'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Las arterias de México

Infinidad de carreteras corren por todo el país; son las venas de la nación. Como ocurre en cualquier sistema, transportan lo necesario para vivir y crecer. De ahí su valor, hoy y en el futuro.Por Adrián DíazLas arterias, en el plano de la realidad, son la red nacional de carreteras, de vital importancia para el […]

07-08-2014, 12:00:57 PM
Las arterias de México
Inversionista

Infinidad de carreteras corren por todo el país; son las venas de la nación. Como ocurre en cualquier sistema, transportan lo necesario para vivir y crecer. De ahí su valor, hoy y en el futuro.Por Adrián DíazLas arterias, en el plano de la realidad, son la red nacional de carreteras, de vital importancia para el desarrollo económico. A través de ella se moviliza 55% del transporte de carga y 98% de los mexicanos la utilizan para llegar a sus destinos.Este entramado posee 377,660 kilómetros, de los cuales 13% (49,652, kilómetros) pertenece a la red federal. Proporciona acceso y comunicación a las principales ciudades, fronteras y puertos marítimos. Se divide en carreteras libres y de cuota. La red libre ostenta 40,752 kilómetros, mientras la de cuota tiene 8,900 kilómetros.El resto de la infraestructura corresponde a carreteras estatales, con 83,982 kilómetros, una red rural con 169,429 kilómetros y brechas mejoradas con 74,596 kilómetros.A pesar de estos números, la realidad es que la infraestructura es insuficiente para las necesidades.Durante la administración presidencial pasada, se anunció un plan de inversión en el ramo carretero bastante ambicioso. Sin embargo, la mayoría de las obras no impactaron el desarrollo y otras quedaron inconclusas. De acuerdo al último Informe de Gobierno de Felipe Calderón, se invirtieron $403 mil millones de pesos, lo que representó 86% más que lo presupuestado originalmente en el Plan Nacional de Infraestructura  2007-2012.Mas, un análisis del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados, publicado en julio de 2013, reveló que el dinero gastado contribuyó de forma mínima en el mejoramiento de la infraestructura carretera. De los 18,274 kilómetros construidos o modernizados en carreteras, 69% se destinó a caminos rurales y carreteras alimentadoras. Lo más lamentable, dice el CEFP, fue que la mayoría de las obras consistieron en revestimiento del pavimento y no en construcción nueva.Por otra parte, un trabajo del Centro de Estudios México Evalúa reveló que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó anomalías de gastos en el ejercicio de los recursos dentro del plan de infraestructura 2007-2012. Entre ellas, la reducción o desvío de dinero, obras inconclusas, cancelaciones y suspensiones, además de un uso politizado de los recursos en los presupuestos para infraestructura. En conclusión, En este ramo México continuó rezagado frente a otras economías.¿Cómo estamos en comparación con otras economías?El Índice de Competitividad Global de 2012, del Foro Económico Mundial, pone a México en el lugar 41 de 144 países en materia de competitividad de infraestructura en transportes. En el rubro de carreteras, ocupa la posición 50. Ante este panorama, lo único claro es que estamos a 40 lugares de distancia de nuestros principales socios comerciales y, debajo de naciones con desarrollo similar en la región.Una mala herenciaEntre 1992 y 2011 México invirtió (en promedio por año) en infraestructura de comunicaciones y transportes 1.10% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional. Por debajo de la media de naciones como Estados Unidos, que en el mismo periodo invirtió 1.52% de su PIB, y China, que realizó inversiones en este mismo rubro equivalentes a 5.02% de su PIB.Lo más crítico es que de 2009 a la fecha esta inversión se redujo, al promediar 1.07% del PIB, sumando $731 mil millones de pesos. De estos, 54% fueron recursos privados y 46%, públicos.Los problemas y las regionesPor la gran extensión de nuestro territorio, cada una de las regiones del país enfrenta problemas diferentes en materia de comunicaciones y transportes.En el sur-sureste, la falta de infraestructura carretera y la ausencia de sistemas de transporte adecuados provocan una escasa conectividad entre las zonas que la integran.Al norte, el intercambio de mercancías entre Estados Unidos y Asia se ve mermado por los altos tiempos y costos que genera la saturación de camiones en puentes y cruces fronterizos.La zona centro sufre la saturación en los accesos a las poblaciones. Esto, pese a que ahí se encuentra la mayor densidad de carreteras por la concentración poblacional del Valle de México.¿Qué se planea? El pasado 28 de abril, el Gobierno Federal presentó el Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018, donde se describen los proyectos prioritarios que serán desarrollados en materia de infraestructura.El programa se divide en seis sectores estratégicos: Comunicaciones y transportes, energía, hidráulico, salud, desarrollo urbano y vivienda y turismo.En el tema que nos ocupa, se trazó como objetivo: “Una infraestructura y una plataforma logística de transportes y comunicaciones modernas, que fomenten una mayor competitividad, productividad y desarrollo económico y social”.La inversión total que contempla el PNI 2014-2018 es de $7.7 billones de pesos a lo largo de la presente administración. Se planean ejecutar 743 programas y proyectos de infraestructura. De ellos, 572 son proyectos estratégicos y 171, compromisos de gobierno.Para el sector comunicaciones y transportes se tienen contemplados 223 proyectos, con presupuesto total para su realización de $1.3 billones de pesos. Este monto equivale a 17% de la inversión total programada.De los 223 proyectos, 151, es decir más de la mitad, corresponden a proyectos de infraestructura carretera, con un presupuesto de $394,981 millones de pesos. De estos últimos, 73 proyectos son compromisos gubernamentales y 78 son estratégicos. También, 69 proyectos carreteros son de construcción, 43 de modernización, conservación o rehabilitación, 30 de ampliación y nueve de conclusión.Lo nuevoPara ser un país competitivo, México debe invertir en una red troncal carretera funcional, que conecte las regiones estratégicas y permita, a la vez, costos más bajos y tiempos de traslado competitivos.En los próximos cinco años, se pondrán en operación 46 autopistas adicionales a las existentes. Estas representan 2,772 kilómetros en la Red Federal de Carreteras de Cuota. Destacan la México-Tuxpan (Nuevo Necaxa-Ávila Camacho), Oaxaca-Istmo, Jala-Compostela-Las Varas, Atizapán-Atlacomulco, Tuxpan-Tampico y Cardel-Poza Rica. De las 46, cinco están concluidas, 27 en construcción y 14 en proceso de preparación de concursos.Algunos de los nuevos proyectos tienen como misión conectar ciudades y poblaciones para motivar su crecimiento. Veamos algunos de ellos:Atizapán – Atlacomulco. Para esta nueva carretera se invertirán $5,860 millones de pesos. Su construcción iniciará este año y finalizará en 2016. Beneficiará el flujo carretero de la región centro del país, ya que representa una alternativa a las carreteras México-Querétaro y México-Toluca, actualmente saturadas.Tenango-Malinalco-Alpuyeca. Será una nueva carretera de 73 kilómetros de longitud. Conectará el occidente del país con la Autopista del Sol, liberando el paso del Distrito Federal por el surponiente del Estado de México. Su costo será de $3,294 millones de pesos y conectará el corredor hacia Acapulco con el corredor DF-Guadalajara. Su construcción iniciará el próximo año y concluirá antes de 2018.Autopista Tuxpan-Tampico. Mejorará la movilidad de personas y bienes de la zona norte del Estado de Veracruz hacia el interior del país. Es considerado un proyecto estratégico, porque con su construcción quedará concluido el corredor troncal de Veracruz a Monterrey. Conectará al puerto de Tuxpan con los puertos de Altamira y Tampico en el Golfo de México, y en conjunto, con la México-Tuxpan. Su inversión será de $8,070 millones de pesos. Se empezó a construir el año pasado y se planea que termine en 2018.Carretera Cardel-Poza Rica. En su primer tramo, contará con una inversión de $4,068 millones de pesos. Será construida entre Laguna Verde y Gutiérrez Zamora, por lo que beneficiará la conectividad de la región costera de Veracruz hacia el propio Puerto. El proyecto se llevará a cabo a partir de este año y concluirá en 2017.Carretera Acayucan-La Ventosa. Se empezó a construir en 2007, con fecha de término en 2016. Tiene una inversión programa de $1,456 millones de pesos (solo en este sexenio). Es un proyecto estratégico, porque forma parte del corredor Transístmico. Favorecerá la conectividad entre los estados de Veracruz y Oaxaca, en los puertos de Coatzacoalcos y Salina Cruz, con un impulso en especial a la región del Istmo.Protecto Puerto Escondido-Pochutla. Se empezó a construir en 2005, con una inversión de $1,019 millones de pesos. Junto con la carretera de Oaxaca-Puerto Escondido y Oaxaca-Istmo, generará mayor conectividad al interior del estado de Oaxaca, sobre todo para los traslados entre las principales regiones turísticas.El futuro próximo: inversión privadaEn el sector de comunicaciones y transportes y el subsector de infraestructura carretera, se espera que la iniciativa privada sea la más favorecida a través de los esquemas de asociaciones público privadas. El 57.73% de la inversión corresponderá a estos inversionistas.Yendo un poco atrás en la historia, en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) se inició la modernización del sistema nacional de carreteras, concesionando más de 5 mil kilómetros de carreteras de la red federal, en 52 contratos de autopistas de peaje.En ese proceso participaron el Gobierno Federal, los gobiernos estatales, así como grandes grupos constructores mexicanos, como Ingenieros Civiles y Asociados (ICA), Sociedad Controladora, Triturados Basálticos, S.A.(TRIBASA) y Grupo Mexicano de Desarrollo (GMD).Compañías españolas del ramo de la construcción tienen una importante presencia en el sector carretero. Un ejemplo: OHL, encargada de construir importantes proyectos. Actualmente administra tres carreteras en el Estado de México, tiene 49% de la administración del aeropuerto de Toluca, y edificó los segundos pisos de la Ciudad de México.De acuerdo con la SCT, en lo que resta del año licitará cuatro paquetes más de infraestructura carretera, que se sumarán a las ya concesionadas.Carlos Bussey, director general de Desarrollo Carretero de la SCT, comentó que para el próximo año tendrán entre cinco o seis paquetes adicionales a los que ya ha licitado la dependencia. 

Relacionadas

Comentarios