'; Alto Nivel
HistoriasManagement

De madre a ultramaratonista, ¿de qué nivel es tu sueño?

Empezó a correr a los 34 años y hoy presume haber corrido 5 ultramaratones (800 km) en un año. ¿Qué tiene que ver el deporte con los negocios? Ella lo explica.

02-11-2014, 10:16:18 PM
De madre a ultramaratonista, ¿de qué nivel es tu sueño?
Javier Rodríguez Labastida

En 2008, Nahila Hernández San Juan no estaba acostumbrada a
correr. Tras cumplir 34 años y después de tener a su segunda hija, no lograba
recuperar la estructura física que quería tener, a pesar de ser deportista de
alto rendimiento desde pequeña.

Decidió comenzar a correr, luego de que varios amigos le
sugirieron que sería una actividad que le permitiría bajar de peso y
compactar su cuerpo. Comenzó corriendo unos cuantos kilómetros en una
caminadora
, y con el paso del tiempo, mientras moldeaba la silueta que quería,
Nahila dejaba una huella de récords a lo largo del mundo
.

De su caminadora saltó a los escenarios más complicados. En
2012 fue la primera mujer iberoamericana en correr cuatro ultramaratones, de
250 kilómetros cada uno, en los desiertos más extremos: Sahara Race, en Egipto,
Atacama Crossing, en Chile, Gobi March, en China y The Last Desert, en la
Antártida.

Un año después se convirtió en la primera atleta mexicana en
completar el ultramaratón de Badwater
, en California, Estados Unidos, al correr
217 kilómetros en un tiempo de 36:17:13 horas, con temperaturas superiores a
los 50 grados centígrados.

Su último logro, correr cinco ultramaratones en 2014 a
través de Suecia, Chile, Sudáfrica, Australia e Israel para completar 800
kilómetros de competencia en un año. La primera mujer en realizar esta hazaña,
que pudo concretar en octubre pasado.

En seis años se ha posicionado como una de las mejores corredoras
del mundo en su categoría, y también ha desarrollado una metodología para
trasladar sus éxitos y conocimientos en el deporte a la asesoría de pequeñas y
grandes empresas
.

Corredora del mundo

Nahila Hernández San Juan nació en la República de
Azerbaiyán, en la antigua Unión Soviética, en 1974. De ahí se fue a vivir a Cuba,
posteriormente a México y también ha intercalado su residencia con Chile y
España.

“Soy ciudadana del mundo, y me siento latinoamericana. Tengo
identidad cubana, pero hábitos y afinidades por diferentes países”, dice en
entrevista con AltoNivel.com.mx. Tiene nacionalidad cubana y mexicana, y es la
bandera de México la que suele cargar al terminar sus competencias.

Su primer contacto con la disciplina extrema fue mientras
vivía en Cuba. Desde los seis años creció practicando danza y ballet. “Para
cualquier niño, un mundo con estructura, orden y disciplina es formativo, pero
a esa edad eso no me interesaba. Yo lo hacía porque me gustaba”.

Después hizo taekwondo, bicicleta de montaña y
entrenamiento en gimnasio, pero su pasión la conoció con tenis y ropa de
corredora, mientras viajaba por varios países y corría por igual al lado de
reconocidas personalidades del mundo de los negocios, que de estudiantes sin
recursos.

Correr competencias extremas le ha permitido “volver a la
base”, estar en contacto consigo y con lo que es capaz de resolver en
circunstancias adversas. “Ahí todo mundo es igual, nadie se puede bañar, todos
conviven en una carpa y te tomas el agua que te toca que da la organización”.

Altas y bajas temperaturas, terrenos pedregosos, fangosos,
con arena, en el bosque, en el hielo, son algunas de las dificultades que
Hernández San Juan ha superado para completar carreras que en algunos casos
duran más que un día, como la más reciente en el ultramaratón Sovev-Kemek, de
Israel, con el que completó las cinco competencias en un año.

Para lograr esta etapa, en la que obtuvo el primer lugar
femenil, corrió 166 kilómetros durante 25 horas. Nahila recuerda una de las
anécdotas mientras se acercaba a la meta y que refleja hasta dónde lleva los
límites de su organismo.

“Corría sola por la noche el kilómetro 145, a nada de
terminar, cuando a pocos metros de distancia vislumbré la silueta de un búfalo.
Era el primer búfalo que me encontraba en toda la carrera, sin embargo, varias
veces había pasado por ese lugar y ni pisadas de búfalo había visto. Entonces
entendí: estaba alucinando. La secuencia volvió a repetirse. En medio de la
oscuridad, un extraño árbol se alzaba como salido de la Biblia. Nuevamente
estaba alucinando. Me atiborré de dátiles y bebida energética, consciente que debía
bajar el azúcar”, así lo describe en la crónica que ella escribió para los
seguidores de su página de Facebook.

“Era el primer búfalo que me encontraba en toda la carrera (…) Entonces entendí: estaba alucinando”

Empresaria y consultora

¿El deporte extremo y los negocios tienen algo en común? Tu
experiencia gerencial o de liderazgo seguro te dará una respuesta particular a
esta pregunta. Nahila Hernández San Juan realizó una especialidad en logística,
y marketing en negocios que le permitió desarrollar un perfil único para
traducir sus experiencias al mundo de los negocios.

“Es mucho más fácil entender el mensaje de fondo de un tema
académico o empresarial serio si puedes evidenciarlo a través de la práctica
del deporte. Tengo muchas metodologías para transmitir o hacer a las personas
vivir este tema, y los puedo llevar como empresa a una experiencia límite en
donde comprendan de una forma más vivencial desde la lealtad de
la competencia, la lealtad de los clientes, tomar decisiones cuando tienes todo
en contra
, entre otras cosas”.

La deportista pone el ejemplo de una constructora en Chile,
en la que las brigadas a cargo de distintas obras no se conocían entre sí, lo
que había creado conflictos por los recursos, las horas libres y los pagos.

“¿Cómo crear un taller o una experiencia que estos grupos multidisciplinarios
y multiperfil lograran comprar la visión de la obra y a partir de esta
integración a nivel visionario bajarle a los niveles de conflicto que había por
la velocidad de respuesta, entre otras cosas”.

Nahila utilizó el documental Running the Sahara, producido
por el actor ganador de un Oscar, Matt Damon, en el que se describían las
vivencias de tres corredores para cruzar en 111 días uno de los desiertos más
inhóspitos del mundo.

“Es mucho más fácil entender el mensaje de fondo de un tema académico o empresarial serio si puedes evidenciarlo a través de la práctica del deporte”

Encontramos en este método un lenguaje universal que se
pudo aterrizar para el arquitecto, el líder de proyecto y quienes están
realizando la obra. Ahora están contentos porque no habían encontrado un
lenguaje que fuera para todos”, dice Hernández San Juan, quien da asesorías
para una treintena de empresas de varios países.

Nahila asegura que no ha terminado de hacer lo que
deportivamente quiere, o incluso en su vida personal, pero se dice en camino a
la autorrealización. “El ultramaratón me ha permitido muchas experiencias
enriquecedoras. Seguramente me falta mucho por aprender y vivir, pero puedo
decir que soy de las afortunadas que sigue haciendo lo que se le da la gana”.

¿Qué enseñanzas crees que puede dejar el deporte para el mundo de los negocios?

Relacionadas

Comentarios