ActualidadHistorias

Demócratas dominan elecciones intermedias en EU

Este martes se realizarán elecciones en California, Washington y Oregon y la tendencia es demócrata.

03-11-2014, 11:14:55 AM
Demócratas dominan elecciones intermedias en EU
Reuters

Las elecciones en estados de la costa oeste de Estados Unidos como California, Washington y Oregon se mantienen con predominio demócrata para los comicios de este martes y con ello se enfoca en el voto de proposiciones locales. 

California es el estado con un aplastante dominio demócrata en más de una década, lo que ratifica la sólida ventaja de su gobernador Jerry Brown Jr.

Brown, de 76 años de edad, se perfila a hacer historia al convertirse en el primer gobernador en tener cuatro periodos diferentes como mandatario de esta entidad.

Fue gobernador de California a finales de los años 70 y de ahí cumplió un segundo periodo de cuatro años. En 2010 ganó su actual periodo como gobernador.

Su oponente el republicano Neil Kashkari, de 41 años, no ha logrado convencer al electorado y menos con un confuso mensaje en televisión en donde se ve rescatar a un niño a punto de ahogarse en una piscina.

La más reciente encuesta del Instituto de Política Pública de California le daba a Brown el 54 por ciento del apoyo de los probable votantes y a Kashkari el 33 por ciento.

El letargo en actos de proselitismo y eventos de campaña fue notable ya que solo se intensificó en los últimos días en medios de comunicación.

En este estado la proposición 47 polarizó a votantes al proponer reducir la clasificación de delitos criminales serios a menores.

De aprobarse, California sentaría un precedente para ser tomado por otros estados en el país al reformar al sistema de justicia, consideró en un editorial el New York Times.

La medida podría modificar el tradicional ingreso en cárceles en el estado que se han visto sobrepobladas con internos con crímenes no violentos.

La contienda más reñida en California es la que se libra por la Secretaría de Estado, en donde el hijo de inmigrantes mexicanos, el senador demócrata de Pacoima, Alex Padilla, disputa el cargo al republicano Pete Peterson, director del Instituto Davenport de la Universidad Pepperdine.

En el estado de Oregon se ha revivido una proposición, la 91, que busca legalizar la venta comercial de mariguana, misma que ha polarizado a la comunidad. Esta disposición ya fue aprobada en los comicios de hace dos años en los estados de Colorado y Washington.

Oregon desde 1998 aprobó el consumo de mariguana con fines medicinales, como lo hace California. La medida, de aprobarse, permitirá el consumo de mariguana recreativa a mayores de 21 años hasta con ocho onzas (unos 226 gramos) y posesión de cuatro plantas.

En el estado de Washington la Asociación Nacional del Rifle enfocó su lucha contra una proposición que limitaría la libertad al derecho de posesión de un arma.

La medida 594 busca recolectar una base de datos de todos los propietarios de armas de fuego en el estado.

En forma paralela, hay otra propuesta, la 591, que apoya la posesión de armas, lo que ha alentado el debate sobre este polémico tópico.

Impopularidad de Obama será desfavorable para demócratas

Con un persistente nivel de impopularidad, el presidente estadunidense Barack Obama se ha convertido en una presencia incómoda para algunos demócratas en difíciles contiendas durante esta campaña electoral.

Aún sin estar en las boletas de las elecciones legislativas y de gobernadores a realizarse este martes próximo, su nombre es invocado con frecuencia por los candidatos republicanos como sinónimo de todo lo que está mal y requiere corregirse.

Con el control del Senado en juego y un desfavorable escenario según la mayoría de las encuestas de opinión, varios demócratas en cerradas contiendas de reelección optaron por evitar verse acompañados de Obama, quien así tuvo que mantener un perfil discreto.

Una encuesta conjunta del periódico The Washington Post y la televisora ABC mostró que si las elecciones se hubieran celebrado el pasado miércoles, 50 por ciento de los estadunidenses registrados para votar lo hubieran hecho por candidatos republicanos y 44 por ciento por demócratas.

Apenas en días recientes Obama volvió a los discursos de campaña durante varios actos de proselitismo en favor de los candidatos demócratas en Michigan, Rhode Island, Maine, Connecticut, Pensilvania y Wisconsin.

El vocero presidencial Josh Earnest rechazó de manera tajante que el presidente se haya convertido en “políticamente tóxico para algunos candidatos”, como lo planteó un periodista la semana pasada.

“No estoy de acuerdo con esa valoración”, reviró Earnest a la pregunta, hacienda notar que Obama ha hecho campaña antes a favor de senadores demócratas.

“Lo que el presidente está haciendo es dedicar tiempo para hacer lo que puede en apoyar a candidatos demócratas, e incluso recaudó dinero para ellos, y eso es una muestra de su compromiso para apoyar a estos candidatos”, dijo.

Las más recientes encuestas de opinión mostraron que la imagen del mandatario no es la mejor en estos días.

Un 53 por ciento de los estadunidenses desaprueba ahora el desempeño de Obama en la presidencia, un 30 por ciento dijo estar “muy molesto” por la manera como marchan las cosas en el país, según el sondeo de la semana pasada de la cadena CNN y la firma ORC International.

Ante esta impopularidad otros demócratas han entrado al escenario para actuar como promotores del voto a favor de candidatos demócratas, incluyendo la primera dama Michelle Obama, el vicepresidente Joe Biden y el expresidente Bill Clinton, además de su esposa, Hillary Clinton.

La semana pasada Bill Clinton apareció en un acto de campaña de Allison Lundergan Grimes, la candidata demócrata que busca derrotar al líder de la minoría republicana Mitch McConnell, en la contienda senatorial por uno de los dos escaños de Kentucky.

Lundergan Grimes no solo ha mantenido su distancia de Obama, sino que ha repudiado públicamente algunas de las políticas del mandatario, como aquellas para reducir el consumo de carbón para producir energía, cuya industria es central en la economía de ese estado.

A pesar de ello, existe la sospecha generalizada es que Lundergan Grimes votó a favor del mandatario en las elecciones de 2008, algo que ella rehusó precisar al ser cuestionada al respecto, durante el último debate con McConnell.

Algunos expertos hicieron notar empero que Obama no será el primero ni último presidente que puede terminar haciendo más daño que bien a su partido.

“Todos los presidentes en elecciones de medio término son usualmente un lastre para su partido, como lo fue (Bill) Clinton en 2000 y (George W.) Bush en 2006, es una realidad”, dijo Thomas Mann, analista de la institución Brooking.

Para Mann, el distanciamiento de algunos candidatos como Lundergan Grimes es fácil de entender a partir del costo político que puede acarrear el ser visto cercano a quienes promueven políticas contrarias a los intereses de la mayoría de los distritos.

Relacionadas

Comentarios