ActualidadHistorias

Grecia debe permanecer en zona euro: Alemania

El gobierno de Angela Merkel refrendó su postura a favor de la permanencia de Grecia en la zona económica, pese a las elecciones anticipadas.

05-01-2015, 8:53:42 AM
Grecia debe permanecer en zona euro: Alemania
Reuters

El gobierno de la canciller federal Angela Merkel mantiene su postura a favor de la permanencia de Grecia en la zona del euro, y espera que el país cumpla sus compromisos para la realización de reformas que son necesarias con ese fin.

El portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, declaró en rueda de prensa que el gobierno de Merkel mantiene su posición desde el inicio de la crisis: el objetivo de los esfuerzos europeos es estabilizar la zona del euro y esto se refiere a todos los países que pertenecen a ese gremio.

Esta fue la primera vez que el gobierno expresó su posición desde que el domingo se desataron fuertes especulaciones sobre un eventual cambio de rumbo en el gobierno de Merkel, en el sentido de que actualmente es soportable para la Unión Monetaria la eventual salida de Grecia, porque la situación en ese gremio de países ha variado en forma positiva en los últimos cuatro años.

Rumores sobre cambio de política

El disparador de la polémica fue el artículo que publicó el domingo en su edición semanal el semanario alemán de investigación periodística, Spiegel, que lanzó la discusión a partir de unas declaraciones que le habrían hecho fuentes del gobierno.

Seibert se negó a comentar las muchas especulaciones que han surgido desde entonces en los medios políticos y periodísticos de Alemania. Puso de relieve que las elecciones en Grecia se llevarán a cabo el 25 de enero y que aún no se sabe qué composición tendrá éste en base a los comicios.

Subrayó que el gobierno alemán no desató esa discusión sino que lo hizo un medio periodístico, y que no tenía nada que comentar a ese respecto.

Spiegel citó a círculos gubernamentales en el sentido de que el gobierno no está aferrado a la permanencia de Grecia en la Unión Monetaria a cualquier precio.

El partido alemán La Izquierda, reaccionó ayer mismo y acusó al gobierno alemán de chantajear a los votantes griegos para que no voten por el partido Syriza, de Alexis Tsipras, quien demanda un fuerte recorte de la deuda griega y una renegociación de ésta. Rechazó además nuevas medidas de austeridad en el país.

El presidente del Partido Socialdemócrata alemán y Ministro de Economía, Sigmar Gabriel, declaró ayer mismo a la prensa que la preferencia es la permanencia de Grecia en la Unión Monetaria, pero que ésta es en el actualidad mucho mas estable que hace algunos años, “por lo que no somos chantajeables”.

Defendió el mantenimiento del curso de ahorro en los países de la Unión Monetaria.

El prominente político del otro partido de la coalición que gobierna Alemania, Markus Söder, de la Unión Socialcristiana de Bavaria, dijo que no hay nuevas condonaciones de deuda pública ni nuevas rebajas solo porque un nuevo gobierno llegue al poder.

El vicepresidente de la fracción parlamentaria de la Unión Demócrata Cristiana, Michael Fuchs, habría declarado por su parte según un medio alemán que si los griegos no están dispuesto a seguir el curso de ahorro y reformas decido por la Unión Monetaria, tendrán que abandonar la zona del euro.

Las declaraciones de políticos de los partidos del gobierno han sido numerosas en las últimas horas y en todas se ha coincidido en que una eventual salida de Grecia de la Unión Monetaria a estas alturas es soportable para el sistema.

Más recortes de deudas…

La situación, sin embargo, es muy compleja y tiene muchas facetas e implicaciones. Si el partido griego de izquierda llega al poder el 25 de enero y los gobiernos de la Unión Monetaria aceptan un recorte de deuda para Grecia, es posible que eso lleve a otros países europeos con dificultades a pedir lo mismo.

Italia, en especial, está muy afectada por la crisis, y si bien España y Portugal han avanzado en el camino de las reformas, podrían también demandar concesiones para aliviar la presión sobre sus sociedades.

Por otra parte, los contribuyentes alemanes no están en la tesitura de aceptar que más de sus recursos vayan a parar a Grecia.

El margen de la Unión Monetaria para negociar con un eventual gobierno griego de izquierda es muy limitado y las especulaciones al respecto no cesarán por lo pronto.

Relacionadas

Comentarios