ActualidadHistorias

Aguirre deja gubernatura por caso Ayotzinapa

El gobernador solicitó licencia para separarse del cargo en medio de la crisis por los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala.

24-10-2014, 7:34:13 AM
Aguirre deja gubernatura por caso Ayotzinapa
Reuters

El gobernador Ángel Aguirre del estado de
Guerrero, donde en septiembre desaparecieron 43 estudiantes a
manos de policías locales y narcotraficantes, pidió el jueves
separarse de su cargo respondiendo a presiones políticas y de
activistas que lo consideran incapaz de manejar la ola de
violencia
en la región.

Ángel Aguirre, quien capitaneaba la entidad que actualmente
tiene el mayor índice de homicidios del país, dijo que pedirá al
Congreso del estado acepte su pedido de licencia, una forma de
renuncia debido a que los cargos de elección popular son
irrenunciables.

“Para favorecer un clima político que ponga la atención y la
solución de estas prioridades, el día de hoy (…) he decidido
solicitar licencia al honorable Congreso del estado”, dijo
Aguirre en una rueda de prensa este jueves por la noche en la capital de Guerrero.

El caso de los estudiantes, cuya desaparición fue ordenada
por el alcalde de Iguala -la tercera mayor ciudad del estado- y
su esposa, señalados como operadores de la organización
delictiva Guerreros Unidos, dejó al desnudo las fallas en la
estrategia de seguridad del Gobierno del presidente Enrique Peña
Nieto
.

Aguirre, de 58 años, gobernaba el estado desde el 2011 por
el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), que
es oposición a nivel federal y al que se le achaca no haber
tomado medidas contra el alcalde, también del PRD.

El gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) así
como el también opositor Partido Acción Nacional (PAN) habían
pedido la renuncia de Aguirre.

Además, estudiantes, maestros y organizaciones sociales
realizaron en los últimos días masivas protestas por la
desaparición de los jóvenes y también solicitando la renuncia
del mandatario local.

Autores intelectuaes prófugos



Aguirre fue gobernador interino entre 1996 y 1999, después
de que su antecesor Rubén Figueroa Alcocer renunciara tras la
matanza de Aguas Blancas, donde murieron 17 indígenas campesinos
a manos de fuerzas de seguridad del estado.


La Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía
federal) está buscando detener al alcalde de Iguala, José Luis
Abarca, y a su esposa, María de los Angeles Pineda, a quienes un
líder de Guerreros Unidos arrestado hace pocos días señaló como
los que dieron la orden de desaparecer a los estudiantes.


Según las investigaciones de la PGR, los estudiantes -que
asistían a una escuela de magisterio rural- habían tomado
autobuses en Chilpancingo, la capital del estado, y se dirigían
a Iguala.

El alcalde ordenó a la policía municipal detenerlos y
entregaros a sicarios de Guerreros Unidos, temiendo que
irrumpieran en un acto público que encabezaba su esposa.

El caso vino a echar tierra sobre el discurso del gobierno
federal, que aseguraba que la violencia heredada de la
administración de Felipe Calderón (2006-2012) estaba bajando.

Cerca de 30,000 personas han muerto durante los casi dos
años de Peña Nieto, que se suman a más de 70,000 asesinados
durante el periodo de Calderón, que lanzó a poco de asumir
operativos con militares para intentar frenar a los cárteles del
narcotráfico.

Con el tiempo y la caída de varios capos como Arturo Beltrán
Leyva, estas organizaciones se fueron fraccionando y dieron paso
a grupos más pequeños y más violentos que libran cruentas
batallas por territorios, en especial en estados productores de
droga como Guerrero.

En esta región, una de las más pobres del país, se cultiva
amapola, desde que la que se elabora la heroína y la goma de
opio.

 

Relacionadas

Comentarios