HistoriasNegocios

La clase media mexicana, sin justo medio

Esta clase, altamente valorada por el sacrificio que hace para mejorar su status económico, en la realidad no la tiene muy fácil. ¿Cuál es su circunstancia?

23-10-2014, 1:42:29 PM
La clase media mexicana, sin justo medio
Jesús Franco

La década de los ochenta marcó una nueva historia en la clase económica de los mexicanos. La mimetización con Estados unidos y el sentimiento cosmopolita de una clase que se fortalecía, definieron gran parte el futuro de la clase media. Esto, aunado a las políticas de liberalización y ajuste estructural, asegura el investigador Marco Cueva.

Hablar de esta clase no puede tratarse de forma absoluta. Distintos especialistas en economía coinciden en una cosa: esta clase está constantemente en movimiento y es difícil definirla. Sin embargo, hay un aspecto común que la identifica y es que esta clase es altamente valorada por el sacrificio que hicieron para salir del estatus de baja y entrar en una nueva “elite”.

Al menos, esa es la percepción porque en la realidad,  su independencia económica es mínima, al igual que su influencia política y social.

Pero hay una realidad que sí la define: tu gasto refleja tu situación económica real, según la firma de investigación de mercados Kantar World Panel México.

¿Quién es la clase media mexicana?

Desde la perspectiva de los investigadores Luis de la Calle y Luis Rubio, esta clase económica-social tiene ingresos para vivir en el entorno urbano y desea mejorar su posición, sin embargo, lo que gana es justo lo que necesita para satisfacer sus necedades básicas y, en ocasiones, poder adquirir algún bien considerado como “de lujo”.

Según la Secretaría de Economía, existen dos clases medias. La primera es la baja, en la que viven 22 millones 467, 307 personas, un 20% de la población mexicana.

La segunda, que es la alta, es donde viven cerca de 16 millones de mexicanos. Este 14% del total de la población del país cuenta con buenos salarios y sus ingresos económicos son más estables que los de la media-baja.

La diferencia entre estas dos es que la primera está conformada por personas con educación técnica, mientras que en la segunda hay profesionistas con grados de maestría.

Percepción VS Realidad

Para hablar de la clase media es necesario entender los conceptos de percepción y realidad.

Datos proporcionados por el Instituto Nacional del Emprendedor, consignan que 81% del total de la población que habita en la clase media únicamente siente serlo, cuando en realidad solo el 32% pertenece a esta.

En este sentido, según The Competititve Intelligence Unit, la mayoría de las personas que se ubica en esta clase social está en el escalón más bajo, es decir, a un paso de pertenecer a la clase baja.

Datos del INEGI permiten entender quién pertenece a la clase media alta y quién a la clase media baja.

En la media alta están aquellos que tienen ingresos entre $40,600 y $98, 499 pesos, poseen 2 o más casas o departamentos, cuentan con seguro de gastos médicos mayores y manejan dos automóviles propios.

En la baja, el ingreso está entre los $13,500 y los $40,599, rentan o poseen un departamento o una casa, gozan de seguro social y de gastos médicos mayores y únicamente tienen un vehículo propio que comparten entre los miembros de la familia.

En la década pasada, la clase media creció 50% en Latinoamérica y México fue punta de lanza, con un aumento de 39% a 44%. Las causas de esto se dieron por el impulso a programas de combate a la pobreza, así como del dinero recibido por concepto de remesas.

México: las dos caras de la moneda

Desde hace casi 30 años, México ha presumido de una estabilidad económica gracias a su clase media. Sí, esta clase se ha convertido en el justo medio, ese que definió Aristóteles hace 1000 años, entre los 60 millones de pobres que habitan en México y los 16 ricos que controlan gran parte de la economía nacional.

Aristóteles fue el primero que comenzó a hablar de esa clase social, al decir que “en todas las polis hay tres clases de comunidad: los muy ricos, los muy pobres y los terceros, un término medio entre estos”. Así, este filósofo griego proponía un justo medio de las sociedades.

Cifras de la OCDE revelan que México ocupa el 2º lugar en cuanto a mayor desigualdad económica entre sus países miembros. El primero lo ocupa Chile.

Así, vemos que la brecha de desigualdad entre pobres y ricos sigue existiendo y derivado de la crisis de 2010, esta aumentó 9.5 veces en los países latinoamericanos miembros de la OCDE.

La clase media no entra en estas estadísticas. Su constante movilidad (entre alta y baja), han hecho que se mantenga en muchas ocasiones, fuera de estas y muchos de los que la conforman sigan pensando que pertenecen a una clase económica a la que no pertenecen.

El panorama del clasemediero mexicano

Para entender la verdadera situación a la que se enfrenta la población que vive en esta condición, es necesario analizarlo desde la perspectiva económica del gasto, una variable económica que refleja lo que verdaderamente viven todos los días los clasemedieros.

También, porque identificar qué tanto están gastando, ayuda a ver el verdadero poder adquisitivo que tienen.

Kantar World México, la agencia de investigación de mercados que monitorea semanalmente 8,500 hogares que representan el 97% de la población urbana (que es donde habita la mayoría de la clase media del país), cada trimestre realiza el estudio “Consumer Insight”, el cual ofrece un panorama certero de la clase media mexicana.

Según Fabián Ghiardelly, Country Manager de Kantar Worldpanel México, todos cambiamos nuestro gasto en el primer trimestre del 2014, sin embargo, fue la clase media la que más modificó sus hábitos.

Hace énfasis en un dato que: este segmento de la población, que representa a casi uno de cada cinco hogares de México, está gastando 3.4% más en productos de consumo masivo que en el primer trimestre de 2013.

Considerando que con la entrada en vigor de la reforma fiscal aumentó 13% el precio de ciertos productos de consumo básico, la clase media solo se adaptó a este cambio.

Mariana Vargas, gerente de comunicación de Kantar World México, explica que el estudio de consumo realizado deja ver una cosa: las personas de la clase media están adaptando su consumo y manteniéndolo estable.

También aclara que el mexicano que vive en la clase media no ahorra, pero ya no busca endeududarse. Esta es una manera en la que buscan hacer su situación económica menos pesada, afirma Vargas.

Desaparición de la clase media: una utopía

Desde la perspectiva estadística y macroeconómica de Kander World, la clase media en México ha mostrado signos de estabilidad.

Mariana Vargas explica que desde 2006 que realizan mediciones económicas, no han visto movimientos en el consumo de esta clase.

De hecho, asegura que en la crisis de 2008 creyeron que se daría un cambio radical en la manera de consumo y esto modificaría la clasificación socioeconómica. Sorprendentemente, fue hasta 2010 que lo único que se vio fue un cambio en sus hábitos de consumo, lo que les permitió seguir habitando en la clase media.

El estudio Consumer Insight de enero a lo que va de octubre de este año nos permite identificar que la clase media sigue gastando, pero ha logrado encontrar los canales para que este sea equitativo.

Es decir, diversifica sus compras en distintos supermercados y logra que su ingreso rinda igual que antes de la subida de precios por el nuevo IVA.

Para Kander World, la clase media es quien más se puede adaptar y hacer rendir su dinero para sobrellevar una etapa que para la clase baja resulta caótica.

Relacionadas

Comentarios