'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Elecciones, la crisis que se avecina

Todo indica que el PRI será el ganador en los comicios intermedios de este año. Sin embargo, especialistas una crisis de credibilidad y de legitimidad.

08-01-2015, 8:30:05 AM
Elecciones, la crisis que se avecina
Equipo Altonivel

Agenda 2015: Petróleo, el escenario sombrío para 2015

Agenda 2015: Europa, ¿la década perdida?

Agenda 2015: Impuestos en México, ¿cambios para 2016?

Todo indica que el PRI será el ganador indiscutible en los comicios intermedios de este año. Sin embargo, especialistas en temas electorales esperan no solo una crisis de credibilidad en el gobierno, sino también de legitimidad, pues el PRI ganaría apenas con el 35% de los votos.

Si alguien pensaba que el partido en el gobierno, es decir, el PRI, sufriría su primer revés en las elecciones intermedias de este año, en las cuales se renovará la Cámara de Diputados y 17 entidades federativas elegirán nueve gobernadores, 661 diputados locales y 1,015 ayuntamientos, está muy equivocado.

Pese a los altos índices de criminalidad, el surgimiento de grupos armados, la irrupción del narcotráfico y de organizaciones criminales en los gobiernos estatales y municipales y sus cuerpos policiacos, los escándalos de corrupción en todos los niveles del gobierno y los asesinatos que han simbrado y marcado a la sociedad y al sistema político (como el de los 43 normalistas de Ayotzinapa), especialistas en temas electorales coinciden en que el PRI se mantendrá como la primera fuerza política del país, pero con una baja representatividad y legitimidad.

Se espera que en estas elecciones intermedias el abstencionismo supere el 50%, debido a un interés ciudadano reducido.

De esta forma, el PRI obtendría mayoría relativa en la Cámara de Diputados, no absoluta como deseaba, por lo que tendrá que seguir negociando con otras fuerzas políticas para sacar adelante su agenda y la del presidente Enrique Peña Nieto.

Donde se espera un avance importante e incluso carro completo es en las elecciones para gobernador que se llevarán a cabo en los estados de Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora. El PRI gobierna actualmente en seis de estas entidades, y todo indica que repetería.

El partidio oficial recuperaría Guerrero y Michoacán, dos estados con graves problemas sociales y de inseguridad, y que hasta hace unos meses eran gobernadas por el PRD, y daría pelea al PAN en Quéretaro y San Luis Potosí.

No se espera un avance o recuperación de la oposición, sobre todo de la izquierda, a pesar de la participación de Andrés Manuel López Obrador y su nuevo partido Morena, que mantendría el registro con una participación del 6-7%; esto le alcanzaría para formar una pequeña bancada en la Cámara de Diputados, de no más de cinco legisladores.

El partido más débil en el papel es el PRD, pues no solo perdería dos gubernaturas, sino también peso en la Cámara de Diputados. Sergio Bárcena Juárez, profesor del Departamento de Estudios Jurísicos y Sociales del Tecnológico de Monterrey, cree que el abstencionismo en estas elecciones superará el 50%, no solo porque más del 40% de los electores aún no sabe si votará o no, sino también porque sería una forma de hacer notar la insatisfacción con el sistema.

“La mayoría de las protestas y muestras de inconformidad de los últimos meses tienen que ver con un reclamo hacia el sistema, no contra una partido o personaje en particular. Escándalos como el de la casa blanca de las Lomas y la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa afectarán al PRI, debido al manejo mediático que se les ha dado y en el que han salido muy mal librados (a pesar de que en algunos casos se trata  de asuntos estatales y municipales), las intenciones de voto siguen siendo mayoritariamente priistas; yo diría que en una proporción de tres a uno respecto a su contendiente más cercano –el PAN–, que también llega a la contienda muy mermado. Tampoco creo que el alto número de indecisos afecte estas elecciones, porque la mayoría no sale a votar y, si lo hace, un enorme porcentaje votaría por el PRI”, explica.

Agustín Llamas Mendoza, profesor de Entorno Político y Social del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE), asegura que el abstencionismo en estos comicios será el más alto en la historia de México, con el 60-70%, debido a la acumulación de agravios sociales. “Es la primera oportunidad que tiene la ciudadanía para cobrársela”, señala.

CONCLUSIÓN:

El escritor, novelista y articulista Francisco Martín Moreno reconoce que aunque la ciudadanía quiera castigar al PRI en estas elecciones, la realidad es que las alternativas políticas podrían convertirse en “un piquete en los ojos” para el votante, debido a las condiciones de la oposición. “El abstencionismo parece ser la gran solución, pero este beneficiaría al PRI porque cuenta con el mayor voto duro del país.”

Por lo pronto, las elecciones intermedias serán una prueba de fuego para el Instituto Nacional Electoral (INE, antes IFE), duramente criticado por su escandaloso costo. “Los ciudadanos pagamos un precio muy elevado por este árbitro electoral. Sería terrible un descalabro”, afirma Moreno.

Llamas Mendoza coincide en que uno de los retos más importantes en estas elecciones lo tendrá el INE, pues serán sus primeros comicios. “Debe generar credibilidad.” El segundo tema es contener a todos aquellos grupos que buscan destruir todo vestigio de institucionalidad. “Este es el momento más difícil para nuestro país.”

Agenda 2015: Petróleo, el escenario sombrío para 2015

Agenda 2015: Europa, ¿la década perdida?

Agenda 2015: Impuestos en México, ¿cambios para 2016?

Relacionadas

Comentarios