ActualidadHistorias

¿Asia y Europa necesitan más políticas de estímulos?

Las fábricas en Asia y la zona euro reportaron una pérdida general de impulso y abren la puerta a la necesidad de más políticas de estímulo.

03-11-2014, 9:32:15 AM
¿Asia y Europa necesitan más políticas de estímulos?
Reuters

Las fábricas en Asia y la zona euro reportaron una pérdida general de impulso el mes pasado que pone en evidencia la necesidad de más políticas de estímulo, encabezada por los últimos esfuerzos de Japón por reactivar el crecimiento. También puedes leer: BOJ sorprende con alivio adicional a política monetaria

Un segundo mes de recorte de precios en la zona euro, junto con la tibia expansión en Alemania -el motor del crecimiento del bloque- y contracciones en Francia e Italia, será desconcertante para el Banco Central Europeo, que se enfrenta a un riesgo real de deflación.

Mientras, los sondeos regionales de manufacturas en Asia estuvieron plagados de hitos indeseados, incluido un mínimo de cinco meses para la actividad en China, de cuatro en Corea del Sur y de 14 para Indonesia.

La audaz decisión de Japón de expandir su amplio programa de compra de activos levantó expectativas de que el BCE deba seguir adelante con su alivio cuantitativo, una decisión a la que se opone Alemania.

Pekín ya tiene en vigor rebajas de impuestos, aceleró algunos proyectos de inversión, ofreció préstamos a corto plazo a bancos, instruyó a los gobiernos locales para que gasten sus presupuestos y redujo la cantidad de depósitos que algunos bancos tienen como reservas para animar el crédito.

Las lecturas sobre la actividad japonesa se vieron retrasadas por un festivo, pero es probable que se vean opacadas por la decisión del Banco de Japón el viernes, que tomó por sorpresa a los mercados financieros.

La decisión del BOJ guarda un marcado contraste con la Reserva Federal, que acabó el miércoles su alivio cuantitativo al juzgar que la economía estadounidense se ha recuperado lo suficiente y no necesita ya un flujo de dinero de emergencia en su sistema financiero.

También puedes leer: Fed pone fin a estímulo monetario; espera recuperación

La compra de títulos respaldados por activos, bonos corporativos o deuda soberana son algunas de las pocas medidas de alivio cuantitativo que le quedan al BCE para combatir los riesgos de deflación y reavivar el crecimiento.  


La inflación en la zona euro fue de apenas un 0,4 por ciento en octubre, bien dentro de lo que el BCE llama “zona de peligro”, y las encuestas mostraron que no aumentaron los pedidos a pesar de los descuentos en las factorías.


La lectura final del índice de gerentes de compras (PMI, por su sigla en inglés) elaborado por Markit del sector manufacturero fue de 50,6 en octubre, por encima del 50,3 de septiembre, pero por debajo del dato provisional de 50,7.


Octubre fue el decimosexto mes consecutivo en que el índice está por encima del nivel de 50 que separa el crecimiento de la contracción económica.

Un índice que mide la producción, y que es considerado como un buen indicador de crecimiento, subió a 51,5 desde 51,0 en septiembre, aunque también fue inferior a la lectura provisional de 51,9.

La industria manufacturera alemana recuperó el mes pasado un modesto crecimiento, pero los nuevos negocios cayeron ligeramente por segundo mes, ya que las sanciones rusas y una desaceleración económica general afectaron a la demanda.

Sumándose al pesimismo, los sondeos mostraron que la actividad fabril de Francia se contrajo más rápido que en septiembre y que en Italia llegó a su peor nivel en 17 meses.

Las fábricas británicas reportaron un decente mes de octubre. La actividad se expandió a su mejor ritmo en tres meses, pero la débil demanda de la zona euro, su principal socio comercial, dejó los pedidos para exportación en su peor momento desde enero de 2013.

La versión del HSBC del PMI de China, compilado por Markit, fue un poco más firme a 50,4 en octubre comparado con el 50,2 de septiembre, pero mostró una ralentización del crecimiento en producción y nuevos pedidos, mientras las compañías recortaban sus plantillas por duodécimo mes seguido.

La medida comparable para las manufacturas bajó a 50,8 en octubre, desde el 51,1 de septiembre, en contraste con las expectativas de los analistas e una mejora de 51,2.

 

Relacionadas

Comentarios