HistoriasManagement

Afterwork Corporativo, convivencia para dar resultados

Esta estrategia fomenta las relaciones humanas, la integración y los resultados de negocios. Aquí las claves para hacerlo correcta y efectivamente.

17-09-2014, 5:08:01 PM
Afterwork Corporativo, convivencia para dar resultados
Eduardo Lan

Según el artículo del Harvard Business Review: Eight Ways to Build Collaborative Teams (ocho maneras de construir equipos colaborativos), de todas las medidas que un departamento de recursos humanos puede tomar y que repercuten positivamente en la colaboración entre  empleados, destacan: los eventos y las actividades de integración.

Y aunque muchas empresas organizan este tipo de actividades, no necesariamente lo hacen con la frecuencia, estructura y efectividad requeridas. De manera similar, muchos empleados se reúnen por su cuenta después de horas laborales en lo que se conoce como afterwork, pero estos encuentros informales no siempre tienen un impacto positivo y, en ocasiones, pueden tener hasta un efecto negativo.

El concepto del afterwork (aunque siempre ha existido) es una costumbre importada de Estados Unidos, donde en algunas grandes metrópolis norteamericanas (Nueva York, Chicago, Los Ángeles, Washington) es común que los empleados salgan del trabajo y se reúnan para tomar un par de cervezas o una copa de vino. ¿Quién no ha visto, por ejemplo, un episodio de Friends donde los protagonistas terminan un arduo día laboral compartiendo risas en un bar de moda?

Hoy día, esta costumbre es algo que se hace en muchas partes del mundo, incluyendo España, Inglaterra y México, donde existen incluso locales y bares especializados para atender a dicha clientela.

El afterwork sirve para muchos fines: divertirse, reírse, desestresarse, y compartir puntos de vista, experiencias y vivencias, por lo que genera algunos beneficios. Entre ellos se incluye la integración y la creación de confianza, tolerancia y armonía, todo ello tendiente a mejorar las relaciones humanas y el desempeño colectivo. Sin embargo, estos encuentros no siempre terminan bien y casi nunca son aprovechados al máximo: en el primero de los casos, porque alguien se pasa de copas o traspasa ciertos límites; en el segundo, porque la integración y aprendizaje que se generan son fortuitos debido a la falta de estructura.

Hacia el Afterwork Corporativo

Existe la posibilidad de sacarle el máximo provecho a las actividades de integración, planificándolas y estructurándolas lo suficiente para que tengan el diseño requerido sin perder su frescura y espontaneidad. A continuación te decimos cómo:

1. Asigna los recursos necesarios para este fin

Las empresas suelen tener pocas actividades de integración al año porque la percepción de éstas es que son una pérdida de tiempo y un gasto no prioritario del dinero. Sin embargo, esta percepción es errónea. El hecho de que no veas un retorno inmediato sobre tu inversión, no significa que ésta sea mala, solo que requiere un mejor diseño y mayor paciencia.

2. Realiza encuestas de interés para entender qué tipo de actividades desea tu personal

No sirve de mucho planear y ejecutar una actividad de integración si el tema de ésta no es del interés de tu gente. Date a la tarea de averiguar qué tipo de actividades le interesa a tu personal e inclúyelas en el programa. Algunas empresas que han tenido éxito con este tipo de iniciativas cuentan con clases de cocina, lecciones de yoga, equipos de ciclismo, clubes de lectura o cine, torneos de fútbol, boliche, ajedrez, etc.

3. Planea las actividades de manera que tengan el máximo impacto

Cada evento de integración es una oportunidad importante de crear y reforzar la cultura empresarial y el interrelacionamiento que deseas, por lo que dichos eventos no deben ser realizados sin esto en mente. Pedirle a un alto ejecutivo que abra el evento con algunos comentarios poderosos de apertura, crear equipos multidisciplinarios con integrantes de diferentes departamentos, diseñar y plantear el objetivo del equipo, y crear reglas de convivencia acordadas por todos son algunos ejemplos de cómo lograrlo.

4. Sirve comida y bebida en tus eventos

¡Seamos honestos! La comida y bebida hacen un evento. No hay nada que reúna más a las personas en este mundo que algo sabroso que comer y algo refrescante o confortante que beber, por lo que incluirlo en todos tus eventos y actividades de integración es primordial. Ahora, hazlo de manera inteligente, estableciendo un máximo de 2 o 3 bebidas por persona en caso de servir bebidas alcohólicas.

5. Fomenta la participación de toda la empresa, incluyendo los jefes

Haz de la participación en estos eventos algo institucionalmente patrocinado, recomendable y reconocido. Estos eventos de integración solo funcionan si cuentan con una gran asistencia, que incluya una masa crítica y sección cruzada de la organización. Para lograrlo, asegúrate de contar con el apoyo y participación de los altos ejecutivos de la empresa.

6. Involucra a la familia cada vez que puedas

Una manera muy poderosa de asegurar el éxito de estos eventos es involucrar a la familia en cada ocasión que sea posible. Todos tenemos una familia a quien queremos profundamente, por lo que tomarla en cuenta es una base fundamental para lograr la asistencia y la integración deseadas.

7. Comunica las experiencias vividas

Durante el evento, toma fotografías, graba testimoniales y recaba comentarios y evidencias que muestren poderosamente el evento. Después date a la tarea de publicar y comunicarlo a toda la empresa para generar ruido en torno a estas actividades.

8. Por último, encuentra una manera de cerrar el círculo

Y vincular todo esto con la empresa, creando algunos equipos funcionales que tengan un impacto directo en la organización y su funcionamiento. Algunas ideas son: comité de bienvenida a nuevos integrantes, equipo de capacitación y desarrollo organizacional, comisión de creatividad y decoración de espacios de trabajo, junta de planeación de eventos festivos, entre muchos otros.

Finalmente, el único límite que existe es tu interés, creatividad y esfuerzo para crear oportunidades poderosas de integración, las cuales eventualmente redundarán en mejores resultados empresariales.

Como dijo alguna vez Doug Conant, ex director general de Campbell Soup Company y actual escritor, consultor y docente: “Para ganar en el mercado, primero tenemos que ganar en el trabajo”.

La única manera en la que un grupo de personas puede conformar un equipo ganador, es si están integrados.    

El autor es socio consultor y director de metodología en Mesa
Consultores, una firma especializada en transformación organizacional,
con más de 15 años de experiencia, asesorando en temas de liderazgo,
clima laboral y renovación cultural”. Puedes seguirlo en @MesaConsultores @elanbenrey

Relacionadas

Comentarios