'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

¿Qué hará Pemex para enfrentar robo combustibles?

Este delito se ha convertido en un gran negocio ante la amplia demanda nacional e internacional, por el cual se pierden 15 mdp anuales. ¿Cómo lo frenará?

10-10-2014, 9:02:54 AM
¿Qué hará Pemex para enfrentar robo combustibles?
Adrián Rodríguez

Para Petróleos Mexicanos, el robo de combustible es un problema de seguridad nacional porque además de que se ha incrementado, las técnicas de sustracción ilícitas también han evolucionado y le cuestan a la empresa unos 15 millones de pesos al año.

Al respecto, Luis David Bolaños Marrufo, Titular de Análisis de la División Corporativa de Pemex, reveló que “este delito ha migrado de simples roba combustibles -que eran personas que se dedicaban a extraer el producto de los ductos para autoconsumo-  a grandes bandas, grandes mafias de delincuencia organizada; así que el problema no es menor.”

¿Cómo operan las mafias? Generalmente sustraen los hidrocarburos a través de la perforación de ductos de todo tipo, (de crudo, de refinado y de gas) y lo almacenan, lo adulteran en ciertos casos y finalmene lo transportan y distribuyen, señala Bolaños.

Factores que provocan el robo de combustible

Sin duda, la impunidad es el enemigo a vencer para Pemex y las autoridades del país. El nivel de sentencias condenatorias para castigar este delito es muy bajo y la situación se agrava si se toma en cuenta que, a nivel nacional e internacional, hay un amplio mercado para los productos sustraídos ilícitamente frente a su rápida comercialización y consumo.

Otro factor que influye en la proliferación de este delito es la invasión de derechos de vía donde se han instalado, de una manera descontrolada, poblaciones; incluso por encima de los ductos, lo cual ha generado la creación de redes de corrupción en las que se ha descubierto la complicidad entre delincuentes, trabajadores de Pemex e incluso las propias autoridades.

“No podemos dejar de lado el factor de corrupción que es un tema que aunque nos duele y nos avergüenza. Les aseguro que se están tomando acciones y los casos que se han podido comprobar tanto de trabajadores de la industria como de las autoridades que están encargadas de este combate, se han perseguido conforme a derecho, porque este delito ataca toda la cadena comercial de Pemex, desde la producción, el transporte y la distribución”, señaló el funcionario.

Una de las modalidades que más preocupa es la instalación de las tomas clandestinas o la instalación de válvulas en los ductos.

Hace unos años,  señala Bolaños Marruf,  Pemex combatía de forma errónea el robo de combustible porque lo hacía  a través de la llamada reacción inmediata, es decir, que cuando se estaba perforando el ducto, se trataba de acudir al lugar lo antes posible para detener a los delincuentes, sin embargo los resultados en la mayoría de los casos eran poco contundentes.

Actualmente las cosas se hacen de forma diferente,  porque ahora se ataca la comercialización, esto quiere decir que se trata de darle un seguimiento al hidrocarburo sustraído de forma ilícita y para hacer más efectivo el rastreo, Pemex ha buscado alianzas estratégicas con otros países que en su momento tuvieron el mismo problema.

Ahora se cuenta con una estrategia integral, la cual consiste en adquirir tecnología de punta que asegure la integridad de la medición y de la confiabilidad volumétrica.

“Es muy importante tener un control absoluto de los esquemas de medición para poder identificar exactamente cuáles son los tramos que nos están siendo afectados y poder tener acciones contundentes, focalizadas. Tenemos problema tanto en ductos como en las instalaciones de almacenamiento, de reparto y en refinerías, por lo que el tema de la medición se vuelve el cimiento de toda esta estrategia.”

Además, Pemex ha implementado un sistema de detección de fugas con el fin de tener un control exacto de los diferenciales de presión en los ductos, de esta manera se puede identificar en tiempo real y a través de coordenadas exactas, el momento y el lugar donde alguien está haciendo una perforación ilícita. Esa información es enviada de inmediato a las fuerzas de reacción, que son apoyadas a su vez por las fuerzas armadas del país.

Para hacer más efectiva esta estrategia, Pemex trabaja actualmente  en un sistema de trazabilidad de los combustibles que le permitirá de una forma muy sencilla y a través de un estudio de laboratorio “invitu”, saber si el combustible que se está analizando procede de una adquisición legal de Pemex o fue sustraído de ilegalmente.

El reto: elevar las penas

Ante el evidente aumento de tomas clandestinas para sustraer hidrocarburos, Pemex se encuentra desarrollando una estrategia jurídico normativa, que busca penas más fuertes contra quienes lleven a cabo esta actividad ilícita.

“Tenemos que elevar a un nivel de delito grave toda la cadena de transporte comercialización y extracción del producto encuadrado en ese marco de delincuencia organizada y delito grave”

Además se están realizando intensas campañas de difusión tanto internas como externas, para concientizar a los trabajadores de la industria las consecuencias de apoyar este tipo de delitos.

“A lo que aspiramos es que se cree una fiscalía especializada en hidrocarburos que hasta el momento no contamos con ella y que existan grupos tanto de agentes, como de ministerios públicos, como de policías federales especializados en este tipo de delitos y que se dediquen única y exclusivamente a  investigar este delito”

Además se está trabajando en un convenio de colaboración con el poder judicial para que también los impartidores de justicia tengan un grado de especialización en el tema de hidrocarburos.

Relacionadas

Comentarios