'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

¿Es riesgosa la Ley de Ingresos aprobada?

Los diputados realizaron cambios a la propuesta enviada por el Ejecutivo federal, sin embargo, ¿cuáles son los riesgos que representa el dictamen avalado?

20-10-2014, 8:48:51 AM
¿Es riesgosa la Ley de Ingresos aprobada?
Altonivel, con información de agencias

Tras la aprobación en lo general y en lo particular del dictamen de la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) para el próximo año, los diputados realizaron algunas modificaciones a la propuesta enviada por el Ejecutivo federal, destacando el precio del petróleo crudo de exportación y la cotización del tipo de cambio.

El pleno de la Cámara de Diputados pretende obtener con este dictamen un monto histórico de ingresos presupuestarios por 4 billones 702,951 millones de pesos, es decir, unos 26,713.9 mdp adicionales al monto previsto originalmente, derivado de mayores ingresos por eficiencias recaudatorias y aprovechamientos.

Así, el escenario macroeconómico previsto para 2015 considera un crecimiento económico de 3.7%, inflación de 3.0%, déficit presupuestario de 1.0% del Producto Interno Bruto (PIB), y tasa de interés al fin del periodo de 3.5, entre otros. 

Además, de que los diputados avalaron que el precio del petróleo crudo de exportación se ajuste a la baja de 82 a 81 dólares por barril y la cotización del tipo de cambio se eleve de 13 a 13.4 pesos por dólar, cambios que darán un aumento bruto de ingresos petroleros por 20,521.8 mdp.

También se aprobó un monto de recaudación federal participable por 2 billones 310,415.1 mdp, cifra superior en 2,238.5 millones de pesos a la propuesta del Ejecutivo.

Sin embargo, uno de los temas más polémicos durante esta aprobación fue el de la deuda pública del próximo año, ya que el dictamen plantea un endeudamiento interno de 595,000 mdp y una deuda externa de 6,000 mdp.

La apuesta riesgosa del LIF

Para los especialistas, la Ley de Ingresos aprobada por los legisladores representa riesgos en varios puntos que pueden llevar a no cumplir las expectativas macroeconómicas que se espera para el país el próximo año, destacándose las siguientes:

1) Temor por el petróleo

Las expectativas del mercado internacional del petrolero no son muy halagadoras, como se ha evidenciado en las últimas jornadas –para el viernes pasado, el precio estimado del barril de mezcla mexicana de exportación era de 77.68 dólares, aún por debajo de su promedio–.

Esto debido a que existen varios factores que podrían empujar a la baja el precio del barril del crudo, entre los que destacan: el bajo crecimiento proyectado para China y la India, así como los problemas en la economía de la mayoría de los países europeos, por lo que disminuirá la demanda del hidrocarburo.

Otro factor que influirá en una menor cotización del precio del petróleo es que los países árabes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no quieren bajar su plataforma de producción, lo que disminuirá la oferta del hidrocarburo, en beneficio de una mayor cotización y la previsión de un incremento de las estimaciones de producción de petróleo de esquisto de EU podría llevar al mercado a un exceso de oferta.

Estos y otros factores podrían influir en que el precio del  petróleo crudo baje a menos de 80 dólares por barril, incluso por debajo del promedio diario estimado por los legisladores, lo que impactaría negativamente en las finanzas del país. 

2) La violencia cuesta

La violencia que actualmente prevalece en varias zonas del país, sobre todo en un contexto en el que casos como la desaparición de 43 estudiantes normalistas en Iguala, Guerrero, y la masacre de Tlatlaya, Estado de México, han generado una negativa percepción del país en el exterior, donde los gobiernos de los países miembro de la Unión Europea y de Estados Unidos, han calificado como “actos de barbarie”.

Aunado a esto, un entorno político y social enrarecido también provocan distorsiones en el tipo de cambio, fuga de capitales, depreciación de la moneda mexicana, por arriba de la pronosticada por la Ley de Ingresos Federales. 

3) ¿Adiós a los objetivos?

La inversión extranjera directa en México se puede ver frenada por la violencia existente en el país, principal la generada por el crimen organizado, como también ocasionar que no se cumplan los pronósticos en lo referente a la recaudación fiscal de la ley de ingresos. 

La inversión extranjera en compra de deuda mexicana, también se puede frenar, ya que se pronostica un incremento en la tasa de interés en EU –sobre todo ahora que las posibilidades se incrementaron después que los futuros de estas tasas a corto plazo cayeron tras la presentación del informe gubernamental que mostró que el desempleo tocó mínimos de seis años en septiembre–, lo que significaría que muchos de los capitales especulativos se irían de México para invertir en un lugar más seguro.

4) El crecimiento…

Pese a que autoridades financieras y económicas del país, como Hacienda y Banxico, confían en que este dictamen del LIF impulsará el crecimiento económico de México; incluso el diputado Manlio Fabio Beltrones, el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de San Lázaro, se muestra seguro de que se aportaron los elementos necesarios para que dicha ley, y el conjunto del paquete económico, cumpla su propósito central: mantener la estabilidad económica e impulsar el crecimiento, la generación de empleo y el bienestar social.

Pero el pronóstico de crecimiento económico que se tiene para el 2015 es difícil que se cumpla si los ingresos contemplados en la ley son menores a los esperados, ya que esto acarrearía recortes en varios programas gubernamentales y la inversión pública en infraestructura.    

Además, cabe destacar que el impacto de las reformas estructurales sobre el crecimiento económico de México será más lento, como lo sugieren los últimos pronósticos de crecimiento del Fondo Monetario Internacional (FMI) que contrastan con las previsiones del gobierno. 

De acuerdo con las previsiones del organismo, entre 2015 y 2019 el PIB del país avanzará a un ritmo promedio de 3.7%, mientras que para el mismo periodo las autoridades calcularon en los Criterios Generales de Política Económica una expansión promedio de 4.8, para ese mismo periodo, con tasas de 5.2% para 2017, 2018 y 2019. 

Finalmente, los diputados dejaron la previsión en la cifra planteada por el organismo internacional.

5) Déficit y deuda

El déficit propuesto en esta Ley de Ingresos de la Federación es considerado por muchos analistas como riesgoso, ya que podría provocar un aumento considerable de la deuda interna como externa del país. 

De acuerdo con la oposición en la Cámara de Diputados, la deuda aprobada generará un endeudamiento al país de 1,850 mdp diarios y que en los primeros tres años del actual gobierno –de concretarse la propuesta de pedir 730,000 mdp en el 2015–, se estaría endeudando al país con 8% del PIB.

“No podría estar a favor de la Ley de Ingresos, pues es una mala copia de la ley del año pasado. Quienes aprueben esta ley, van a aprobar un endeudamiento para México de 1,850 millones de pesos diarios, situación que empeorará el momento económico que enfrenta el país”, dijo en su oportunidad Ricardo Mejía Berdeja, diputado del partido Movimiento Ciudadano (MC).

Además, si persiste la trayectoria a la baja en el precio del petróleo se ampliaría el déficit de las finanzas públicas y se sentaría un mal precedente para la aplicación de la reforma energética, advirtió en un análisis Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer para México.

Lo que se aprobó en San Lázaro

Una vez que el dictamen fue aprobado en lo general, el pleno discutió en lo particular 116 artículos reservados del proyecto de decreto de la LIF del 2015, las cuales se desecharon por votación unánime.

Los artículos reservados tocaron temas referentes al Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) a gasolinas, el límite de las deducciones personales; el impuesto a la minería; el Impuesto al Valor Agregado en la frontera, y eliminar los IEPS a bebidas endulzadas, entre otros.

Los legisladores cumplieron con el mandato del Ejecutivo al respetar el acuerdo de Certidumbre Tributaria en beneficio de la población, pues no hubo ningún cambio en materia tributaria; sin embargo, el dictamen contiene una serie de ajustes que tendrán un impacto en la ciudadanía, como es el caso del precio de los combustibles.

De acuerdo con el documento avalado por los diputados, en enero de 2015 habrá un nuevo “gasolinazo“, el único del año, ya que desaparecerá la modalidad de aumentar mensualmente el precio de las gasolinas magna, premium y del diésel.

El aumento aprobado al combustible será conforme a la inflación estimada por el Banco de México de un 3%. Además, con esta nueva modalidad de un solo “gasolinazo”, los estados recibirán el próximo año –adicionalmente a lo que captan por concepto de impuestos especiales–, más de 800 mdp y en 2016 se prevé que la cifra alcance los 1,000 mdp.

Ahora, la minuta fue enviada al Senado de la República para su evaluación, misma que tendrá que ser aprobada antes del 31 de octubre.  Cabe recordar que el análisis y negociación en San Lázaro tomó escasas seis semanas, convirtiéndose así en la negociación más rápida de la historia.

Relacionadas

Comentarios