HistoriasNegocios

La volatilidad se reduce a mucho más que petróleo

Los mercados financieros tuvieron un comienzo de año difícil y las oleadas de volatilidad no terminan. BlackRock ofrece dos consejos a los inversionistas.

14-01-2015, 1:26:30 PM
La volatilidad se reduce a mucho más que petróleo
Russ Koesterich, Director Administrativo, Estratega Principal de Inversiones Globales de BlackRock

Los mercados
financieros
tuvieron un comienzo de año
difícil
en esta primera semana completa de negociaciones, pues hubo varias oleadas de volatilidad y cerraron con
pérdidas. El índice Dow Jones Industrial
Average cayó un 0.53% y cerró la
semana pasada en 17,737, el índice S&P
500
bajó un 0.68% y cerró en 2.044, y el índice Nasdaq Composite perdió un 0.46% y cerró en 4,704. Mientras tanto,
el rendimiento de las letras del Tesoro
a 10 años
registró una caída del 2.11% al 1.97%, con el consiguiente
aumento de precio.  

Muchos comentaristas atribuyeron las turbulencias sufridas
en el mercado la semana pasada al descenso
los precios internacionales
del petróleo. Sin embargo, desde nuestra
perspectiva, la venta masiva estuvo más relacionada con los problemas
geopolíticos persistentes y con el inminente
incremento
de las tasas por parte de la Reserva Federal. Tomando en cuenta esto, debemos esperar más volatilidad en este 2015 en la
medida en que la Reserva Federal comience a normalizar las tasas. Esto tendrá
diversas repercusiones para los inversionistas.

Vehículos de inversión seguros

La volatilidad,
según las mediciones del índice VIX, alcanzó la semana pasada cerca de 23
puntos, el nivel más alto en un mes, y las pérdidas consiguientes no abarcaron
solo a las acciones. También cayeron los
bonos de alto rendimiento
y de mercados emergentes, con una ampliación de
los márgenes (la diferencia de rendimiento entre estos bonos y el de las letras
del Tesoro de los EE. UU.) de 25 y 30 puntos básicos, respectivamente.

No sorprende que hayan tenido un mejor desempeño los llamados bonos “refugio”, ya que la
combinación de la aversión al riesgo
con el crecimiento mundial aletargado provocó un alza de precios y una baja de
los rendimientos. La rentabilidad de las letras del Tesoro a 10 años cerró por debajo del 2% en la segunda mitad de la
semana. Además del flash crash
del Tesoro”
en octubre (cuando los rendimientos cayeron repentinamente por
debajo del 2%), este fue el primer movimiento sostenido debajo del 2% desde la
primavera del 2013. Los rendimientos alcanzaron niveles incluso más bajos en Europa, donde la rentabilidad de los bonos alemanes a 10 años descendió a un
nivel récord de 0.44% y los rendimientos a 5 años bajaron a niveles negativos
por primera vez en la historia.

La ansiedad de los inversionistas se debió a las preocupaciones geopolíticas, en
particular, la situación política en
Grecia
, donde los rendimientos de los bonos
a 10 años
cotizaron por encima del 10% por primera vez en más de 15 meses.
La ansiedad no se hizo sentir sólo en Grecia;
en Rusia, se vivió una situación
similar. El costo del seguro para los bonos
rusos
contra el incumplimiento alcanzó su nivel más alto en casi seis años.

Condiciones apropiadas para el aumento de las tasas

Los problemas tanto en Grecia
como en Rusia
no tienen nada de nuevo. El factor que está cambiando el
escenario de las inversiones es la probabilidad cada vez mayor de que la Reserva Federal aumente las tasas de interés este año, por primera
vez desde el 2006.

También puedes leer: Fed subirá tasas de interés después de abril

El informe de empleo de febrero, publicado el viernes
pasado, proporcionó más evidencia que respalda este punto de vista. Continúa la
aceleración del crecimiento laboral,
como lo manifiestan los 252,000 nuevos
empleos
netos creados el mes pasado. Hubo una corrección ascendente de las
cifras totales de los dos meses anteriores equivalente a 50,000. Aunque también
es cierto que cayó el crecimiento salarial de forma repentina y que la tasa de
participación en la fuerza laboral todavía
se mantiene estancada en el nivel más bajo en 37 años. Sin embargo, estos problemas son estructurales, no
cíclicos
y, por lo tanto, no se prestan para el ajuste monetario continuo.

Conclusión: La economía se encuentra sobre un
terreno firme, la Reserva Federal podría
comenzar a movilizarse quizás antes de lo esperado, probablemente en junio.

2 consejos para los inversionistas

Lo anterior trae consigo diversas implicaciones para los
inversionistas. En primer lugar, se debe esperar un aumento de la volatilidad en comparación con los niveles
registrados desde el 2012 al 2014. Esto sugiere que las estrategias que
prosperan en entornos de “volúmenes
bajos”
, en especial el impulso, podrían tener dificultades este año. Por el
contrario, nosotros sugerimos a los inversionistas que consideren a las
empresas más orientadas al valor y de alta calidad para sus carteras.

En segundo lugar, deben ser más tácticos en relación con la
renta fija. Es probable que los bonos con vencimientos en un periodo de dos a cinco años demuestren ser los más
vulnerables
al incremento de las tasas
de interés
. Cabe destacar que, aunque el rendimiento de las letras del
Tesoro a 10 años se encuentra en un nivel 1% menor que el año pasado, los
rendimientos a dos años, que resultan ser más sensibles a la Reserva Federal,
en realidad han aumentado desde comienzos del 2014.

Nuestro mejor consejo es considerar una “estrategia barbell (de dos extremos)”, la cual hace hincapié en
los bonos con vencimiento a más largo
plazo
en equilibrio con los de vencimientos
a plazos muy cortos
. Esto se cumple, en especial, en el caso de los bonos
exentos de impuestos, los cuales creemos que siguen ofreciendo un buen valor
para vencimientos a largo plazo.

Relacionadas

Comentarios