consumo hay niveles relativamente bajos por una multiplicidad de factores como la confianza de consumidor que si bien se ha recuperado que a finales de 2014, sigue estando en niveles deprimidos.

“El crédito que ha demandado el consumidor tampoco ha crecido en tasas como antes, hay una reducción importante en la demanda del crédito. Parte de esto se puede deber a que la población ocupada no ha crecido tanto como la afiliación de trabajadores al IMSS, que puede ser por una disminución de la informalidad, pero si no aumenta de manera decidida la población ocupada pues eso no se refleja en los niveles de consumo”, señaló.

Sobre la inflación, Banxico prevé que durante 2015 se ubicará en 3 por ciento y buscarán que se consolide en ese nivel. Aunque, señaló que de presentarse mayores depreciaciones del tipo de cambio o que el peso se mantenga en los niveles actuales se podría ver afectada la evolución de la inflación durante el año. 

En todo el 2014, el peso perdió un 13.2 por ciento.


Carstens señaló que la decisión del Gobierno federal de disminuir el gasto público es muy importante para que cumpla con sus metas fiscales. Parte de este ajuste servirá para suavizar el impacto de los precios más bajos en el crudo en 2016. Esto ayudará a que se dependa menos de la deuda pública.

También dijo que la Junta de Gobierno estará atenta al tipo de cambio y al anuncio de la política monetaria de la Fed. Esto debido a la depreciación del peso en los últimos siete meses, a causa de las políticas monetarias divergentes. Recordó que factores internacionales influyen en el comportamiento de las tasas de interés, sobre todo el diferencia con la Fed de Estados Unidos. Señaló que pese a esto, las tasas de interés se han comportado bien.

¿Afectarán los precios del crudo a la reforma energética?

Agustín Carstens considera que no. La caída en los precios del crudo podría tener un efecto no muy sustancial en la reforma energética, puesta en marcha el año pasado y por la que el Gobierno busca atraer millonarias inversiones privadas.

Los precios del petróleo han subido más de un 35 por ciento desde que cayeron a un mínimo de casi seis años de 45,19 dólares en enero, debido al apoyo de un menor gasto de empresas del sector y menos plataformas operando en Estados Unidos.

México busca elevar la producción de crudo, que ha decaído a un promedio de 2.4 millones de barriles por día (mbp) desde los 3.4 mbp que tocó en el 2004, así como la de gas, a la que está apostando para la generación de electricidad.

Relacionadas

Comentarios