'; Alto Nivel
HistoriasManagement

¿La mujer es un costo? O una inversión empresarial

Angélica Fuentes habla sobre el reporte del WEF, que alerta un descenso de México en la reducción de la brecha de género.

06-11-2014, 3:12:42 AM
¿La mujer es un costo? O una inversión empresarial
Javier Rodríguez Labastida

La mujer se enfrenta a un camino de claroscuros en el
desarrollo profesional en México. El Informe Global de la Brecha de
Género 2014
señala que, por un lado, las mujeres pierden espacios en actividades
del gobierno en el país, mientras que por otro, algunas empresas -principalmente
trasnacionales- han adoptado políticas que buscan generar condiciones
equitativas con los hombres.

El Informe, realizado por el Foro Económico Mundial (WEF por
sus siglas en inglés), a finales de octubre pasado señaló que México cayó del
lugar 68 al 80 en la lucha por cerrar la brecha de género
, una lucha que en
América Latina es encabezada por Nicaragua, país ubicado en el sexto lugar
gracias a sus programas de equidad en las actividades políticas, de educación y
salud.

En México, el sector menos incluyente es el político. De
cada 100 cargos en el gobierno, 18 son ocupados por mujeres; en el gabinete del
presidente Enrique Peña Nieto solo hay tres mujeres, y a nivel local, de las
2,456 presidencias municipales, 169 son administradas por mujeres. En este año
no hay una sola gobernadora.

Te recomendamos leer: ¿Cómo se desempeñan las mujeres ejecutivas en México?

Al respecto, la presidenta ejecutiva del Grupo Omnilife/Angelíssima,
Angélica Fuentes
, aseguró en entrevista con AltoNivel.com.mx que sigue pendiente ver reflejados los intereses de la mujer en la agenda pública y en las posiciones
directivas de la iniciativa privada.

“Debemos dejar de pensar en la mujer como un costo. No lo
es. Es una gran inversión para las empresas y es una gran inversión
incorporarla, porque es un talento que tiene mucho que aportar”, dice Fuentes,
única empresaria mexicana que participó en la presentación del informe del WEF.

“Es una gran inversión para las empresas y es una gran inversión incorporarla, porque es un talento que tiene mucho que aportar”

Asegura que las empresas multinacionales son, en su mayoría,
las que piensan en la equidad al momento de desarrollar sus planes de trabajo.
Industrias como General Electric, Ford y Siemens que emanan de sociedades en
donde tiene mayor relevancia crear estructuras para disminuir la brecha de
género.

La empresaria asegura que a partir de que Omnilife ha
implementado programas en favor de la equidad ha permitido a los empleados
tener un balance en su vida personal y profesional para aumentar la
productividad que, en el caso de esta organización incrementó un 8% en el
último año.

Te recomendamos leer: Las 10 mujeres más poderosas en los negocios

La experiencia Omnilife

La empresaria señala que tanto gobierno como iniciativa
privada deben tomar medidas para disminuir la brecha de género, pero las
empresas tienen la posibilidad de avanzar sin necesidad de formalizar una ley
.

“Pueden hacer acciones como crear más guarderías, horarios
flexibles, infraestructura para amamantar, permisos de maternidad y paternidad
alargados, y otros conceptos que las harán más rentables”.

En marzo pasado, el Congreso mexicano aprobó hacer cambios a
la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado para otorgar a los
empleados un permiso de paternidad de cinco días laborables con goce de sueldo
por el nacimiento de sus hijos.

Fuentes asegura que esta política fue implementada por
Omnilife desde 2012, además de impulsar programas de horarios flexivos, home
office para hombres y mujeres, y crear mecanismos para atender una queja de
discriminación y acoso de cualquier índole.

Omnilife firmó, en 2008, el certificado de equidad de género
establecido por Inmujeres y fue la primera empresa mexicana en firmar los 7
principios de empoderamientos de la mujer
, una iniciativa de ONU mujeres y el
pacto mundial de las Naciones Unidas. Los puntos fueron lanzados bajo la
premisa de que “la igualdad es un negocio”:

1.- Promover la igualdad de género desde la dirección al más
alto nivel.

2.- Tratar a todos los hombres y mujeres de forma equitativa
en el trabajo (respetar y defender los derechos humanos y la no
discriminación).

3.- Velar por la salud, la seguridad y el bienestar de todos
los trabajadores y trabajadoras.

4.- Promover la educación, la formación y el desarrollo
profesional de las mujeres.

5.- Llevar a cabo prácticas de desarrollo empresarial,
cadena de suministro y marketing a favor del empoderamiento de las mujeres.

6.- Promover la igualdad mediante iniciativas comunitarias y
cabildeo.

7.- Evaluar y difundir los progresos realizados a favor de
la igualdad de género.

El siguiente paso como grupo, afirma Fuentes, es tener el
certificado en igualdad laboral y de no discriminación, que otorgan Inmujeres, el
Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y la Secretaría del
Trabajo.

Te recomendamos leer: Qué frena a las mujeres para llegar a la alta dirección

“Estas políticas no tienen que ver con responsabilidad
social, sino con una responsabilidad para la sociedad. En la medida que tomen
en cuenta la equidad para mujer y hombre se beneficiará la sociedad”.

“Estas políticas no tienen que ver con responsabilidad social, sino con una responsabilidad para la sociedad”

Para Angélica Fuentes, la mujer también debe colaborar en la
reducción de la brecha de género: “La mujer sabe que tiene sus derechos y cada
día están más preparadas, pero debe levantar la voz, hacer valer sus derechos,
hacer networking y tener la preparación y fortaleza
interna para decir esto
valgo y aquí estoy. Empezar a negociar el valor y talento que le aporta a
cualquier empresa”.

Relacionadas

Comentarios