'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Argentina aprobaría ley para pagar deuda de bonos en BA

El Congreso argentino se prepara para convertir en ley un proyecto que permita pagar en Buenos Aires a los bonistas que no han podido cobrar en el extranjero.

10-09-2014, 9:36:30 AM
Argentina aprobaría ley para pagar deuda de bonos en BA
Reuters

El Congreso argentino se preparaba este miércoles para convertir en ley un proyecto impulsado por el Gobierno para permitir pagar en Buenos Aires a los bonistas que se han visto impedidos de cobrar en el extranjero por una decisión judicial en Estados Unidos.

La iniciativa, aprobada por el Senado la semana pasada, busca evitar que el país vuelva a verse impedido de un honrar su deuda reestructurada a fines de este mes, cuando debe abonar unos 200 millones de dólares por un vencimiento de intereses de su bono Par.

Argentina cayó a fines de julio en su segundo default en 12 años luego que sus acreedores no recibieron el pago por el cupón de un título Discount, debido a que el juez de distrito de Nueva York Thomas Griesa bloqueó el proceso de transferencia del dinero hasta que la nación compense a fondos de cobertura que tienen en cartera deuda impaga desde el 2002.

El país logró renegociar con fuertes quitas la mayor parte de la deuda que dejó de honrar hace 14 años. Pero, una minoría de acreedores liderados por fondos que Argentina considera “buitres” reclaman el pago total de los bonos.

La nueva cesación de pagos llega en un momento delicado para la tercera economía latinoamericana, que este año puede contraerse por primera vez en más de una década asfixiada por una de las tasas de inflación más altas del mundo, pobres niveles de inversión y la desconfianza de los consumidores en el Gobierno.

El Gobierno reinvindicó la decisión de la Asamblea General de Naciones Unidas aprobada el martes de negociar y adoptar un marco legal multilateral para las reestructuraciones de deuda soberana, una medida alentada por la crisis de deuda argentina y que busca mejorar el sistema financiero mundial.

“Si la cantidad de 124 países en el sistema de naciones unidas han respaldado a la República Argentina esto quiere decir que Argentina tiene razón en sus reclamos”, afirmó a periodistas el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

Se espera que los diputados comiencen su discusión en horas del mediodía (1500 GMT) para darle su aprobación cerca de la medianoche. El Gobierno y sus aliados tienen mayoría en la Cámara baja.

El principal punto del proyecto de ley apunta a que el estatal Banco Nación reemplace a Bank of New York Mellon (BNY Mellon) como agente de pagos de los bonos argentinos reestructurados bajo jurisdicciones de otros países, que incluyen a Estados Unidos, Gran Bretaña y Japón.

Esto implicaría pagar en Buenos Aires títulos públicos con un capital de alrededor de 30.000 millones de dólares que antes del fallo del juez eran honrados a través de Nueva York para luego ser distribuidos los fondos en el país que correspondiera en un proceso de pago que incluía a múltiples intermediarios.

Pero, analistas dijeron que el proyecto puede ser objeto de demandas legales por parte de tenedores de deuda debido a que cambia los términos de los contratos que rigen los bonos y también es de difícil aplicación ya que el Gobierno argentino carece de la información necesaria sobre la identidad de los bonistas.

Esos datos los manejan las instituciones hasta ahora a cargo del proceso de pago de los títulos, pero no pueden compartir la información con Argentina porque Griesa podría amonestarlos.

Además, Nación Fideicomisos, la unidad del Banco Nación que ejercería de agente fiduciario, no cumple con algunos de los requisitos estipulados en los contratos de los bonos para encargarse de administrar su pago como ser tener una licencia de operación en Nueva York.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, ha dicho que los bonistas podrían proponer lugares de pago alternativos con la condición que estén fuera de la influencia del magistrado neoyorquino.

Canje de deuda

El proyecto de ley también abre la posibilidad a los tenedores de deuda argentina bajo leyes extranjeras cambien sus títulos por otros en condiciones similares, pero emitidos bajo legislación argentina o francesa. 

Si aceptan un título local, los tenedores deberían recurrir a una corte en Argentina en caso de un litigio, lo que no es aceptable para muchos acreedores extranjeros.

Kicillof admitió el martes en un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados que la mayoría de los acreedores no está dispuesto a cambiar la jurisdicción de sus bonos.

Si vuelve a fallar en el pago de su deuda a fines de este mes, Argentina aún contaría con un período de gracia de 30 días. Si en ese plazo no libera los pagos aumentarían las probabilidades de que los acreedores decidan ejercer una cláusula que les permitiría exigir la cancelación anticipada de los bonos.

Buenos Aires, que niega que haya caído en default porque transfirió en tiempo y forma el dinero para el pago del bono Discount al BNY Mellon, dijo que si cumple con la orden de Griesa puede recibir demandas de hasta 400.000 millones de dólares por parte de tenedores que se acogieron a las reestructuraciones.

Además, ha dicho que quiere llegar a una solución con todos sus acreedores con deuda en default desde hace 12 años y no sólo con NML y Aurelius, a los que califica de fondos “buitres”.

La deuda en default en manos de acreedores “holdouts” ronda los 15.000 millones de dólares, según cifras oficiales.

Relacionadas

Comentarios