HistoriasMicrositio

3 soluciones para convertir tus fracasos en éxitos

Cuando nos enfrentamos a un fracaso, estamos mentalmente derrotados, pero existen formas de sacarle provecho a nuestras fallas.

27-10-2014, 1:10:13 PM
3 soluciones para convertir tus fracasos en éxitos
Víctor Suárez

Resulta muy beneficioso mantener una postura positiva ante la vida; sin embargo, sería una excelente
decisión prepararte para el fracaso. Después de todo, si logras aprender de tus fracasos, ajustarás tus acciones
(e incluso tu manera de pensar) para lograr más y mejores metas.

Recuerdas lo que contestó Edison
cuando le preguntaron: ¿Qué siente después de haber fracasado más de 1,000
veces
antes de inventar el foco?

Él contestó: “Yo no fracasé 1,000
veces; yo encontré 1,000 maneras de cómo no hacer un foco.”

Si vemos las cosas de la manera
correcta, los fracasos y pérdidas serán oportunidades para cambiar y mejorar.

Mientras más fracases, más éxito tendrás

Todos nos equivocamos y fallamos,
la diferencia es que algunos ocultan sus falllas por falta de seguridad en ellos mismos
o miedo al qué dirán, mientras otros hablan abiertamente al respecto pues saben
que es parte de la vida misma, y que al hacerlo, están corroborando que son
humanos y que pueden aprender de sus errores. Estas personas son las que crecen.

También puedes leer: 3 pasos para sobrevivir al fracaso empresarial

Lo que necesitamos es cambiar
nuestra manera de ver las pérdidas y fracasos, cultivar cualidades que nos
ayuden a responder a ellas, y desarrollar la capacidad de aprender de ellas.
Para conseguirlo te sugiero que sigas estos pasos:

1. Nos hacen quedar
emocionalmente atascados

Solución. Para salir del pantano
emocional, cuida tu diálogo interno y lejos de
continuar regañándote, utiliza frases de cambio como: “Antes era de esta manera
y por eso me equivoqué; ahora soy así y por eso triunfo.”

“Las
palabras más importantes que diremos jamás, son esas palabras que nos decimos a
nosotros mismos, acerca de nosotros mismos, cuando estamos solos”. Al Walker 

2. Hacen que estemos mentalmente
derrotados

A medida que las pérdidas o
fallas se acumulan, se convierten en una carga más pesada. Y si no respondemos
inmediatamente y de manera correcta, esas fallas se vuelven mayores, y con
frecuencia conducen a más fallas que disminuyen nuestra autoconfianza, nos
lamentamos. El problema es que no podemos construir sobre el lamento.

Solución. Aprende de la pérdida.
Una perdida no es totalmente una pérdida si aprendes algo como resultado de
ello. Trata los problemas, errores y fracasos como vienen y no permitas que se
acumulen.

Como dijo el impresor William A. Ward:

“El humano, como un puente, fue
diseñado para soportar la carga durante un momento, no el peso combinado de
todo un año al mismo tiempo”.

El
número no es tan importante como el modo en que
experimentes esas pérdidas. Las pérdidas duelen y causan un impacto sobre
nosotros mismos; sin embargo, no debemos permitir que nos controlen.

3. Las fallas crean un precipicio
entre la confianza y el actuar

Mantén el impulso. Al ganar
creamos un ciclo positivo en nuestra vida. Cuando logramos una meta, aumentamos
nuestra confianza, y mientras más confianza tenemos, más acciones emprenderemos
cuando sea necesario. Ese tacto para reconocer el momento oportuno y actuar, nos
lleva al éxito.

Sin embargo, las pérdidas, y en especial cuando se acumulan, pueden
conducir a la inseguridad y hacernos dudar de nosotros mismos y de la decisión
para actuar. Se crea un precipicio y si no se atraviesa, el éxito se vuelve
casi imposible.

Solución. Celebra tus logros. Enfócate en
los triunfos aunque sean pequeños, en eso que haces bien y puedes repetir una y
otra vez.

No olvides agradecer, por más dura que esté
la situación, siempre habrá algo que agradecer. Agárrate de ahí y comienza a
construir más y más confianza en ti mismo.

Permitir
que las experiencias negativas del pasado deformen tu futuro es como vivir en
un ataúd.

Emmet Fox dijo: “Las dificultades
llegan en el momento correcto para ayudarle a crecer y a avanzar al vencerlas.
El único infortunio verdadero, la única tragedia real, llega cuando sufrimos
sin aprender la lección”.

Actividades para aprender de tus fallas

  • Lleva un diario.
  • Realiza tu revisión semanal.
  • Reflexiona antes de dormir: ¿Qué estoy
    aprendiendo de esta crisis?

Si queremos vencer la adversidad
y evitar ser derrotados por nuestras pérdidas, necesitamos dejarlas atrás. ¡Y
aprender de ellas! Una pérdida no se convierte en lección a menos que trabajemos duro para hacer que así sea.

En este programa de TV te platico
más:

El autor es Socio Fundador del Equipo Global de John C. Maxwell, y Director de su empresa Humanos en Desarrollo en donde te ayudan a encontrar tus talentos y desarrollar al máximo tu potencial para que alcances metas más altas. También es autor del libro Catapulta tu Vida que puedes comprar aquíContáctalo en www.facebook.com/Vicoachwww.twitter.com/victorsuarez y en www.victorsuarez.mx

Relacionadas

Comentarios