HistoriasNegocios

Áreas de inversión y retos energéticos para México

Especialistas señalan cuáles son las oportunidades en el sector y los retos para atraer inversión nacional y extranjera.

27-01-2015, 2:12:55 AM
Áreas de inversión y retos energéticos para México
Javier Rodríguez Labastida

Desarrollo de infraestructura, exploración y explotación, y
servicios, son las grandes áreas de inversión que surgen ante la implementación
de la Reforma Energética. Simplemente, según el Plan Nacional de Infraestructura 2014-2018 (PNI),
el gobierno prevé una inversión público-privada para la construcción de 17
gasoductos y otras inversiones prioritarias
.

Gilberto Alfaro, socio especialista en el sector de Energía
y Recursos Naturales de la consultora KPMG, señala que algunas áreas para
inversión son las reconversiones en diferentes refinerías (como las de Salamanca, Salina
Cruz y Tula).

Otro segmento de la industria es el de las gasolineras, pues
la apertura a nuevos competidores requerirá la construcción de una red de
distribución y almacenamiento, pues la infraestructura de Pemex está saturada.

“La apertura del sector apoyará la inversión tanto en
actividades de exploración y explotación, como de transformación de
hidrocarburos,
petroquímica, transporte y almacenamiento, así como de
generación eléctrica”, señala.

El analista considera que, desde la perspectiva de un
inversionista extranjero, México es un país atractivo “por la combinación de factores
de ubicación geográfica, cercanía con la industria petrolera de Estados Unidos,
el medio de comunicación y la infraestructura que existe para exportación hacia
otros continentes”.

Te recomendamos leer: ¿Y qué pasa con la volatilidad financiera?

Sin embargo, factores como la inseguridad y la falta de
transparencia pueden afectar las inversiones.

Los retos

Un estudio del Instituto Mexicano para la Competitividad
(IMCO)
señala que hay cinco retos que la implementación de la Reforma Energética
debe superar:

1.- Planeación y coordinación: Buscar el desarrollo de políticas
públicas para aprovechar las oportunidades de la reforma, como promover
sinergias y políticas de recursos humanos.

2.- Transparencia y rendición de cuentas: El IMCO menciona
que las transferencias de recursos petroleros deben contar con mecanismos de
transparencia que hagan posible conocer su monto, fuente, usos y beneficiarios.

“Aún cuando los procesos tienen muchos candados para
garantizar transparencia, no deja de estar en la mente de los inversionistas la
imagen que tenemos de corrupción, y debería ser muy contundente la labor que
los reguladores hagan para que cada una de las asignaciones no tenga una sola
pizca de duda”, complementa Alfaro.

3.- Comunidades y propietarios: En este tema, el Instituto
recomienda avanzar en la definición de normas y procesos que requieran
evaluaciones de impacto, así como las reglas para hacer efectivo los principios
de consulta previa y consentimiento libre e informado.

4.- Medio ambiente: El IMCO propone crear reglas para
garantizar la seguridad en las operaciones y protección al medio ambiente

5.- Seguridad: Sobre este aspecto, el instituto propone una
estrategia global que tenga como prioridad la seguridad de los ciudadanos.

Te recomendamos leer: Banxico ve riesgos en inseguridad y precio del petróleo.

Gilberto Alfaro agrega que el gobierno debe fortalecer los
esfuerzos para comunicar los avances que se han logrado, y donde no los haya,
crear estrategias.

Áreas más viables y difíciles de invertir

El socio de KPMG señala que haber iniciado con la licitación
en aguas someras fue una buena decisión, pues son un perfil de explotación
menos complicado y que requiere menos inversión
; sus rendimientos se ven a
corto plazo, y los niveles de riesgo son menores.

Alfaro señala que de las últimas áreas para invertir, en términos
de riesgo y a partir de la coyuntura del precio, son los temas de aguas
profundas y campos no convencionales
.

Te recomendamos leer: Los puntos relevantes de las rondas cero y uno

“En el intermedio están los desarrollos de pozos en tierra
firme, donde seguramente hay mucho atractivo, pero tienen otras características
de riesgo, como la seguridad, e infraestructura, que pueden hacer un poco más
complicada la decisión de inversión”.

El especialista explica que la diferencia se encuentra en el
grado de riesgo y las condiciones en torno a esa inversión
. “Las empresas
petroleras van a estar interesadas porque al final, el periodo en el que se van
a ver frutos para estas licitaciones no es menor a cinco años, fecha para la
cual el mercado ya se habrá estabilizado en términos del precio global”.

Relacionadas

Comentarios