'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

El lado oscuro de la reducción del desempleo en EU

Esta contracción en la tasa de desempleo no muestra necesariamente una mejora en el mercado laboral: se debe en gran medida a la reducción en la participación.

11-09-2014, 4:32:53 PM
El lado oscuro de la reducción del desempleo en EU
Julio César Hernández

Los mercados financieros ya no celebran como antes la
disminución en la tasa de desempleo estadounidense, que ha bajado desde 10% en
octubre 2009, hasta 6.3% en mayo 2014.

La reducción en la tasa de desocupación no muestra
necesariamente una mejora en el mercado laboral:  se
debe en gran medida a la reducción en
la tasa de participación. Esta mide el porcentaje de la población que está
trabajando, con respecto al total de personas en edad de trabajar. Por su
parte, el mercado laboral típicamente está formado por personas de entre 16 y
64 años. 

La
tasa de participación estadounidense lleva 15 años disminuyendo. A inicios del
presente siglo, era de 67.3%. En enero de 2009, era de 65.70%. Luego, la crisis
financiera global de 2008-09 aceleró la caída: al cierre de abril había llegado
a 62.80%, la más baja en 35 años.

El
propósito del presente artículo será discernir los factores que han incidido en
la  caída de la tasa de participación y
proponer posibles implicaciones futuras.

¿Es a causa de factores
estructurales o coyunturales?

Los
factores que inciden en la tasa de participación son tanto estructurales (largo
plazo) como coyunturales (transitorios y derivados de los ciclos económicos).

Diversos
analistas sostienen que la reducción en la tasa de participación se debe mayormente
a factores coyunturales, consecuencia de la recesión económica que produjo la
crisis de 2008-09. Su hipótesis es que permanecer desempleado demasiado tiempo
genera frustración, y los trabajadores deciden retirarse del mercado laboral (discouraged workers). Esto implicaría
que, eventualmente, regresarían al mercado laboral a buscar empleo.

En
cambio, los factores estructurales están ligados a la dinámica poblacional. Por
ejemplo, la mayor participación de las mujeres en el mercado laboral generó un
incremento sostenido en la tasa de participación desde inicios de la década de
1950 hasta mediados de los 90.   

Actualmente,
los factores estructurales que inciden en la reducción de la tasa de
participación son:

  • La generación baby boomers (nacidos en las dos décadas
    posteriores a la Segunda Guerra Mundial) abandona el mercado laboral, aun
    cuando todavía tienen edad para laborar.
  • Los jóvenes
    estudian más tiempo, retrasando su ingreso al mercado laboral.
  • Los programas
    de beneficio social (como seguros de desempleo o para discapacitados) generan
    incentivos para abandonar el mercado laboral.

La
Reserva Federal (Fed) de Filadelfia, con datos del Current Population Survey
(CPS), propone que la caída de la tasa de
participación es el resultado conjunto tanto de factores estructurales como
coyunturales. Divide las causas de abandonar el mercado
laboral
en tres grandes categorías: jubilación,
discapacidad y otros.

Jubilación

Según los resultados de la encuesta del CPS, entre el
primer trimestre del año 2000 y el último de 2013, cerca de 65% de la caída de
la tasa de participación (de 4 puntos) se imputa a jubilaciones y
discapacidades. Este es el fenómeno generado por los baby boomers, que han dejado de laborar pese a estar todavía en
edad de hacerlo. Se estima que estos representan actualmente 17% de la
población activa. Además, la recesión económica y la pérdida de riqueza tras la
crisis financiera de hace unos años, posiblemente retrasó su edad de
jubilación.

Para
complementar este análisis, es importante notar los cambios sobre la pirámide
poblacional
de Estados Unidos (Gráfica B). En solo 10 años, la población mayor
a 55 años se ha incrementado de forma notoria, explicando la presión bajista
sobre la tasa de participación.

En
cuestiones de género, la caída de la tasa de participación no se explica por el
rol de las mujeres en el mercado laboral. La tasa de participación de las
mujeres se ha estabilizado alrededor de 60% en los últimos 20 años. Mientras,
la participación de los hombres ha registrado una caída continua, pasando de 85%
a 70%, entre 1948 y hoy.

Discapacidad

Según la Fed de Filadelfia, otra causa de que la población
en edad de trabajar salga del mercado laboral es la discapacidad. Mejores
programas de seguridad social permiten a estas personas retirarse del mercado
laboral anticipadamente. Por tanto, los discapacitados, como proporción de la
población activa, crecen progresivamente desde inicios del siglo XXI, alcanzando
casi 6% a fines de 2013.

Otros… grupos

Finalmente,
la categoría “otros” se divide en dos grupos: aquellos “que quieren trabajar”,
pero dejaron de buscar empleo, y los “que no quieren trabajar”. En el primer
grupo se encuentran las personas comúnmente llamadas discouraged workers, que representan aproximadamente 2.5% de la
población activa. La crisis de 2008 incrementó en alrededor de 0.5% la cantidad
de discouraged workers, aunque ese
efecto ya se ha estabilizado. El decremento de la tasa de participación se ha
desvinculado del efecto de los discouraged workers.  

De aquellos
“que no quieren trabajar”, unos están estudiando y otros no (como las amas de
casa). La parte de la población que no trabaja por estudiar ha tenido un fuerte
incremento en lo que va del siglo, pero da signos de estabilización.

Las conclusiones y perspectivas

La
reducción en la tasa de participación se explica, principalmente, por factores estructurales.
En cambio, los coyunturales (de naturaleza cíclica) incidieron en la velocidad
a la cual bajó esta tasa. En otras palabras, una mejora de la economía no
cambiaría la tendencia bajista de la tasa de participación, solo el ritmo de caída
(es razonable suponer que los discouraged
workers
buscarán trabajo en caso de una mejora económica).

Hacia
adelante, optamos por creer que la tasa de participación permanecerá baja,
incluso más, considerando las siguientes dinámicas poblacionales en Estados
Unidos: 

Jubilados. Los baby
boomers
actualmente representan 17% de la población en edad de trabajar. Puede
intuirse que la reciente recesión económica postergó la decisión de jubilarse
de algunos, lo que agregaría presión bajista sobre la tasa de participación
cuando las condiciones mejoren. El efecto de la salida del mercado laboral de
esta generación continuaría afectando la tasa de participación hasta 2030.

Discapacitados.  Los
discapacitados representan 6% de la población en edad de trabajar. El acceso a
programas de seguridad social continuaría generando incentivos para laborar
menos o no laborar. Esto incrementa la presión bajista sobre la tasa de
participación. En contrasentido, es poco probable que la población jubilada o
discapacitada, que dejó de trabajar, pueda volver al mercado laboral. Por otra
parte, el nuevo marco social que instituyó el reciente Affordable Care Act, también llamado Obamacare, tendría una presión bajista sobre la tasa de
participación.

Educación. La decisión de los jóvenes de estudiar más y retrasar
el inicio de su vida laboral ha elevado la relevancia de este factor, hasta representar
5% de la población en edad de trabajar. Esta fuente de presión bajista sobre la
tasa de participación parece equilibrarse. Sin embargo, la premisa de obtener
un mejor empleo (más especializado y con mejor paga) mediante más educación se
pondrá a prueba en los siguientes años. Hay que considerar que los jóvenes
ingresan al mercado laboral a una edad más tardía y con una fuerte carga
financiera (adeudan sus estudios), lo que probablemente incide en su toma de
decisiones y su apetito por el riesgo.    

Creemos que de continuar, la caída en la tasa de
participación
podría tener implicaciones económicas importantes como: Disminución
de la competitividad
de Estados Unidos, cambios en las políticas inmigratorias
para compensar la falta de población joven en edad de trabajar y cuestionamientos
sobre los costos económicos de la seguridad social. También, presiones sociales
derivadas del deterioro del nivel de vida de los que dejaron de trabajar y cuestionamientos
a la restricción financiera producida por las reducidas tasas de interés de la
Fed.

Fe de erratas: Inversionista publicó en su versión impresa del mes de septiembre este texto sin la siguiente leyenda:

Relacionadas

Comentarios