'; Alto Nivel
Estilo de VidaHistorias

Vino de Mar, un regalo para ti y el medio ambiente

Esta temporada, elegir regalos que ayuden a una causa es una opción de sentirte bien y ayudar a conservar la belleza natural del mundo.

19-12-2014, 10:32:50 AM
Vino de Mar, un regalo para ti y el medio ambiente
Macarena Quinzaños

“Mi pasión por el mar me llevó a crear la Fundación México Azul hace tres años. Cuando uno no conoce lo que se puede ver en el fondo de mar, difícilmente puede dimensionar el impacto de nuestras acciones. Yo sí he visto la evolución de los lugares en los que he buceado desde hace 30 años. Hoy los encuentro carentes de vida. De cada 10 peces que se tenían hace 60 años, hoy solo hay uno. La sobreexplotación pesquera, el calentamiento global y la contaminación en los océanos están destruyendo el ecosistema”, explica Guillermo Mendoza.

Mercadólogo de profesión, pero buzo y fotógrafo marino de corazón, que se sumó a las soluciones y acciones por cuidar el medio ambiente y presentó Vino de Mar, que no solo satisface el paladar de quien lo bebe, sino que también ayuda a recaudar recursos para apoyar la conservación de la vida en los océanos.

Este nuevo vino lo produce la vinícola El Cielo, en el Valle de Guadalupe, Baja California, donde la tierra posee características especiales, ya que la neblina, formada a partir de corrientes marinas y vientos, deposita en la tierra diversos minerales y sales. 

“Son vinos de bruma. Por eso creemos que nuestra bebida tiene un toque de mar y queremos devolverle algo de todo lo que nos ha dado”, asegura. 

El vino se eligió a través de catas a ciegas: “Queríamos lograr un producto que no solo apoyara la causa, sino que también gustara y fuera de calidad”. 

El resultado es un vino 100% merlot, con 24 meses en barrica de roble francés, y creación del enólogo Jesús Rivera. Según explica la sommelier Eva Galeto, el mayor reto de los enólogos en el Valle de Guadalupe es eliminar la salinidad presente en los vinos de bruma.

“Y con Vino de Mar se ha logrado muy bien. Es un vino bien equilibrado y muy noble.  A pesar de los meses en barrica, el sabor a frutos rojos se detona inmediatamente. Es perfecto para maridarlo con quesos, carnes, pollo y pescado”, señala.

Se puede adquirir a través de la página de la fundación (mexicoazul.org) y en el restaurante Viña Gourmet.

Dos causas nobles que apoyar

Esta primera edición lleva el nombre de Vino de Mar: Isla de Guadalupe, sitio que fue la fuente de inspiración de Guillermo, quien cada año bucea en dicha isla con el tiburón blanco

Todas las ganancias serán para la fundación y servirán particularmente para dos propósitos: la adopción de tiburones martillo bebés y el desarrollo de una aplicación móvil para el consumo responsable de pescado.

1.- Adopta un tiburón

“Lejos de lo que se nos ha hecho pensar, el tiburón es un animal incomprendido. Ellos limpian nuestros océanos y procesan el plomo y el mercurio en los peces más viejos o enfermos. Pero la alta demanda en el mercado está acabando con ellos y estamos alejándonos de conservar un ecosistema sano. Por eso, promovemos la adopción de tiburones bebés en las costas de Jalisco y Nayarit, donde las criaturas son capturadas apenas nacen”, dice Guillermo.

Para adoptar uno, el proceso es simple. Ingresar a la página de la fundación. Elegir el tipo de adopción (hay diversos costos). Pagar. Y, a partir de ello, México Azul captura al bebé, lo pesa, lo mide, lo bautiza con el nombre de quien lo apadrina, le pone una marca y lo devuelve al agua. 

Con el chip se va llevando registro de la ruta del tiburón, para asegurarse de que no sea capturado y que llegue a la madurez y a aguas profundas sano y salvo. Las ganancias derivadas del vino permitirán cubrir los costos fijos de los biólogos y darle seguimiento a la causa.

2.- “APPoya” el consumo responsable

El segundo proyecto consiste en desarrollar la primera aplicación que ayude a las personas a saber lo que hay que consumir del mar y lo que no:

“Por ejemplo, en Sinaloa, lo más popular es consumir el marlín y está al borde de la extinción, al igual que el espada, el vela o el mero. Y la gente no lo sabe. Queremos desarrollar una app en donde conozcas qué pescado debes comprar en el súper o pedir en el restaurante y cuáles hay que evitar”, cuenta Guillermo. 

Asegura que ya tienen la lista de las especies que no se deben consumir, pero el trabajo de investigación, actualización de la plataforma y seguimiento de rutas migratorias de las especies es difícil y costoso. 

Entre otros proyectos de México Azul está la capacitación y concientización en las universidades y colegios, tours de buceo, así como la investigación y sugerencia de creación de reservas marinas. 

El mar es uno de los recursos naturales del planeta que más rápido se regenera. Si le damos oportunidad, menciona, en seis años puede regenerarse hasta un 400%. 

El propósito de las reservas es que sean las maternidades de las especies, donde se les permita crecer. Luego, fuera de la reserva, se puede hacer la pesca responsable. 

Hoy no tenemos estos espacios y casi ninguna especie está protegida en el país. Estamos acabando con los mares y, con ello, vienen fuertes problemas sociales porque los pescadores no tienen qué pescar ni las comunidades qué comer. 

“Es urgente tomar medidas de conservación y protección de este hábitat, pues, al final, la vida procede del océano”, concluye Guillermo.

Relacionadas

Comentarios