Estilo de VidaHistorias

Diner en Blanc, un picnic exclusivo y de glamour

Glamour, fiesta y champaña se dan cita en esta celebración, en la que personas elegantemente vestidas de blanco disfrutan de una amena cena.

24-10-2014, 1:03:05 PM
Diner en Blanc, un picnic exclusivo y de glamour
Macarena Quinzaños

Diner en Blanc es un concepto que surgió en París y se ha convertido en un fenómeno mundial, cuyo objetivo es reunir en un espacio público, y sorpresa, a personas en una sana convivencia para proyectar una imagen positiva, organizada y segura de la ciudad, así como fomentar apreciación de los espacios emblemáticos del país. Y en México ya cumplió su tercera edición.

En esta ocasión el evento, al cual sólo se puede acceder recibiendo una invitación directa de alguno de sus miembros o por medio de una lista de espera– se realizó en la Plaza de Santo Domingo, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

En este sitio, el glamour, la fiesta y el champaña se dieron cita para la celebración en la que cerca de 3,000 personas elegantemente vestidas de blanco arribaron desde las 6:45 de la tarde del pasado jueves 23 de octubre a los distintos puntos de reunión para trasladarse en autobuses a este lugar secreto para cenar, que cada año se cambia y se mantiene en total reserva, ya que sólo hasta este punto es que los invitados conocen dónde se realizará el picnic

Una vez en la plaza, bajo una increíble organización y logística, los asistentes acomodaron y decoraron sus mesas. Los asistentes debían llevar su mesa, sillas, mantel, vajilla, velas, cena y un adorno para su mesa.

A las 9:00 pm se agitaron las servilletas en el aire para indicar la toma del lugar e inaugurar la cena. El sitio estuvo bellamente iluminado y ambientado con música; los platillos iban desde sushi, carnes frías y quesos, hasta hamburguesas y pastas; no hay meseros y cada quien se atiende y es responsable de su velada.

Una hora y media después se encendieron luces de bengala y se liberaron globos blancos, dando lugar a un agasajo para la vista. Y el tradicional “Cielito lindo” retumbó en la plaza.

La fiesta inundó el lugar hasta la medianoche. La gente se encontró con sus amigos y conocidos ubicados en otras mesas. Platicaron y bailaron. Fotos y selfies desfilaron por todos sitios. Y, al finalizar, todo debía quedar impecable y limpio. Y así fue. Para quienes optaron por continuar la fiesta, se realizó un after party en un antro de la ciudad.

Todo el evento es fotografiado, para difundir que es posible organizar este tipo de concentraciones de manera exitosa.

Antecedentes

La organización estuvo a cargo del anfitrión Eduardo Uribe y su equipo, conformado por Lucila Santamarina y Christina Canino. El cuerpo de líderes voluntarios estuvo dirigido por 12 líderes de grupo y 69 líderes de autobús.

La primera vez que se realizó en México fue en 2011 en la terraza del Castillo de Chapultepec, reuniendo a 2,600 personas. Y luego, en 2012, en la Plaza Manuel Tolsá.

Ahora, habrá que esperar al año entrante. Para los nuevos, la recomendación es estar al pendiente. Se asiste por invitación e inscripción y el cupo es limitado. ¿La sede? Como cada año, será sorpresa. Su objetivo: ser una prueba de unión y civismo urbano.

Relacionadas

Comentarios