HistoriasInnovaciónMicrositio

¿Cuál es el verdadero significado de la innovación?

Porque innovar no es sólo inventar cosas nuevas que se puedan monetizar de inmediato, va más allá y el reto es elevar el estándar.

05-01-2015, 4:08:54 PM
¿Cuál es el verdadero significado de la innovación?
Alberto Álvarez Morphy, Digital Friks

Innovación“, dícese de un término peligroso normalmente, y aplicado desde hace siglos, no sólo ahora.
¿Por qué peligroso? Porque por lo regular se le da un mal uso, además de que se
esperan resultados mágicos e inmediatos.

Una
innegable realidad de este siglo XXI es que la palabra “innovación” tiene una
definición muy estrecha; se centra en el objetivo de crear valor monetario
inmediato. Es la manera que hemos encontrado de disfrazar la palabra “impaciente”.

El
término, o ”dicho”, puede tomar diversas formas. Por ejemplo, la creación de un
nuevo producto
que la gente quiera comprar. Nuevas formas de comercialización
de una vieja idea. Aplicar nuevos procesos que ahorren dinero. Y no me mal
entiendan, todas éstas son buenas definiciones para el concepto de innovación.

El
problema es el marco, ese estrecho marco. Porque si sólo vemos en la innovación el cómo sacar
un provecho
monetario inmediato de algo, no estamos innovando, estamos
exprimiendo. Estamos limitando severamente el potencial para un verdadero
crecimiento y… poniendo en riesgo el futuro mismo. Y no es que me quiera yo
poner catastrófico, pero veámoslo así por un momento.

Nos
damos cuenta, y nos quejamos, que los consumidores cada vez quieren todo más
rápido, más barato, más cerca y más customizado. El tema que no somos capaces
de ver es que esos mismos consumidores somos nosotros y llevamos día a día esa
misma urgencia a la oficina.

Y la
urgencia es el enemigo púbico de la innovación. Porque innovar va mucho más
allá de hacer algo inmediato, nuevo y que genere plata mañana (u hoy por la tarde
si es posible). La innovación debe ser capaz de ser autosustentable y de crecer
sobre sí misma. Pero hacemos cosas que, tristemente, van acompañadas de frases
como:

1. “Así
está bien, no es necesario que esté completamente terminado”.

2. “Saquémoslo
así, ya luego hacemos algo que dure más”.

3. “Si
no perdura, no importa, sólo necesitamos que jale para estos dos meses”.

El problema
grave es… ¿Entendemos por qué la urgencia es el enemigo de la innovación?
Porque para innovar se requiere de un proceso que no permite la urgencia: pensar.
Pensar qué voy a hacer y por qué voy a hacerlo. Luego entender que es lo que
sigue, para poder construir sobre el primer paso. Y tener incluso el tesón de
quedarme en el plan trazado, sin importar las tormentas en las que seguramente
navegaremos.

Tomemos
el caso de Apple con el iPhone:

-¿Qué
vamos a hacer? Un teléfono móvil
fantástico.

– ¿Por
qué vamos a hacerlo? Uno, porque podemos (sabían perfectamente que contaban con
la tecnología y los recursos –no sólo monetarios– para lograrlo); y dos, porque
la gente que le gusta nuestra marca lo va a comprar.

-¿Cómo
vamos a construir sobre esto? Logrando que el teléfono se comunique con los
demás dispositivos que el consumidor ya tiene. De nosotros (usuarios de Apple, más algunos conversos).

No
fueron por el mundo entero, fueron por los que quieren Apple.

¿Son el sistema
móvil
dominante en el mercado? No. ¿Son el líder en ventas de unidades en el
mercado? No. Bueno, en algo han de ser líderes, ¿no? Sí claro, mira:

– Marca
número 1 del mundo (por encima de Google y Coca).

– La
empresa de tecnología número 1 del mundo, de hecho, es la única empresa de
tecnología en el Top 10 del Fortune 500.

Y se
les ha criticado muchísimo en los últimos años. Han sido consistentes con la innovación inicial (iPod) y los bloques
que le han seguido. iTunes, iPhone y ahora… Apple Watch. Y no, sigue sin ser
para todos. Es para los que quieren Apple.

Pero
eso es innovar: Pensar, entender dónde estoy y a donde quiero ir. Y ser
consistentes y congruentes.

Venga,
vamos todos a elevar el estándar. Alguien tiene que hacerlo.

El autor es ya un reconocido conferencista en temas de recursos humanos (como los programas de incentivos y de reconocimiento del desempeño), y también en temas de mercadotecnia. Dirige dos empresas dedicadas a dichos temas: IncentivAction y Digital Friks; y puedes seguirlo en Twitter como @Beto_Morphy @DigitalFriks

Relacionadas

Comentarios