HistoriasMicrositio

Haz una Bucket List para tu marca y cumple tus metas

¿Cuáles son los objetivos de tu marca para 2015 y cómo pretende lograrlos? Crea tu lista de propósitos con estas claves para fijar metas realizables y medibles.

16-12-2014, 1:44:35 PM
Haz una Bucket List para tu marca y cumple tus metas
Héctor Meza, dir. de Infosol

Aprender ruso o mandarín, bucear con delfines, leer “El Quijote”, saltar en paracaídas, conocer los cinco continentes o simplemente tocar una canción con una guitarra eléctrica… todas estas actividades podrían enlistar los propósitos que millones de personas se fijan mientras comen las 12 uvas del último día del año.

En este contexto, remontemos a la película protagonizada por Jack Nicholson y Morgan Freeman: “The Bucket List”. Una historia en la que dos personas con enfermedades terminales deciden hacer una pausa en sus últimos días y crean una lista con todas las metas o experiencias de vida que desean alcanzar antes de morir. 

Si bien, una ‘bucket list’ es a nivel personal; ahora propongo hacer un listado de negocios, es decir, una lista combinada con la filosofía del acrónimo inglés SMART, que en términos prácticos explica la forma en que podemos clarificar los objetivos empresariales sin descartar las aspiraciones de nuestro perfil personal: Specific, Measurable, Achievable, Realistic y Time Based.

Objetivos inteligentes

S – Específicos

A pesar de que siempre quise tocar una canción de los Beatles en un bar que ofrece música en vivo o que hoy por hoy pretendo llevar a una marca a ser consolidada dentro del top 3 de empresas verdes en el país, sería un error quedarme con estos objetivos, que por su naturaleza están condenados a vivir por siempre en la generalidad.

Para tocar en ese bar necesito comprar una guitarra, tomar clases, perfeccionar mi interpretación y gestionar mi participación en una noche musical. Esto quiere decir que mi objetivo principal debe estar alimentado por tres, cuatro o cinco subobjetivos –objetivos dentro de los objetivos– que permitan lograr el objetivo general.

M – Medibles

¿Cuánto tiempo me tomará ser una marca catalogada en el top 3 de las empresas verdes de mi sector? El deadline o tiempo límite de este objetivo debe estar al alcance de mis expectativas y de mis recursos, ya que si no puedo responder esa pregunta, quizá el objetivo no esté en mis posibilidades y termine por dejarlo en el tintero.

Este punto es básico para continuar la estrategia, pues de lo contrario nunca podremos saber si estamos avanzando o no. Tener un calendario específico que nos indique cuándo podemos medir cada parte del objetivo es crucial en este intento.

A – Alcanzables

Una vez que tenemos un objetivo medible, hay que reparar en la capacidad que tenemos para alcanzarlo. Por muy ambiciosos que sean nuestros planes, no podemos aspirar a objetivos fuera de nuestro alcance.

Veámoslo así: los objetivos son escalones que nos ayudarán a llegar al siguiente piso; y si los escalones que voy construyendo superan la capacidad de mis pasos, no podré seguir escalando.

Por muy pequeños que parecieran estos objetivos, no hay mejor forma para avanzar. De lo contrario, estaremos obstaculizando el camino que nos hemos trazado y los esfuerzos no serán fructíferos.

R – Realistas

Es muy probable que mi empresa no entre en el top 3 de las más sostenibles en un mes. Si bien los dos pasos anteriores nos dan luz para clarificar el camino, si los objetivos no son realistas, no llegaremos muy lejos. 

No olvidemos que el ímpetu no está peleado con la realidad. Al contrario, hay que ser realistas para lograr lo propuesto.

Un objetivo realista (fincado sobre un escalón alcanzable y delimitado en un tiempo prudente) servirá para motivar y empujar todas las acciones que planteadas detrás del objetivo principal.

T – Tiempo

Relacionado con el punto que nos remitía a la medición, ubicar la estrategia en un tiempo determinado nos dejará avanzar de forma periódica.

En este punto, la palabra clave será “plazos” y éstos, en buena medida, deben ser cortos, de tal manera que el avance pueda ser sin prisa y sin pausa.

De lo contrario, si dejamos el plan abierto a un mes así sin especificaciones, correrá el riesgo de perderse en el calendario y convertirse en un objetivo eterno. Ubicarlo en el tiempo viene a ser la característica que le da este toque smart a nuestra lista de deseos.

De acuerdo con Anatole France, poeta, novelista y ensayista francés: “Para lograr grandes cosas, debemos no sólo actuar, sino también soñar, no sólo planear, sino también creer”. 

Así que, qué mejor que hacer un alto al acelerado ritmo de vida que nos envuelve la mayor parte del año y hacer una “bucket list” diferente e inteligente para iniciar con objetivos específicos, medibles, alcanzables y realistas a lograr en un determinado tiempo.

El autor es director general de InfoSol. MBA y Consultor en Comunicación. Fue vicepresidente en IBM de México, y presidente y VP Corp. en Motorola para México, Centroamérica y el Caribe; comparte de manera fresca y ligera cómo aprovechar la comunicación para que las marcas transformen sus mensajes en un espacio en la mente y corazón de sus audiencias.

Relacionadas

Comentarios