HistoriasNegocios

Bitcoin: ¿economía o ciencia ficción?

Por Jorge Suárez VélezLa lógica de crear esta moneda está en evitar la intervención de un banco central y tener un medio de intercambio independiente de gobiernos o autoridades, una especie de “sueño anarquista”, pero ¿a ti te sirve como inversionista?Lejos de atraer a quienes buscan estar exentos de prácticas extremas de política monetaria, como […]

27-03-2014, 1:43:22 PM
Bitcoin: ¿economía o ciencia ficción?
Inversionista

Por Jorge Suárez VélezLa lógica de crear esta moneda está en evitar la intervención de un banco central y tener un medio de intercambio independiente de gobiernos o autoridades, una especie de “sueño anarquista”, pero ¿a ti te sirve como inversionista?Lejos de atraer a quienes buscan estar exentos de prácticas extremas de política monetaria, como las experimentadas en los años posteriores a la crisis de 2008, el Bitcoin ha cautivado a aquellos que buscan hacer transacciones ilegales: lavado de dinero, prostitución, tráfico de drogas, etcétera. 

El Bitcoin no tiene sentido. Para entender por qué, preguntémonos qué nos hace elegir una moneda sobre otra, independientemente de cuál sea la de curso legal en el país que vivimos. Uno requiere de una moneda para hacer transacciones o resguardar ahorro; es decir, contar con recursos para diferir consumo. Si uno busca una buena moneda como medio de intercambio, la condición más relevante es que sea estable, que su valor con respecto a otras monedas fuertes no sea volátil. En lugares y momentos en que ha habido hiperinflación o situaciones que provocan volatilidad extrema, la gente desecha la divisa propia e incluso llega a hacer transacciones recurriendo al trueque.Ha habido casos en que un gobierno imprime dinero como opción para incrementar gasto social, o como medida de corto plazo para estimular la economía. Siempre que se acrecienta la base monetaria más rápido de lo que avanza la economía, se provoca inflación. Eso es justo lo que acaba de ocurrir en Argentina. Este tipo de prácticas ha ocasionado la creación de bancos centrales independientes para vigilar el nivel de demanda transaccional por la moneda, analizar cuánto está creciendo el PIB, y evaluar el comportamiento de la inflación (aumento de precios generalizado). Partiendo de ello, se decide cuánto dinero debe circular, qué nivel de tasas de interés de corto plazo ha de haber, cuánto le pedirán a los bancos comerciales que mantengan en depósito en el banco central (como instrumento para aumentar o reducir el crédito privado), etcétera.Para ahorrar, entonces, buscaremos hacerlo en una moneda cuyo valor se mantenga con el paso del tiempo. En América Latina es común tener parte del ahorro en dólares. La gente en México posee ahorro en pesos y en dólares, pero alguien en Argentina, hoy día, se deshace de sus pesos tan rápido como es posible, ante la expectativa de devaluaciones sucesivas. Mientras más estable sea una moneda a lo largo del tiempo, más se recurrirá a ella como refugio de valor.El Bitcoin no funciona para uno u otro propósito. La volatilidad de su valor es enorme; puede perder la mitad de su poder de intercambio de un día para otro, por lo que es poco útil para hacer transacciones y para ahorrar. Hasta ahora, solo ha agradado a algunos especuladores que buscan aprovechar sus altibajos, o a quienes pretenden evitar el escrutinio de gobierno alguno. Mas, al no haber un banco central detrás, su principal atributo se vuelve su mayor debilidad.Pongamos como ejemplo a la Reserva Federal (Fed), el banco central de Estados Unidos: le interesa proteger el valor del dólar. Para hacerlo recurre a aumentos en tasas de interés a fin de atraer ahorro internacional; también, ampliar o reducir los dólares en circulación de acuerdo a sus objetivos. La Fed sabe que si la volatilidad del dólar es excesiva, los ahorradores internacionales exigirán tasas de interés más altas para compensar el riesgo implícito en la inestabilidad. Eso afectaría el costo de financiamiento del gobierno y de todas las empresas estadounidenses. ¿Quién piensa en el Bitcoin?, ¿qué autoridad protege su valor?, nadie.Si mañana el Bitcoin se colapsa, desaparece, se emiten muchos más de los que se había acordado, o alguien descifra los algoritmos detrás de la creación cibernética de la moneda, ni siquiera sabemos quién fue su creador. El único atributo tangible hasta ahora es que no se le puede seguir la huella, que las utilidades que la especulación arroje no son susceptibles de impuestos, y por eso se presta para cualquier transacción que quiera hacerse al margen de la ley. Conforme crezca el mercado de Bitcoins, gobiernos y autoridades tributarias tipificarán las ganancias que provienen de este, ya sea como si se tratara de un commodity o como un instrumento financiero.Dudo que el Bitcoin vaya a sobrevivir, pero no me cabe duda de que surgirán otras alternativas electrónicas para hacer transacciones; este es solo el primer intento. Sin embargo, no perdamos de vista la enorme complejidad que hay detrás del manejo de una moneda. Los mercados de dólares, euros, libras, yenes, francos suizos y otras divisas llevan cientos de años creando sistemas bancarios a su alrededor, y probando su capacidad de respuesta en momentos de crisis. Pensar que surgirán espontáneamente alternativas que compitan con estas, parece un ejercicio más de ciencia ficción que de ciencia económica.Y a todo esto… ¿Qué es el Bitcoin?Es una divisa digital diseñada por Satoshi Nakamoto, seudónimo del individuo o grupo que la creó en enero de 2009. Permite a sus usuarios hacer pagos al interior de una red descentralizada peer-to-peer, y es la única divisa que no requiere una cámara de compensación u organismo financiero similar que coordine sus transacciones. Los usuarios deben tener conexión a internet y el software de Bitcoin para realizar pagos a otra cuenta/dirección pública.El Satoshi es la unidad más pequeña del Bitcoin (BTC): 1 Bitcoin es equivalente a 100 millones de Satoshi. La divisa fue diseñada de manera que su oferta no exceda los 21 millones de Bitcoins (2,100 billones de Satoshi). El monto total de Bitcoins en circulación aumentará de manera predecible, con base en la programación que subyace a la divisa, hasta alcanzar su máximo en el año 2140. La oferta actual es de 12 millones de Bitcoins, equivalente a 57% del total que se ofertará (ver gráfica).Un historial público de todas las transacciones es actualizado y verificado por los miners (mineros), quienes reúnen grupos de transacciones en bloques y añaden dichos bloques al extremo de la llamada cadena de bloques (blockchain). Este historial público funge como libro de contabilidad, y en su interior se puede rastrear cada Satoshi desde su primer dueño hasta el propietario actual. Contar con un historial público garantiza que cada comprador en verdad tiene a su disposición los Bitcoins que planea gastar, evitando fraudes.La oferta aumenta con cada nuevo bloque de transacciones que se agrega a la blockchain. La verificación de nuevas transacciones por parte de los mineros es relativamente sencilla, y muchas se pueden comprimir en un solo bloque. Sin embargo, es una tarea computacional altamente complicada para cada uno.Las casas de cambio (exchanges) hacen posible la conversión entre dinero fíat del mundo real y el Bitcoin. La participación en un exchange requiere que el consumidor asuma riesgo de crédito, al transferir Bitcoins de su cuenta personal a la cuenta de un tercero. A diferencia de los bancos, las cuentas de terceros en el mundo del Bitcoin no están reguladas ni protegidas. Aunque las cuentas personales son fáciles de proteger, los pequeños exchanges que se desarrollan en otras jurisdicciones del mundo con billeteras digitales suelen ser blanco de hackers. Los exchanges también implican el riesgo de que el operador se desaparezca con el dinero antes de que la conversión de las divisas se haya realizado.Como medio de cambio, el Bitcoin se popularizó entre las compañías involucradas en el ecosistema de esta divisa. Por ejemplo, los mineros pueden adquirir chips especializados con Bitcoins. Para facilitar las transacciones, procesadores de pagos como Bitpay proveen software a los vendedores, además de absorber el riesgo de volatilidad de las divisas al garantizar los tipos de cambio y enviar pagos diariamente a los bancos. Desde abril de 2013, flujos importantes de inversión han preferido alimentar nuevas empresas que desarrollan y promueven el Bitcoin como medio de cambio para vendedores, en vez de especular en algún exchange. CoinLab (primera emprendedora de financiamiento Bitcoin) recibió capital semilla para incubar otras pequeñas firmas como mineros y exchanges. Quizá la compañía más importante que acepta Bitcoins es Baidu, un gran sitio de internet en China, que empezó a recibir la divisa por sus servicios de seguridad online en octubre de 2013.El alza vertiginosa del precio del BTC (292% anual) ha generado un crecimiento exponencial similar en las ganancias de los mineros, lo cual a su vez ha atraído inversiones. El número de operaciones computacionales ha aumentado 521% al año. Esto requiere de costosos y poderosos microprocesadores. La competencia ha acabado con las oportunidades fáciles, por lo que cada dólar minado ahora se encuentra a “profundidades”mucho mayores.Principales exchanges (ordenados por volumen)BTC China (CNY)OkCoin (CNY)Mt.Gox (USD, EUR, GBP, JPY, AUD)FXBTC (CNY)Bitstamp (USD)Bter (CNY)BTC-E (USD)BTCTrade (CNY)VirtEx (CAD)

Relacionadas

Comentarios