HistoriasMicrositio

Insolvencia, ¿el origen de la próxima crisis?

El Informe Ginebra alerta sobre el elevado endeudamiento de las naciones desarrolladas y su lento crecimiento, lo que genera un escenario tóxico mundial.

06-10-2014, 10:15:44 AM
Insolvencia, ¿el origen de la próxima crisis?
Inversionista

Por Matiana Flores, editora macroeconómica de la. Revista Inversionista

A seis años de la crisis 2008-2009, aún no es un tema superado. Sin embargo, el 16º Informe Ginebra del Centro Internacional de Estudios Monetarios y Bancarios (ICMB), publicado hace unos días, ubica en el centro de su análisis el elevado endeudamiento público de las naciones desarrolladas –que continua en ascenso– y su lento crecimiento, acompañado de baja inflación. Señala estos factores como probables detonantes de la próxima crisis mundial, al establecer un escenario tóxico para la economía global.

De acuerdo con el informe, gobiernos, hogares y .empresas –con exclusión del sector bancario– han incrementado su deuda, de alrededor del 160% del PIB en 2001 a casi 215% a finales del año pasado.

Los países desarrollados no han podido iniciar la reducción del elevado grado de endeudamiento en el que incurrieron con la crisis de 2008, incluso cuando sus tasas de interés se encuentran en niveles sumamente bajos, condición que tampoco ha sido suficiente para estimular la recuperación y el crecimiento de sus economías.

De hecho, la deuda pública –como porcentaje del PIB– está rompiendo récords en varios países y es una de las principales razones por las que las economías europeas no han podido recuperar la ruta del crecimiento. No se prevé que logren despuntar en el corto y mediano plazos. Por ello, el informe predice que las tasas de interés en el planeta deberán permanecer bajas durante “mucho, mucho tiempo” para permitir a los hogares, empresas y gobiernos cumplir con sus deudas y evitar otro desplome.

Dentro de los desarrollados, el caso de Estados Unidos comienza a diferenciarse. Su economía parece estar retomando ya el crecimiento, de manera que está por eliminar, totalmente, el Quantitative Easing (QE) –algo que probablemente ocurra este mes–, aunque dejará sus tasas de interés en niveles cercanos al 0% por algunos meses más.

El Informe Ginebra documenta que las deudas domésticas han dejado de crecer en proporción al ingreso en las economías avanzadas, pero destaca el rápido aumento de la deuda de sus sectores públicos y de la deuda privada en mercados emergentes, especialmente en China a través de la banca en la sombra (entidades que dan crédito y toman prestado, evitando las regulaciones del sistema bancario formal).

De salirse de control esta situación, podría ocasionar una carambola financiera, al ser mercados muy grandes sin ninguna regulación. Este sistema alterno también actúa en mercados financieros maduros.

En síntesis, el Informe Ginebra alerta que “El mundo todavía no ha empezado a desapalancarse: ¿Lo más preocupante?, que la relación deuda global/PIB se mantiene creciendo, alcanzando nuevos máximos”, con todo lo que ello implica.

De hecho, los autores esperan que las tasas de interés permanezcan bajas. Más vale que sea así, porque un proceso de incremento en el costo financiero de las deudas podría afectar considerablemente a la de por sí deteriorada salud de las economías con alto nivel de apalancamiento y bajo o nulo crecimiento.

Sin embargo, tasas bajas (de casi cero) siguen estimulando el endeudamiento. Por ejemplo, en los países de la periferia de la Eurozona, las deudas son altas y el crecimiento se ha desacelerado de manera constante.

Finalmente, el documento también destaca el nivel de apalancamiento -público y privado– que están registrando países emergentes, entre los que destaca, principalmente, China. Enciende focos rojos también sobre Argentina, Brasil, Chile, India, Indonesia, Rusia, Sudáfrica y Turquía.

La próxima gran crisis podría derivarse de la insolvencia de las economías del mundo. En México habrá que estar atentos. Hasta ahora su bajo nivel de endeudamiento público externo y un déficit público manejable han sido los pilares de su fortaleza macroeconómica, pero lo cierto es que en la actual administración estos rubros van en ascenso.

Relacionadas

Comentarios