HistoriasManagement

Técnicas para fortalecer tu autocontrol

Hay situaciones que te pueden orillar a perder la cabeza y los estribos, evita estos casos bochornosos y pon en práctica las recomendaciones de los expertos.

27-11-2014, 1:44:20 PM
Técnicas para fortalecer tu autocontrol
Tatiana Gutiérrez

¿Te
canceló un cliente a última hora? ¿Tu colaborador no terminó sus proyectos en
tiempo y forma? ¿El proveedor te quedó mal? ¡Cuidado! Día con día los líderes y
profesionistas en las empresas se ven afectados por situaciones que pueden
perjudicar tu comportamiento e inteligencia emocional. Para que esto no suceda
y afecte tu jornada laboral, en AltoNivel.com.mx te presentamos las recomendaciones de los expertos para fortalecer tu ‘autocontrol’.

Pamela Jean, consultora en Comunicación Estratégica y experta en Persuasión e
Ingeniería del Lenguaje
, explica que cuando las personas se ven
expuestas a situaciones incómodas, estresantes o, sencillamente aquellas que
han desestabilizado tu rutina, el ser humano tiende a ser muy emocional. 

“Es el
momento donde las emociones afloran y dejamos que nos dominen, pareciendo que
no podemos controlarlas, sin embargo, hay que estar conscientes que nadie puede
ser creativo, racional, eficiente o productivo si se actúa bajo las emociones.
Es momento de desinundar  nuestro cerebro”. 

Para
ello, Jean nos proporciona algunas técnicas que pueden ayudarte a tranquilizar
tus emociones y a fortalecer tus capacidades de autocontrol. 

#1. Deja de ser ‘reactivo’

“Constantemente
estamos a disposición de lo que nuestro cerebro dice. Entonces, si dice que
estamos fatigados, lo único que queremos es descansar; si dice que tenemos sed,
es en lo único que pensamos, estamos acostumbrados a cubrir las necesidades
básicas, sean éstas racionales o no”, comenta Jean. 

Así es,
estas emociones básicas no sólo incluyen aquellas que parecen lógicas y
fisionómicas – como el hambre, la sed, el sueño, etc.-, también aquellas que tenemos
grabadas en nuestro ADN – como el miedo, el estrés, la ira y la agresión-. De
acuerdo con estudios, estas emociones básicas – que cada persona tiene de
acuerdo a sus niveles de tolerancia y control- surgen de manera automática e
inconsciente cuando nos vemos afectados o amenazados, son reacciones
preestablecidas que pueden afectar nuestro entorno laboral con malas decisiones
o reacciones ofensivas. 

De
acuerdo con Jean, lo primero que hay que hacer es lo siguiente: 

• Sé
consciente.
Puede ser
muy complicado al principio, pues estas emociones invaden sin avisar, sin
embargo, debes aprender a ser inteligente emocionalmente. Aprende a identificar
estas emociones primarias cuando las  empiezas a manifestar, esto no sólo
ayudará a hacerte consciente de tus emociones, sino de identificarlas y así
poder actuar sobre de ellas de una manera consciente. 

• Pon
atención en lo que debes hacer y no en lo que NO.
Siempre nos repetimos: debo dejar
de ser explosivo, debo dejar de comer tantas calorías, debo dejar de… Y así
sigue la lista, Jean recomienda dejar de pensar en lo que NO debes y comenzar a
pensar en lo que sí necesitas hacer. Por ejemplo: en lugar de pensar en lo que
no debes comer, piensa que debes comer más ensaladas; en lugar de pensar en que
debes cambiar tu estado agresivo, piensa en que debes sonreír más. Y… ¿esto en
qué ayuda? A crear hábitos, tu mente va a dejar de pensar en cosas negativas,
que de manera automática rechazará y comenzará a generar ideas positivas que se
acostumbrará a realizar de manera automática. 

#2. ¿Todo te agobia? ¡Sepáralos!

Te
levantas y ya estás estresado: que te levantaste tarde, que la agenda de hoy es
muy pesada, que la reunión con los inversionistas, que el tráfico; todo te
estresa y lo hace al mismo tiempo. “Somos seres multidimensionales y siempre
buscamos ser eficientes en todas las esferas de nuestra vida: el mejor
profesionista, el mejor inversionista, el mejor papá, la mejor mamá, etc. Sin
embargo, no los separamos, parece que todo se junta y que lo puedes resolver en
un solo lugar. Esto no nos ayuda, debemos de empezar a separar –en nuestra
mente- cada una de esas esferas y atenderlas de manera individual”. 

 Una de las soluciones es:  “Pensar en
rituales”. 

¿Cómo es
esto? Cuántas veces no te han dicho que NO debes trabajar en la computadora
antes de dormir, o que no puedes pensar en trabajo mientras estás con la
familia o de vacaciones. Siempre, ¿no? Pues es momento de empezar a hacerlo, la
experta recomienda hacer rituales que te digan dónde estás, qué haces y cómo debes
hacerlo. ¡Toma nota!

El
propósito es adaptar tu mente a estímulo, y que estos sean los adecuados para
cada una de tus tareas, “ayuda a activar nuestros estados de ánimo mentales y
emocionales para una actividad. Necesitas tener estímulos diferentes para tu
oficina, para tu cuarto, para tu lugar de trabajo en casa o hasta para las
juntas productivas y para aquellas de rutina”. 

Bien
dicen que en donde comes…. No trabajas. La experta nos brinda algunos consejos
que te pueden ayudar a separar cada actividad de tu día: 

1. Un
playlist para cada cosa.
Puedes comenzar por separar una selección de canciones para el tráfico,
otro para la oficina, otro para hacer ejercicio y otro para cada cosa. 

2. Adopta
una postura diferente.
No es la misma cuando estás en la cama, a la que adoptas cuando comes y
a la que tienes cuando estás en tu escritorio. Asegúrate que así sea. 

3. Un
aroma distinto.
Es una
gran recomendación, compra aromas diferentes para cada parte de tu vida. Uno
para tu sala y comedor, otro para tu cuarto, uno para tu oficina, otro para la
sala de juntas, etc. Jean también recomienda que los olores separen
actividades, no sólo lugares. Por ejemplo: pon un aceite o aroma distinto para
diferenciar una junta de creatividad a una de proyectos o resultados. 

4.
Estímulos visuales.
Adorna
tus espacios y que sea distinto, así podrás diferenciar cada lugar de manera
inconsciente. 

Si
repites estos estímulos y los separas para cada lugar y situación, va a llegar
un momento en que tu mente percibirá la situación como conocida y así sabrá qué
hacer y cómo hacerlo, concluye Jean. 

¿Qué te
parecieron estas recomendaciones? ¿Qué agregarías a la lista? 

Relacionadas

Comentarios