'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Seguridad pública, clave para los negocios

Los costos de la inseguridad ensombrecen el escenario económico de México. ¿Cuáles son los retos del Gobierno en esta materia para activar la inversión?

09-01-2015, 8:13:12 AM
Seguridad pública, clave para los negocios
Equipo Altonivel

Agenda 2015: Petróleo, el escenario sombrío para 2015

Agenda 2015: Europa, ¿la década perdida?

Agenda 2015: Impuestos en México, ¿cambios para 2016?

Agenda 2015: Proceso electoral 2015, la crisis que se avecina

La inseguridad pública altera el clima de los negocios y así la economía no puede crecer. Se generan conflictos, pérdidas e incertidumbre que provocan dificultad para atraer inversiones, crear negocios y generar buenos empleos.

Según los expertos, este año será preciso aumentar la confianza de la sociedad y el empresariado, estabilizar la seguridad y estar vigilante a la implementación del Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP), una de las transformaciones más importantes en la impartición de justicia en el país.

Los costos de la inseguridad en México se estiman en 213,100 millones de pesos (mdp), equivalentes a 1.25% del Producto Interno Bruto (PIB), y la cifra negra (delitos no denunciados) es del 93.8%. Así lo indica la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2014, elaborada por el INEGI, sin tomar en cuenta el narcotráfico y los hechos violentos recientes.

Lo mismo ocurre en el sector empresarial. En la última Encuesta Nacional de Victimización de Empresas (2012) se calcula que los costos por inseguridad en las unidades económicas fueron de 115,200 mdp. El 76% de las compañías considera que la entidad donde opera es insegura.

El Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey advierte sobre la urgencia de recuperar la confianza para apoyar el crecimiento económico. Señala que el índice de confianza del consumidor en México se estancó desde marzo, contrario a lo que sucede en Estados Unidos, que ha mostrado una recuperación sólida.

“La confianza del consumidor tiene que ver con varios aspectos. Por ejemplo, un salario digno afecta el modo de gasto de las personas. Si la inseguridad frena la generación de empleos, bien remunerados, no se incrementará el gasto de los consumidores. Esto, a su vez, perjudica severamente a las compañías. En la encuesta de victimización de empresas, el indicador sobre la situación futura del país obtuvo el menor crecimiento del periodo (2.2%)”, asegura Héctor Manuel Magaña Rodríguez, coordinador de Análisis e Investigación del CIEN.

A nivel empresarial, la confianza no muestra señales de una mejora significativa. “En los indicadores sobre el momento adecuado para invertir y la situación futura del país se perciben las consecuencias de la inseguridad, pues se registraron como los más bajos. Si uno proyecta los números a los próximos 12 meses, la confianza empresarial aún no es suficiente para crecer”, asegura.

El 2015 será clave para la seguridad, pues se acerca, además, el final del plazo para implementar el NSJP. “Lo que tenemos es un desgobierno de la policía. Ha ganado poder y autonomía y siempre se ha enfocado al tratamiento reactivo del delito y no a la prevención. Hay que depurar las corporaciones, alentar la prevención y conocer el nuevo sistema”, asegura Gustavo Fondevila, profesor del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE).

La reforma de justicia contempla juicios orales para probar la culpabilidad del detenido y medidas alternativas de sanciones, como el servicio comunitario. “El policía es el primer eslabón de la cadena y si no conoce la ley, estamos en la antesala del caos. Si la detención y recolección de pruebas no se hace correctamente, habrá que liberar al culpable”, explica Juan Francisco Torres, secretario general de México Unido Contra la Delincuencia (MUCD).

La capacidad para investigar es el gran riesgo que se percibe, pues la mayoría de las averiguaciones aún se basan en testimoniales y no en pruebas periciales. El proceso inició en 2008 y terminará en 2016, pero ningún estado ha logrado ofrecer aún un servicio de calidad. Ante la urgencia de completar el plazo de implementación, se corre el riesgo de crear una reforma deficiente.

CONCLUSIÓN:

Lo más importante para este año será la puesta en marcha del NSJP en la ciudad de México. Si para el 2016 no se trabaja con este sistema, de nada habrá servido la reforma en materia de seguridad y justicia. Si el gobierno desea reactivar la economía, recuperar la imagen de México a nivel internacional y tener éxito con las otras reformas, primero debe reforzar la seguridad pública.

El 2015 deberá ser el año de la reforma policiaca, para que los empresarios dejen de preocuparse por otorgar parte de sus ingresos a los delincuentes. Para generar certidumbre, los especialistas alientan a seguir invirtiendo en proyectos de largo plazo que involucren a las pymes, y a conocer el nuevo sistema judicial para exigir su cumplimiento.

Agenda 2015: Petróleo, el escenario sombrío para 2015

Agenda 2015: Europa, ¿la década perdida?

Agenda 2015: Impuestos en México, ¿cambios para 2016?

Agenda 2015: Proceso electoral 2015, la crisis que se avecina

Relacionadas

Comentarios