HistoriasMicrositio

7 acciones que generan un mal ambiente laboral

Malos estilos de liderazgo pueden provocar un mal clima laboral y no corregirlos trae pérdidas en productividad. Aquí algunos consejos para evitarlo.

12-02-2015, 11:40:09 AM
7 acciones que generan un mal ambiente laboral
Enrique Pérez

El clima de trabajo en una organización tiene un efecto sustancial en materia de rendimiento y productividad.

Basta
mencionar que 30% de los resultados de un área dependen de si el jefe ha sido capaz de generar un buen clima
o no.

En este sentido, aspectos como la claridad en las funciones y expectativas,
la consolidación de un espíritu de equipo, la determinación de estándares
equitativos y la asignación de responsabilidades en forma equilibrada influyen
de manera determinante en la composición de dicho clima y, por lo tanto, en el
éxito o fracaso de una organización.

Sin duda, un mal clima laboral no es sostenible en el largo
plazo. Es decir, si tienes un estilo de dirección general muy coercitivo,
amenazante y donde la gente se siente temerosa de perder su trabajo, lo que originará es una gran rotación, que deriva a la vez en poca capacidad de entrenar
a la gente
, con el consecuente impacto en desempeños bajos y resultados malos.

Esa es la cadena de la improductividad que puede derivarse de no consolidar un
clima de trabajo óptimo y estimulante.

Lo peor es no preguntar

Muchas empresas muestran reticencia para encuestar el clima
laboral
en su organización y el argumento que típicamente dan es que con las
encuestas se crean expectativas; es decir, que los empleados esperan un cambio o
corrección derivado de los resultados arrojados por los indicadores del estudio.

Por lo anterior, muchos líderes dicen: “no sé si estoy en el momento de cumplir
con lo que me van a pedir (porque eso implica generalmente una inversión de
recursos
y de tiempo)”. En consecuencia, optan por no preguntar.

Lo que nosotros opinamos es que las expectativas existen,
aunque no se evidencien. Están ahí, aunque no se realice la encuesta y tarde o
temprano van a saltar a la luz y probablemente mientras más tiempo se deje
pasar, será más difícil minimizar el impacto negativo y/o revertirlo.

A continuación te presentarmos las causas más comunes de un .ambiente laboral negativo, qué aspectos debes monitorear, las consecuencias de no invertir en .mejorar el clima laboral y algunos consejos prácticos para implementarlos desde ahora. 

1. Mal manejo de los
conflictos

La causa más común e importante de un mal clima tiene que
ver con un mal manejo por parte de los líderes en cuanto a los conflictos entre
áreas
y/o personas. Así, cuando los problemas no se resuelven a tiempo y de
raíz
, estos ascienden o se trasladan generando conflictos de mayores
consecuencias.

Te recomendamos leer: .5 soluciones a 5 detonadores de conflicto en la oficina

2. Problemas de comunicación

Cuando los líderes no se saben comunicar adecuadamente con
sus empleados se genera una incertidumbre que afecta radicalmente el desempeño
y que impacta en las expectativas. No sólo nos referimos a la capacidad de comunicar
objetivos
, estándares, funciones y procesos, sino también a la comunicación
cotidiana
, formal e informal.

Te puede interesar: .3 tendencias hacia la comunicación interna 2.0

3. Falta de
inteligencia emocional 

Los jefes que no tienen un buen control de sus emociones
generan dinámicas negativas en las empresas, porque las personas a su cargo no
van a expresarse por miedo a su reacción
, generalmente desmesurada. Eso provoca
que todos se cuiden las espaldas y puede llevar incluso a que frente a sus
reclamos se echen la culpa unos a otros, tratando de eludir los sermones y
reprimendas.

También puedes leer: .Usa inteligencia emocional y disfruta tu trabajo

4. Estilos
de liderazgo que invalidan las aportaciones

El hecho de que los jefes ejerzan de manera predominante y
en forma continua estilos de liderazgo, como el autoriario o coercitivo, impacta
negativamente en el desempeño.

Para ejemplificar, hablaremos del líder que
utiliza casi siempre el estilo “marcapasos”, es decir, que corrige y corrige hasta que al
final vuelve a hacer las cosas. En este caso, el subordinado se desmotiva y
dice: “para qué me esfuerzo si el jefe va a terminar haciéndolo”.

Paralelamente,
se genera improductividad porque un recurso que debería estar dirigiendo,
termina operando.

Te recomendamos: .Conviértete en un líder 80/20, 5 formas para lograrlo

5. Desorden,
imprecisión y mal empoderamiento

Si un jefe no planea adecuadamente y no actúa a tiempo y de
manera asertiva, dejando todo para última hora, se va a generar una dinámica
estresante
que puede ocasionar también problemas en el equipo y en el clima
laboral.

Otro tema que influye de manera importante en el clima es el
empoderamiento. Si un jefe no sabe delegar, o si empodera a quien no debe, o si
no asume la responsabilidad de dicho empowerment, habrá seguramente conflictos
entre los subordinados propiciando un clima de tensión y desconfianza.

Los empleados en un ámbito como ese, van perdiendo interés
en el trabajo y en sus funciones, lo que repercute en el clima, generando un
círculo vicioso.

Te sugerimos: .¡No pierdas más tiempo! Aprende a delegar

6. Deficiencias en
materia de desarrollo y reconocimiento

Un mal clima laboral también suele ir de la mano con la
falta de desarrollo y con un mal manejo del reconocimiento, caracterizado
porque o no se reconoce nunca o no hay equidad y justicia a la hora de premiar.
Lo mismo al ver la otra cara de la moneda, cuando los regaños y/o castigos no
recaen en el verdadero responsable.

Esos sesgos en el proceso mandan mensajes
equivocados que impactan en un clima improductivo y altamente estresante, ya
que la gente no ve ningún beneficio en esmerarse y sabe que puede ser acreedor
a penitencias que no le corresponden, con la consecuente paranoia que es signo
de una pésima salud ocupacional.

Puedes leer: .6 puntos estratégicos para evitar la fuga de talentos

7. Trabajos poco
estimulantes

Un mal clima laboral también puede generarse cuando un
trabajo es poco atractivo o muy rutinario, lo que puede implicar que la gente
no lo realice con mucho gusto e interés. Lo anterior no tiene relación directa
con la actitud del líder, pero no deja de ser un desafío ineludible para él.

Al
respecto, es importante que los líderes puedan transmitir a su gente la
trascendencia de su tarea
en la cadena productiva, lo que favorecerá que cada
colaborador pueda encontrarle sentido a su trabajo; paralelamente, tienen que
encontrar otro tipo de estímulos que inyecten en la gente ganas de realizar sus
funciones y de contribuir a los resultados grupales.

Qué se debe monitorear

Algunos indicadores para detectar un clima negativo son:

► Falta
de iniciativa de los empleados hacia la organización

En un mal clima muchas veces no se percibe en la gente ganas
de participar y de encontrar oportunidades. No hay apertura, ni se comparten
inquietudes. La gente suele más bien mantenerse al margen en lugar de
participar.

► Exceso
de “grilla”

Es otro camino que a veces busca la gente cuando está
inconforme y no se siente motivada. La comunicación informal y de pasillo se
vuelve más relevante para las personas que los mensajes de la dirección y la dinámica
que se genera es un signo de alerta, porque puede derivar en otros problemas.

► Reiteración
en los mensajes

Cuando la dirección manda continuamente mensajes sobre el
desempeño de la organización o sobre el comportamiento de los empleados y los
problemas no se corrigen, podría ser otro indicador de que las cosas no van
bien. Puede ser la punta del iceberg.

Sigue leyendo y descubre los .consejos prácticos para mantener un clima positivo en tu empresa

También puedes checar este especial sobre cómo tener un clima laboral positivo:

.

Relacionadas

Comentarios