'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Obras sin política, el reto del PNI

La politización de las obras es un riesgo que el Estado debe evitar a toda costa, para que se lleven a cabo los proyectos incluidos dentro del PNI 2014-2018.

14-01-2015, 8:05:03 AM
Obras sin política, el reto del PNI
Equipo Altonivel

Agenda 2015: Petróleo, el escenario sombrío para 2015
Agenda 2015: ¿Qué esperar de las tasas de interés MX?
Agenda 2015: Impuestos en México, ¿cambios para 2016?
Agenda 2015: Proceso electoral 2015, la crisis que se avecina
Agenda 2015: Seguridad pública, clave para los negocios
Agenda 2015: Europa, ¿la década perdida?
Agenda 2015: Telecomunicaciones, reacomodo del sector

Expertos y líderes del sector de la construcción coinciden en la importancia del Programa Nacional de Infraestructura (PNI) para generar crecimiento. Sin embrago, advierten que la politización de las obras es un riesgo que el Estado debe evitar a toda costa.

Los problemas políticos y la volatilidad financiera no impedirán que se lleven a cabo los proyectos incluidos dentro del PNI 2014-2018 y programados para el año que comienza, opinaron expertos de la industria de la construcción.

A pesar de que uno de los planes con mayor perfil –el tren México-Querétaro– experimenta retrasos por la anulación del fallo para la ejecución de la obra a favor de China Railway y un grupo de empresas mexicanas, “no se ha identificado algún proyecto que no se vaya a cumplir”, apunta Luis Zárate, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC). 

Señaló que “las obras públicas no deben tener matices políticos, sino que tiene que formar parte de una política de Estado”. 

Sin embargo, advirtió que los retos no son pocos y que es preciso ser más ágiles en los trámites, tener transparencia en las licitaciones y que los recursos estén disponibles en tiempo y forma.

Según lo marca el PNI y el presupuesto federal, de los 4.7 billones de pesos (bdp) aprobados en el Presupuesto de Egresos de la Federación para este año, un total de 876,323 millones de pesos (mdp) están destinados al Gasto de Inversión: 0.2% más que el año pasado, en términos reales.

Si bien este presupuesto se basa en un precio del petróleo de 79 dólares por barril, las coberturas contratadas por el gobierno garantizarán este ingreso, por lo menos durante el año que comienza.

Los constructores esperan que esto termine de desenterrar a la industria de la larga recesión en que fue sepultada, para hacerla crecer 4.4% durante 2015. Para ello, el primer mes del año resultará clave, toda vez que se deberá mostrar un incremento superior al 3%, de acuerdo con los estimados de la CMIC.

Jorge Yarza, socio director de la consultora Softec, señala que el reto más importante para México dentro de los próximos 15 o 20 años es crear ciudades competitivas y la vía para hacerlo es el desarrollo de infraestructura; por lo tanto, esta inversión deberá mantenerse como una prioridad.

Coincide con él Alonso Quinta, director general de ICA: “México está afrontando con visión de futuro y de desarrollo este reto para estar a la altura de las necesidades de los mexicanos en materia de infraestructura y telecomunicaciones.”

La caída en el precio del petróleo y la volatilidad cambiaria son temas coyunturales, aseguran tanto Yarza como Zárate. Este último estima que el mercado del crudo deberá estabilizarse durante el primer trimestre del año. 

La preocupación del sector tiene más que ver con la capacidad del gobierno de efectuar los pagos a sus contratistas en tiempo y forma. Hasta el pasado 15 de diciembre, el gobierno federal aún debía 20,000 mdp a diversos constructores, un subejercicio de 15% que tendría que haberse devengado antes de terminar el 2014.

De acuerdo con la CMIC, el financiamiento del PNI 2014-2018 proviene en 63% de recursos públicos y en 37% de recursos del sector privado.

De los 7.7 bdp considerados en este programa, el 53% del total (3.39 bdp) se destinará al sector energético, seguido por el desarrollo urbano y la vivienda (1.9 bdp), y comunicaciones y transportes (1.3 bdp).

Un total de 262 de los 743 proyectos contemplados están relacionados con la industria energética, y algunos de ellos ya están en marcha o a punto de arrancar.

Entre los más destacados se encuentran la Central Nuclear Oriental I y II, la Central ciclo combinado noreste (en Escobedo, Nuevo León), el gasoducto Los Ramones (entre Tamaulipas y Nuevo León) y el gasoducto El Arenque (también entre Tamaulipas y Veracruz). 

Sin embargo, otros proyectos, como el Aprovechamiento hidráulico de usos múltiples Paso de la Reina (Oaxaca) y la Hidroeléctrica Nuevo Guerrero (antes La Parota) son proyectos que llevan años sin resolverse por la oposición de la población local.

CONCLUSIÓN:

Si bien todas las reformas estructurales son importantes para los constructores, la energética y la de telecomunicaciones son clave para las más de 10,800 empresas que agrupa la CMIC. De las necesidades de estos sectores vendrá mucho del crecimiento y de los 6.1 millones de empleos formales que genere la industria de la construcción este año.

Por lo pronto, los analistas consideran que es posible arrancar con los proyectos energéticos de la Ronda Cero de Pemex y algunas licitaciones de pozos maduros y aguas someras, debido a que se ajustan sin problema a precios de 50 dólares por barril.

Mark W. Albers, vicepresidente de Exxon Mobil, señala que por tratarse de inversiones que requieren años, las fluctuaciones de corto plazo no son determinantes en la decisión.

Relacionadas

Comentarios