'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Los retos en el manejo presupuestal de las campañas

Los partidos tendrán más del 30% de lo que tuvieron en 2009, y deberán aprovecharlos para superar unas elecciones marcadas por el descrédito y la apatía.

23-01-2015, 3:58:22 AM
Los retos en el manejo presupuestal de las campañas
Javier Rodríguez Labastida

Llamar a los ciudadanos a las urnas en unas elecciones que
no atraen al votante y evidenciar que los recursos recibidos fueron usados
eficientemente son los principales retos para los partidos políticos en
los comicios de junio de este año. Pero para ello tendrán de
su lado más dineros en los cuales apoyarse.

En 2015, y tras la aprobación del Instituto Nacional Electoral (INE), los partidos políticos tendrán un aumento en sus
recursos de más del 30% con relación a 2009, cuando ocurrieron las últimas
elecciones intermedias. Para estos comicios, los 10 institutos políticos que participarán
en la contienda se repartirán 5,356 millones de pesos (mdp), de los cuales 1,172.8
mdp serán para gastos de campaña. En 2009, los partidos recibieron 3,631.6 millones.

“La autoridad electoral justifica este gran incremento en
los recursos de los partidos, y los partidos ahora tienen que hacer notar que
esos recursos fueron usados eficientemente, y que esas cifras puedan sustentarse para
siguientes campañas”, señala Sergio Bárcena Juárez, profesor
del Departamento de Estudios Jurídicos y Sociales del Tecnológico de Monterrey,
campus Ciudad de México.

Te recomendamos leer: Cuánto le tocará a cada partido en 2015

Derivado de la reforma política aprobada en 2013, la
organización de las campañas electorales tuvo aumento en dos rubros: el primero
a los partidos políticos, y el segundo a la autoridad, que dejó de ser el “Instituto Federal Electoral” para dar pie al “Instituto Nacional Electoral”.

En entrevista con AltoNivel.com.mx, Bárcenas señaló que la
autoridad electoral adquirió tareas que demandan muchos recursos como el
seguimiento en tiempo real de las campañas, las pautas, y revisar el cumplimiento
de los tiempos; mientras en el caso de los partidos, el argumento es que al incrementar
el presupuesto a estas organizaciones se reduce el riesgo de que se infiltren
recursos de otro origen, como el crimen organizado.

“El argumento de las autoridades es que al tener mayores
recursos, los partidos políticos y la autoridad, se blinda la democracia de otros
intereses”: Sergio Bárcenas

Te puede interesar: Nacidos en enero y con letra ‘V’ serán funcionarios de casilla

De blindajes a blindajes

El académico asegura que, en lo que refiere a las elecciones
federales
, el proceso está blindado, pues no hay forma de acceder a los medios
de comunicación masivos
si no es a partir de la institución electoral y el
origen porcentual de los recursos no públicos también está blindado. Además, los
partidos tienen un límite de insumos privados.

Sin embargo, en cuanto a la política local y municipal, Bárcenas
Juárez prevé un escenario distinto, “no solo porque hay vacíos jurídicos, sino
porque hay más espacio para la maniobrabilidad en corto, y el ejercicio de
prácticas de brincarse algunas reglas electorales (…) A pesar que haya normas
más estrictas no necesariamente significa a nivel local que se tendrán
contiendas limpias”.

En los comicios del próximo 7 de junio, más de 80 millones
de mexicanos inscritos en la lista nominal podrán elegir 500 diputados
federales, los gobiernos de nueve estados y 1,532 cargos locales. Las
autoridades electorales esperan el registro de más de 12,000 aspirantes de los
10 partidos políticos autorizados para contender por más de 2,000 cargos.

Te recoemdamos leer: Elecciones, la crisis que se avecina

En estos días han comenzado a inscribirse los aspirantes que competirán por las diversas candidaturas oficiales de sus partidos, algunos de ellos,
muy alejados del terreno de la política, como el futbolista del club Puebla,
Cuauhtémoc Blanco, que se registró para contender por el Partido
Social Demócrata para la alcaldía de Cuernavaca; o Guillermo Cienfuegos Pérez,
conocido como el payaso Lagrimita, que busca ser candidato independiente por la
alcaldía de Guadalajara.

El académico del Tec asegura que, en el terreno federal, para los
candidatos independientes va a ser muy difícil ganar algún cargo, pues
tienen una menor cantidad de recursos asignados, y porque la forma en que se le
destinan, que es a través de una cuenta bancaria a nombre de una asociación
civil, no es suficiente.

Sin embargo, a nivel local, la disputa que puedan ofrecer
los candidatos independientes será mucho más pareja, pues es menor el
electorado, y la diferencia de asignaciones entre los partidos.

¿Qué cambiará con respecto a 2012?

En términos de participación, Sergio Bárcenas prevé que no
existirá ningún cambio con relación a las elecciones intermedias: “Cerca del 50% de participación es lo que se podría esperar, a pesar de que se le dé más dinero a los partidos
políticos, eso no motivará a los electores”.

El académico señala que para el abstencionismo de este año convergen
dos aspectos: el primero, una sensación de desmotivación de los ciudadanos
con relación al sistema político en general; y segundo, el descrédito que
tuvo en años recientes la autoridad electoral.

Bárcenas pronostica también un uso indiscriminado de acceso
a medios de comunicación
, “de tener que hacer gastos incluso de última hora
para justificar que todo estuvo cubierto, tomando en cuenta que ya no se puede
hacer prorrateo. Ahora los partidos tendrán menor margen de maniobra, pero
mayor necesidad de ejercer gastos por todos lados”.

Para concluir, el profesor explica que dar dinero a los
partidos no redunda en campañas más propositivas: “Se decía que México no iba a
ser el mismo después de los conflictos de Ayotzinapa, pero honestamente los
candidatos siguen siendo los mismos; perfiles y propuestas muy similares a los
de antes; y los mecanismos de comunicación tampoco son muy novedosos”.

La desaparición de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa
ha sido un caso evidenciado a nivel internacional, y en el que el gobierno federal
señaló que hubo una coparticipación de las autoridades locales con el crimen
organizado. Dos de los estados, considerados focos rojos por los especialistas, son Michoacán y Guerrero, que han sufrido crisis de violencia e inseguridad en los últimos meses; y serán monitoreados cuidadosamente para evitar repetir los errores del pasado.

Te recomendamos leer: PGR da por muertos a normalistas de Ayotzinapa

Relacionadas

Comentarios