HistoriasManagement

Las claves de lenguaje corporal para ser más productivo

Las posturas de cuerpo también te permiten ser o no más productivo, desde que te levantas hasta que te pones tu traje de líder y comienzas a persuadir.

18-01-2015, 11:14:31 PM
Las claves de lenguaje corporal para ser más productivo
Jesús Enrique Rosas, fundador de LenguajeCorporal.Org

No sé si a ti te pasa lo mismo, pero en este frenético vivir diario
considero un verdadero milagro poder completar tres o cuatro tareas pendientes
en una mañana. ¿Qué es más satisfactorio que lograr llevar a tus hijos al cole,
llegar a la oficina, tener una reunión productiva en 30 minutos, arrasar con
tus cosas por hacer, experimentar la satisfacción de un escritorio ordenado… y
descubrir que aún falta media hora para la comida?

¡Despierta! La mayoría de nuestras mañanas se nos escurren entre
imprevistos, urgencias y detalles emergentes de última hora, sin contar los
larguísimos minutos leyendo las noticias… ¡Que ya habíamos leído hace unas
horas!

Es cierto que en esta época de la humanidad contamos
con un arsenal tecnológico envidiable; pero con la misma facilidad que lo
aprovechamos para trabajar, de igual manera lo usamos como un barril sin fondo
donde se nos escapan segundos, minutos e incluso horas.

¿Una de las razones? Te parecerá insólito, pero tu
lenguaje corporal es uno de los culpables, mucho más que Candy Crush.

La manera como trabaja tu atención

Soy Jesús Enrique Rosas, fundador de LenguajeCorporal.org y te comparto que cuando tomé clases de escritura, uno de los términos
más fascinantes que aprendí es el de la zona. Estás en la zona cuando te
olvidas de todo lo que no tiene que ver con lo que estás haciendo en este
momento
.

Si estás redactando un informe, sólo tienes tu mente en la información
pertinente y en la manera de organizarla; no piensas en que debes salir
corriendo a comprar un regalo que olvidaste, o en el tráfico que te espera si
sales tarde, o en el café que olvidaste servirte antes de sentarte.

La zona es un lugar mágico, al borde de todo, donde tu
mente practica tai chi en total paz y las ideas, las palabras y las soluciones
simplemente fluyen.

Cómo llegar a la zona

¿Quieres saber cómo llegar allí? Comienza por asumir
una postura cómoda… ¡Pero no tan cómoda que incluya dos o tres almohadas! Al
mismo tiempo, debe ser una postura de alerta… pero que tus articulaciones
puedan soportarla por un par de horas.

Verás, dos de los grandes ingredientes fisiológicos de
la atención son la circulación y la respiración. Con respecto a la primera, si
asumes cualquier postura “Excesivamente cómoda”, como por ejemplo tirado en un
sofá, es probable que al levantar la cabeza limites un poco el flujo de sangre
a tu cerebro, tus ojos no estén nivelados horizontalmente y los músculos de tu
cuello sufran. Podrás estar realmente cómodo, pero tu atención nunca estará en
la zona.

¿Te has preguntado por qué eres capaz de conducir por
horas sin cansarte? La mayoría de los asientos de los coches están diseñados
para que estés cómodo, erguido y puedas concentrarte en manejar durante largos
períodos de tiempo. Por lo tanto, la postura que asumes para poder ser
productivo debe análoga
a la que usas en esos largos paseos por carretera.

Recomendación vital: para mayor precisión en una tarea (por
ejemplo, en cálculos matemáticos, un detalle particularmente difícil de un
dibujo, o perfeccionar la redacción de un párrafo), inclínate hacia adelante.
Es una manera de retroalimentar al cuerpo indicándole que “Esto, mi querido
amigo, es importante, así que es mejor que salga bien”. Trata de no estar en
esa postura adelantada más de media hora o agotarás la resistencia de tu
espalda.

Aprende a marcar tu territorio

Las oficinas abiertas pueden ser un excelente ambiente
para desarrollar el compañerismo, la creatividad y la cultura corporativa, pero
también pueden ser una gran fuente de distracción, si siempre tienes a personas
caminando y hablando a tu alrededor. 

Algunos investigadores de la comunicación no verbal
(¡Entre los que me cuento!), afirmamos que el exceso de contacto visual cuando
hablamos con alguien no es natural
(y hasta amenazante). ¡Lo mismo tiene por
qué aplicar con la pantalla de tu computadora! Si con frecuencia tu mirada se
pasea por todos lados, encontrándose con las de los demás, no te quejes
de que te interrumpen repetidas veces.

Si no te es posible encerrarte en el
baño con una laptop –una solución algo extrema-, entonces debes acostumbrarte a
evitar el impulso de constantemente ver qué es lo que ocurre a tu alrededor.

¡Una razón más para asumir una postura cómoda… y tal
vez usar unos buenos audífonos que cancelen el ruido!

Mantén una distancia de interés

A nadie le gusta que lo hagan esperar, y seguramente detestas cuando quieres que noten tu presencia en un establecimiento o llamar
la atención de un colega. Lo que ocurre en la mayoría de las veces es que no te
acercas lo suficiente y por esa misma razón, no demuestras el debido interés. 

Si quieres que te sirvan rápido en un bar, tienes que
acercarte al barman. Si quieres que al llegar a una oficina te presten atención
inmediatamente, no te quedes en el dintel de la puerta; acércate a la persona.
Si quieres llamar la atención de alguien y que se detenga a escucharte,
acércate y tócale el brazo. 

Captando toda su atención, te escucharán más
detenidamente y les ahorrarás tiempo no sólo a ellos, ¡también a ti mismo!

Llega la hora de ser el líder

¿Qué puede ser más productivo que las personas
entiendan perfectamente cuando les hablas? Para eso debes aprender a usar los
gestos ilustradores, que son los que realizamos con las manos cuando queremos
apoyar nuestro discurso. Por ejemplo, si decimos que alguien es muy alto, lo
indicamos alzando la mano todo lo que da el brazo, con la palma hacia abajo.
¡Así quien te escucha no podrá olvidarlo!

Acompañando tus palabras con gestos variados lograrás
minimizar los malos entendidos y harás que la productividad de tu equipo vuele,
sin contar los beneficios en inteligencia emocional, pues al entenderte mejor
también confiarán más en ti. ¡Asegúrate de desarrollar tu vocabulario no verbal!

Recomendación vital: ¿Quieres saber si una persona te ha
entendido? En ese momento parpadeará, pues es el instante en el que su cerebro
compara lo que está escuchando con una figura o dato previamente almacenado.

Por ejemplo, podría un economista hablarte de las críticas a la teoría
keynesiana pero si desconoces el tema, no parpadearás, mientras tu cerebro
busca la manera de encontrarle sentido a la información que estás escuchando.

Ya sabes que el lenguaje corporal no sólo es parte
importantísima de tu comunicación, sino también de tu personalidad e incluso
de tu atención y rendimiento profesional.

Jesús Enrique Rosas es investigador en
Comunicación No Verbal y fundador de LenguajeCorporal.Org,
la primera academia online de kinésica y persuasión para ejecutivos.

Relacionadas

Comentarios