HistoriasNegocios

OCDE y G20 van por trasnacionales evasoras

Este 9 y 10 de febrero buscarán maneras de aumentar la comunicación entre gobiernos y exigir más información a las empresas globales.

06-02-2015, 10:58:11 AM
OCDE y G20 van por trasnacionales evasoras
Jorge A. Monjarás

La OCDE presentará los más recientes avances en su proyecto para combatir la evasión de impuestos por parte de las empresas trasnacionales en la reunión de ministros de Finanzas del G20 en Estambul, Turquía, los próximos 9 y 10 de febrero.

También puedes leer: Swissleaks, el escándalo del lavado de dinero en Suiza

Este paso es parte de un proyecto en contra de la práctica conocida como erosión de la base (impositiva) y traslado de utilidades (BEPS), una serie de acciones que algunas compañías globales han instrumentado para pagar menos impuestos.

En general, las empresas aprovechan disparidades en las normas fiscales internacionales para, por ejemplo:

Ubicar su “sede” en los países más convenientes fiscalmente.

Establecer políticas de financiamiento intracompañías, en donde la mayor carga de deuda queda en los países con más impuestos.

Manipulación de los precios de transferencia o de los beneficios por sinergias de grupo.

Aprovechar la poca efectividad de las reglas antievasión de algunas naciones o aquellas en donde surten efectos sus presiones o lobbying.

El BEPS ha sido combatido por países europeos ante todo en los últimos años y está en la agenda de la OCDE desde 2012.

El organismo acordó con el G20 tres acciones clave:

1) El mandato de diseñar un mecanismo multilateral que facilite y haga ágil la modificación de más de 3,000 tratados fiscales bilaterales, para incluir el combate al BEPS.

2) Obligar a las empresas a elaborar reportes país por país a partir de 2016, así como arrancar el intercambio de información entre gobiernos para 2017.

3) La evaluación de si los regímenes que dan tratamiento preferencial a la propiedad intelectual (patent boxes) son dañinos o no.

“Se trata de pasos importantes para demostrar que avanzamos hacia un sistema impositivo internacional más justo”, dijo el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría.

El plan de acción del G20 y la OCDE ha definido 15 temas clave en las reglas impositivas internacionales que deberán resolverse antes de que termine 2015. El proyecto se propone ayudar a los gobiernos a proteger su base impositiva, al tiempo que se le brinde certeza y estabilidad a los contribuyentes y se evita la doble tributación, las cargas fiscales imprevistas o los obstáculos a la actividad transfronteriza.

Otro objetivo del proyecto anti BEPS es aumentar la transparencia a través de mejores estándares para documentar los precios de transferencia (aquellos que se pagan entre empresas del mismo corporativo). A partir de 2016, las multinacionales con ventas superiores a 750 millones de euros anuales deberán informar reportar a su país originario su actividad fiscal país por país.

El tema no es nuevo, como se desprende de la siguiente cita: “Últimamente, cada vez más empresas establecidas en el extranjero por compañías estadounidenses han organizado sus estructuras corporativas, ayudados por acuerdos de precios internos artificiales entre controladora y subsidiarias, la tranferencia de derechos de patentes, la manipulación de costos por administración y otras prácticas similares… para reducir drásticamente o eliminar completamente sus obligaciones fiscales tanto aquí como en el extranjero.” El apunte es de John F. Kennedy en 1961.

Para el vocabulario

BEPSE: El término que se le dio internacionalmente a las prácticas de evasión fiscal de las empresas multinacionales.

Patent Box: Un mecanismo de estímulo a la investigación que otorga beneficios fiscales (en Europa hasta por 60%) a las utilidades que procedan de una cesión o transmisión de tecnología. El abuso puede venir al momento de considerar transferencias entre empresas del mismo grupo.

Relacionadas

Comentarios