'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Tecnología e innovación: la clave del crecimiento

*Por Steen Jakobsen¿Por qué los mercados están y estarán en un estado de cambio constante en 2014? ¿Cuáles son los factores capaces de romper los círculos viciosos? La productividad y los datos demográficos siguen siendo los dos principales factores de nuestro modelo económico. Ya se ha asumido, lo suficiente, que se puede seguir creciendo indefinidamente, […]

28-04-2014, 3:41:41 PM
Tecnología e innovación: la clave del crecimiento
Inversionista

*Por Steen Jakobsen¿Por qué los mercados están y estarán en un estado de cambio constante en 2014? ¿Cuáles son los factores capaces de romper los círculos viciosos?

La productividad y los datos demográficos siguen siendo los dos principales factores de nuestro modelo económico. Ya se ha asumido, lo suficiente, que se puede seguir creciendo indefinidamente, pese a las limitaciones tanto matemáticas como prácticas de dicho concepto. ¿Pero qué tal lo estamos haciendo en lo que respecta al único factor que nos ha “salvado” en el pasado: la innovación y la tecnología?En dos informes principales los resultados no son, precisamente, buenas noticias: el “Resumen sobre productividad en 2014” de The Conference Board y el “Informe Económico del Presidente de Estados Unidos”, en el que dedica el capítulo cinco a analizar la productividad.La tendencia es muy clara: la innovación y la tecnología están invirtiendo drásticamente la tendencia a la baja en los mercados emergentes, lo que explica el dramático retorno de la inversión negativa que se experimenta en China y el resto de Asia.Más preocupante aún es la tendencia a largo plazo de las economías maduras. Una teoría sencilla sería que desde los años setenta “realmente” no se ha inventado gran cosa. Podría haber problemas de medición en una economía con datos tan grandes, pero si se alinea este gráfico y el del lento crecimiento que experimenta el mundo, las conclusiones indicarían que el mundo permanecerá atascado en tasas bajas, a menos que implantemos y apoyemos la innovación y el uso de la tecnología.El problema es que bajo el modelo económico del Triángulo de las Bermudas que han seguido los políticos, 20% de las compañías que cotizan en el mercado global de valores se hacen con 90% del crédito total y el 95% del capital político. Las pequeñas y medianas empresas, que abarcan prácticamente el ciento por ciento del crecimiento del empleo en el sector privado, solo captan 10% del crédito y 5% del capital político. Si no se logra entender estos datos, el gráfico y las tendencias nunca mejorarán, sino lo contrario.El mundo tiene la enorme necesidad de acabar con el respaldo a la gran empresa, y en su lugar centrar su atención en las PyMEs. Ello, además, supondría la ventaja de reducir la desigualdad, ya que las medidas de relajación cuantitativa y cualitativa son una ayuda directa para el 1% más privilegiado de la población, en relación con la clase media y con quienes perciben rentas más bajas. El informe del presidente, Barack Obama, es menos negativo, pero sus propios gráficos explican la idea:

Fuentes Mejora (múltiplos) Contribución al crecimiento de la productividad laboral(porcentajes)
Composición de la mano de obra 1.15 10
Capital 1.74 38
Innovación y tecnología (acceso al financiamiento) 2.10 52
Productividad del trabajo 4.21 100

Los datos muestran que 52% de la productividad desde la Segunda Guerra Mundial descansa en la “innovación y la tecnología”; que la mano de obra, por sí misma, solo supone 10%; mientras, un mayor uso del capital productivo conlleva un aumento de la productividad de 38%. Por tanto, una vez más, el acceso a la financiación y a la tecnología es el factor clave del crecimiento a largo plazo.Debería ser una lección fácil de aprender, pero ningún gobierno de este planeta actúa en función de las verdades indiscutibles que revelan los datos.*Steen Jakobsen es economista en Jefe de Saxo Bank  

Relacionadas

Comentarios