Estilo de VidaHistorias

El café se toma en… ¡copa!

La forma y hasta el material del recipiente en el que bebes café puede permitirte apreciar mejor su sabor y su aroma; y una experta catadora lo explica.

28-11-2014, 11:05:56 AM
El café se toma en… ¡copa!
Macarena Quinzaños

En el café, como en muchas todas las bebidas, si no hay calidad desde el origen no habrá un buen resultado en la taza o en la copa, aún cuando se trate de la más fina pieza de porcelana o de cristal. Sin embargo, cuando se unen calidad con calidad, el resultado es una exquisita experiencia sensorial y un desfile de aromas, sabores y emociones.

Catar el café es justo esa mezcla entre calidad del producto y de la pieza en la que se sirve. Así que para empezar, afirma Adriana Hid, asesora especializada de la Asociación mexicana de cafés y cafeterías de especialidad, es importante conocer los factores que influyen en un grano de café: la altura, la humedad y el medioclima en el que crece el cafeto son los primeros elementos. Luevo el proceso por el cual se llega a semilla -ya sea a través de lavado o del proceso natural-; y finalmente, el grado de tueste”.

Una vez que se tiene el grano perfecto, Hid recomienda molerlo al momento y luego infusionarlo con agua de calidad (incolora, inolora e insípida) para alcanzar su máxima expresión de aroma y sabor. 

Dime dónde tomas el café y te diré cómo sabe

Hid, también campeona nacional de baristas en 2003 y juez en estas competencias, afirma que existen protocolos para preparar las distintas variedades de café. Por ejemplo, el espresso se debe servir en una taza o copa de dos a tres onzas, que conserve el calor y debe tomarse inmediatamente después de prepararlo. El capuchino, por su parte, ha de servirse en recipiente de cinco a seis onzas.

Una vez que se tiene bebida elegida, entra el rol de la nariz y la boca, que dará paso al goce del sabor y, aunque no lo creas, es aquí donde el recipiente puede ayudar a gozar de esta bebida.

“Muchos recipientes pueden ayudarnos a conservar o apreciar mejor atributos del café, como la acidez, el cuerpo, el aroma y el sabor. Hay que estar conscientes que una buena taza o copa, preserva los atributos, pero nunca pensar que los aumenta“, menciona Hid.

De hecho, explica la experta con una certificación internacional como catadora, que muchos baristas, cuando compiten, eligen copas de diámetros reducidos para que el juez pueda apreciar mejor con la nariz y la boca.

“Sus diámetros están diseñados para que cuando inclines el vaso, además de disfrutar el gusto, recibas perfectamente el aroma y así obtengas el verdadero sabor. Además también hay materiales que guardan mejor el calor, como la cerámica o la porcelana”.

El café se toma en copa

A sabiendas de las posibilidades que hay de apreciar mejor un buen café con la ayuda de un recipiente de calidad, Nespresso, en alianza con Riedel, empresa austriaca especializada en cristal, se dieron a la tarea de encontrar la copa perfecta para tomar café. Luego de trabajar con 16 sommeliers, se eligieron dos pequeñas copas de cristal, sin asa y con una base gruesa que da la estabilidad necesaria para gozar de las variedades de café que ofrece la marca.

La del diámetro más pequeño o cerrado, está pensada para guardar el sabor y el aroma de los espressos intensos; mientras que, la más ancha y abierta, busca ensalzar la percepción suave y dulce del café más ligero.

“El diseño especial de las copas permite tomarlas y poner tu nariz para disfrutar de los aromas. Una nos lleva hacia lo frutal del café y la otra atrapa los aromas”, mencionó Georg J. Riedel, director de la empresa austriaca, durante la cata de café organizada por Nespresso. 

Durante una cata de café, el experto austriaco Riedel demostró con otras copas cómo la forma del recipiente efectivamente cambia la manera en que un líquido fluye hacia el paladar, alterando la percepción que se tiene de este.

Hay copas que dirigen el sabor hacia la punta de la lengua, otras obligan a inclinar la cabeza para beberlo y lo llevan hacia atrás de la boca, mientras que otras distribuyen el agua de manera uniforme dentro de la boca, permitiendo una experiencia plena.

Quizás ahora, tendrás más cuidado al elegir el material y la forma de tu recipiente, según lo que desees disfrutar más. Para guardar calor, cerámica. Para apreciar intensidad, copas cerradas. Para el deleite de sabores ligeros, diámetros abiertos. Para elevar tus emociones, café.

¿Cómo sueles beber el café?

Relacionadas

Comentarios