HistoriasNegocios

Europa, ¿la década perdida?

A 6 años de la crisis que obligó al Continente a enfrentar sus problemas internos y puso en entredicho el valor de la unión monetaria, el panorama sigue débil.

06-01-2015, 8:28:25 AM
Europa, ¿la década perdida?
Altonivel

A seis años de una crisis que obligó al Viejo Continente a enfrentar sus problemas internos y puso en entredicho el valor de la unión monetaria, el panorama sigue siendo delicado.

El hecho de que Europa logre sortear la recesión, e incluso la deflación, dependerá de los recientes estímulos monetarios, y quizás de una expansión de los mismos.

Te recomendamos leer: ¿Qué está pasando en Grecia y cómo afecta al euro?

Los datos de la oficina de estadísticas de la Comisión Europea (la Eurostat) indican un crecimiento de 0.2% en el tercer trimestre de 2014 para los 18 países de la zona euro, mientras el avance de la Unión Europea fue de 0.3%. Con estas cifras se evadió la recesión, apoyándose en el repunte de algunas economías, pero el desempleo continúa en niveles desesperados.

“Las economías europeas siguen sin dar pie con bola. Los estímulos monetarios son tímidos y tardíos; el estímulo fiscal es demasiado pequeño. Se anunció un plan de 315,000 millones de euros, pero en su mayoría se financiará con deuda”, comenta Jorge Suárez Vélez, especialista económico, autor de varios libros y comentarista de medios internacionales.

Ell Fondo Monetario Internaciona (FMI) y Estados Unidos (EU) incentivaron a la Unión Europea a tomar medidas excepcionales contra la baja inflación y escaso crecimiento, considerando insuficiente el anuncio de Alemania de invertir 10,000 millones de euros adicionales en infraestructura pública durante tres años.

En consonancia, Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), despejó el camino para embarcarse en un programa de flexibilización cuantitativa este año. Fue una decisión controvertida que se enfrenta a una revisión a la baja de las previsiones: crecimiento del PIB de la eurozona de 0.8% en 2014, y 1% este año, mientras los tipos de interés permanecen en sus mínimos históricos: 0.05%. “La compra de bonos soberanos entra en su mandato”, aseguró tras reunirse con el Consejo de Gobierno.

El estudio Situación México cuarto trimestre 2014, de BBVA Research, acentúa el impacto de la crisis entre Ucrania y Rusia, que se deja sentir en el comercio y los indicadores de confianza de las economías más expuestas. A esto se adiciona el anuncio de Japón de un programa agresivo de relajamiento cuantitativo, uno de los temas más importantes para Europa.

Japón compite con Alemania en sus producciones. Un yen débil le da competitividad; pésimo para la potencia germana, cuya economía se acerca peligrosamente al estancamiento, porque es la que más depende del mercado exterior –explicó Suárez Vélez–. Como dijo Martin Wolf, del Financial Times, ‘Alemania no es una locomotora en la economía mundial; es el cabús’”. Eso nos permite confirmar, en opinión del experto, que la principal fuente de crecimiento económico provendrá de Estados Unidos, apoyada quizás por el Reino Unido y Canadá.

“La falta de un diagnóstico coincidente entre las autoridades nacionales sobre las causas de los problemas y, por tanto, las diferencias en las medidas más apropiadas a implementar, junto con un sesgo, tal vez, más nacional que europeo en las decisiones, siguen dificultando la gobernabilidad del área”, apunta el reporte mencionado.

Se debería conjugar la profundización de las reformas, con los estimulos monetarios y una política fiscal que permita aprovechar el margen de las reglas para apoyar el crecimiento.

Marco Oviedo, economista en jefe de Barclays México, considera que, por el lado real de la economía, los vínculos de México con Europa son limitados. “El comercio es casi del 5%; quizás en la parte de servicios sea un poco más, pero el impacto en nuestro país será muy pequeño. Va a jugar más el hecho de que la economía de EU crezca cerca de 3%”. En su opinión, ello compensaría para México cualquier escenario negativo europeo.

“El tema es de segundo orden”, opina Oviedo. La persistente debilidad de Europa podría contaminar a EU; entonces, el impacto estaría más cercano. Para ello tendría que darse una nueva recesión al otro lado del Atlántico, lo cual parece distante desde que Draghi anunciara que el BCE está dispuesto a tomar las medidas necesarias para combatir su situación actual.

CONCLUSIÓN:

Alemania y España se desacelerarán, mientras que Italia y Francia lucharán por salir de una situación recesiva. Solo algunas economías fuera de la eurozona, como Suiza, Suecia y Noruega, muestran alguna mejoría.

Positivo es el ejercicio de revisión de calidad de los activos y de prueba de estrés de los balances bancarios, según BBVA. Ello permite más información homogénea sobre el sector bancario europeo y supone la implementación de la supervisión común bancaria en la eurozona.

Sin embargo, para Suárez Vélez, el gran riesgo del Viejo Continente, a la larga, es político, debido al fortalecimiento de los movimiento populistas locales: Syriza en Grecia, La Liga del Norte y Cinco Estrellas en Italia, y Podemos en España.

Al ritmo que se mueven las economías europeas y la unión monetaria, esta podría ser, quizás, la década perdida para Europa.

Relacionadas

Comentarios