HistoriasManagement

5 recomendaciones para conseguir un puesto directivo

De acuerdo con Zona Jobs, 96% de los empleados mexicanos aspira a un puesto directivo, pero, ¿cómo conseguirlo? Una experta explica los pasos que debes seguir.

18-11-2014, 10:01:43 PM
5 recomendaciones para conseguir un puesto directivo
Javier Rodríguez Labastida

Tu trabajo rindió frutos y a tus manos llega una oferta para
postularte por un puesto directivo. ¿Cómo llevar a buen término esta
candidatura?
De entrada toma en cuenta que 96% de los empleados en México aspira a un nivel
ejecutivo
-Zona Jobs- así que esta
es una oportunidad que busca la mayoría de tus colegas y tendrás competencia.

Pero tranquilo(a), es una vacante que difícilmente verás en
una bolsa de trabajo. Si tu nombre llegó a las altas esfera de una compañía fue
por una recomendación, porque tienes una red de contactos eficiente, porque la
empresa está en una situación de crisis, porque viviste una situación de
negocios destacable, derivado de un plan de carrera o gracias a un despacho de
headhunters.

Te recomendamos leer: Se busca talento directivo: 4 puntos para contratarlo

“La manera en que se promocionan estos puestos y las
empresas se enfrentan a ellos es diferente (…) A veces incluso no importa el
número de horas vuelo que tengas”, asegura Ivonne Vargas, asesora en temas de
recursos humanos en Zona Jobs y autora del nuevo libro Contrátame, que busca
ser una guía para obtener un sí en un proceso de selección.

A propósito de la publicación de su libro, la reclutadora explicó a AltoNivel.com.mx las recomendaciones para
alcanzar el rango gerencial, y que aquí te enlistamos.

1.- Oferta lo que has hecho

En su libro, Ivonne Vargas refiere un dato de la
Universidad Iberoamericana: En la década de 1970, por cada universitario había
tres ofertas de empleo
; a partir de 1990, solo existe un trabajo de nivel
profesional para cada cuatro egresados
.

Desarrollar una buena red de contactos que te permita darte
a conocer hasta ser candidato a un puesto gerencial, ya sea dentro de tu
empresa o en otra, y desarrollar una curva de aprendizaje visible en el
mercado, te dará un valor agregado en un proceso de contratación gerencial.

“El trabajo es algo en lo que tienes que estar seduciendo
continuamente. Siempre recuerda estar presente en el mercado”: Ivonne Vargas.

2.- Actitud

Desde el primer contacto con tu empresa objetivo demuestra que
puedes integrarte rápidamente a un equipo y dar los resultados que la
organización necesita.

Ivonne Vargas recuerda el caso de un candidato sugerido para
un puesto en el sector bancario y que ya tenía varios años de experiencia. “Se
molestó porque la reclutadora era mucho más joven y no lo estaba entrevistando
el que sería si jefe”. Vargas asegura que es importante cuidar las formas, y
más cuando se trata de una persona experimentada. “No importa quién te va a
entrevistar, pues es el primer filtro para llegar al puesto
”.

3.- Saber decir “no”

Ivonne Vargas sugiere siempre tener claro lo que pides, cómo
lo pides, si no te estás sobrevendiendo, lo que la empresa te ofrece y a lo que
te vas a enfrentar.

“Hay que entender muy bien los niveles de negociación que
vas a alcanzar y saber que en ocasiones tendrás que decir no. He visto
situaciones en donde a las personas se les ofrece un traslado de ciudad y esa
persona no puede manejarlo o le va a demandar que pase de un lugar a otro con
cierta rapidez”.

La reclutadora sugiere que para no ponerte en zona de
riesgo
, a pesar de tener los conocimientos necesarios, evites iniciar estos
procesos de contratación si de antemano sabes que puede costarte trabajo
manejarlo.

Te recomendamos leer: 6 puntos para renunciar y no sufrir en el proceso

4.- Haz un análisis de competencias

En su libro Contrátame, Ivonne Vargas sugiere que un
candidato debe tener claro cuáles son sus competencias, basándose en la
fórmula: Competencia: conocimientos + habilidades + actitudes + motivaciones.

“Desde que inicia su etapa profesional, una persona que
aspira a nivel gerencial debe hacer proyecciones sobre cómo dar los brincos
necesarios hasta entrar en la categoría de los directores”, dice en la
entrevista, y para ello será de gran relevancia desarrollar competencias.

En su libro distingue cinco competencias:

a) Comunicación. Oral, escrita, idiomas, síntesis de
información, capacidad de negociación y hablar en público, entre otras.

b) Trabajo en equipo. Capacidad para resolver conflictos
entre compañeros, anteponer los objetivos del equipo a los personales,
escuchar, y coordinar.

c) Imagen personal. Facilidad de palabra, puntualidad,
aspecto físico, arreglo personal y modales congruentes con la empresa.

d) Eficiencia personal. Manejo del tiempo para organizarse,
tolerancia a la frustración, planeación de tareas, disposición para aprender
rápidamente.

e) Inteligencia emocional. El apego a procedimientos,
automotivación, empatía, atención al detalle, metas personales y saber iniciar
y mantener relaciones profesionales.

Vargas asegura que en la Generación Y, nacidos después de
1982
, se ha evidenciado un fenómeno en el que los empleados tienen poca
permanencia en sus trabajos (un 9.2% renuncia de manera voluntaria, mientras un
5.8% lo hace involuntario
).

Te recomendamos leer: ¿Cambias de trabajo constantemente? Eres un job jumper

Al respecto, la reclutadora sugiere que si los jóvenes van a
cambiar constantemente de empleo se aseguren de al menos desarrollar una
competencia asociada a su puesto
 para así ir abriendo un mercado de
oportunidades.

5.- Conoce tus fortalezas y debilidades

Has conseguido varios triunfos en tu trayectoria. ¿En qué
momento estás listo para ser candidato a un puesto gerencial? La respuesta a la
pregunta te la dará el autoconocimiento de tus fortalezas y debilidades, pero
¡cuidado!, pues hacerlo en el momento equivocado traerá consecuencias negativas
en tu crecimiento profesional.

“Hay profesionistas que toman esto de manera acelerada y a
veces no tienen las habilidades. Todo empleado gerencial tiene habilidades
comprobadas de liderazgo, coaching, salir de crisis, resolución de conflictos y
eficiencia laboral”, dice Vargas.

Te recomendamos leer: 3 pasos hacia el autoconocimiento de un líder

En su libro, Vargas sugiere hacer un autoanálisis FODA
(Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas)
para conocer tus aspectos
internos y externos:

a) Fortalezas. Haz una lista de las actividades que se te
facilitan, las que te motivan y cumples más rápido.

b) Oportunidades. Son elementos que puedes utilizar a tu
favor y que el empleador puede ver benéfico para su organización: una
especialización, o ampliar  una red de
contactos, entre otros.

c) Debilidades. Son aquellas que te colocan en desventaja.
Vargas asegura que ante las debilidades lo importante es generar un plan de
acción para trabajar en ellas, y hacérselo saber al empleador.

d) Amenazas. Situaciones que provienen del entorno y pueden
afectarte a ti o a la empresa. Ejemplo: una nueva ley que impactará sus
negocios y que desconoces, o un cambio en la administración para el que no
estás preparado.

Te recomendamos leer: Las 15 actitudes positivas de un gerente con liderazgo

“El reto es que quien busca cubrir una vacante gerencial o
directiva debe preguntarse si cubre un rol de competencias y fortalezas”

¿Estás listo para un puesto gerencial? Cuéntanos tu experiencia para llegar a este puesto y también si eres reclutador de una empresa. Sobre el libro Contrátame (junio, 2014), te informamos que lo puedes encontrar en cualquier librería en Editorial Aguilar.

Te recomendamos leer: 3 roles de RRHH para enfrentar la escasez de talento

Relacionadas

Comentarios