HistoriasNegocios

Claves efectivas para fumigar los gastos hormiga

Sí, lo sabes, esos caprichos diarios son fugas inconscientes de tu capital y no logras controlarlos. Inversionista te dice cómo sin sufrir en el intento.

09-09-2014, 11:56:31 AM
Claves efectivas para fumigar los gastos hormiga
Romina Román Pineda

¡Declárale la
guerra a tu peor enemigo! La “compra por impulso”. Esta te hace perder
más de $15 mil pesos anuales y sin darte cuenta dejará tus cuentas en ceros. Identifica
cómo la puedes combatir.

Sales de tu casa
con $200 pesos en la bolsa: gastas $50 pesos en transporte; con otros $50 pagas
una comida corrida y cuando revisas tu cartera, lo único que sentiste fue pesar;
solo te quedan $100 pesos. Sin embargo, cuando llegas a casa y revisas,
encuentras únicamente ¡un par de pesos! Haces memoria…  “¿Tiré el billete de $100?” “¿En qué me lo gasté?”.
“¡Ah, compré un café y una dona en la tienda de la sra. Mari. A estos siguieron
las papas de la tarde, un refresco y unos chicles. Luego visitaste a tus
sobrinos por la tarde y les compraste unos chocolates”. Y adios a los $200
pesos.

Durante un día –y
prácticamente sin darte cuenta– desapareció tu dinero. Hiciste consumos poco
provechosos que dañaron tu economía. Para los especialistas, esos desembolsos
imperceptibles, casi ocultos, son el enemigo de las finanzas personales sanas.
Son denominados gastos hormiga, erogaciones prescindibles que pueden consumir
entre 5% y 12% de tu salario.

Te recomendamos leer: Gastos hormiga, ¿los culpables de tu crisis financiera?

La Condusef
alerta: los gastos hormiga son caprichos diarios que se transforman en fugas
inconscientes de capital. No administrar adecuadamente los recursos ocasiona
desembolsos en productos no pensados o gastos por impulso.

“Sin darnos
cuenta absorben parte importante de los ingresos mensuales. Y si bien parecen
invisibles, al cabo de varios meses representan una fuga de dinero que merma el
bolsillo”, afirma Marco Carrera, consultor y experto en finanzas personales.

Un reciente
estudio de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) revela que una
persona termina por erogar $333 pesos semanales en gastos hormiga, $1,333 pesos
mensuales y $15,984 cada año.

¿Qué pasaría si los
eliminas? ¡Podrías pagar parte de tus deudas, quizás todas; llenar el tanque de
la gasolina una vez a la quincena o, tal vez, comprar una computadora o un
electrodoméstico! Además, podrías hacer aportaciones voluntarias a tu afore o
contratar algún seguro para casa o automóvil, indica la Condusef.

Para Juan Pablo
Zorrilla, director general de Resuelve tu deuda, los gastos hormiga terminan por
ser el boquete que se le hace al barco para que se hunda. “Ahí está la mayor falla en el manejo de
las finanzas personales: no saber en qué gastamos”. Zorrilla narra que durante
el día (y más seguido de lo que creemos) realizamos compras por impulso que
obviamente no están dentro del presupuesto. Estas se convierten en una fuga que,
si recortáramos a la mitad, al cabo de un año podríamos traducir en una suma
importante.

¿Quiénes sufren
más? Los gastos fijos. Según el directivo, en ocasiones no se dispone de
liquidez para afrontar gastos como predial, teléfono, luz y colegiaturas, a causa del
gasto inconsciente. “Es como si tuviéramos un hoyo en la bolsa del pantalón y,
conforme vamos caminando, estamos dejando dinero que no aprovechamos y que no
reditúa beneficios” aseguró Marco Carrera.

Las fugas cotidianas de dinero

Este tipo de
gastos tiene que ver con productos como café, refrescos, aguas embotelladas,
chicles, cigarros, botanas y comida chatarra que, en general, se compra en las
tiendas de conveniencia
o puestos callejeros. Con el ritmo de vida en familia, hoy
es fácil caer en la trampa del fast food y otros negocios
que desangran el bolsillo.

Veamoslo en
dinero. Si consumes café de lunes a domingo, una vez al día (de esos que cuestan
$40 pesos), tendrás un gasto semanal de $280 pesos o $1,960 al mes. Pero s si
compras un kilo de café de grano, con un costo de $180 pesos, te alcanzaría para
más de 50 tazas, y ahorrarías tiempo y dinero.

¿Otro pillo de
tu cartera? El teléfono celular. El teléfono fijo aún existe: aprovéchalo
cuando puedas y no utilices el celular indiscriminadamente, así te cobren por
minuto, segundo o milisegundo.

Desde hoy, ponte una meta: que los empaques brillantes no te dominen. Antes
de comprar botanas, cigarros y la revista semanal de espectáculos, recuerda que
el consumo inconsciente te lleva a tomar decisiones sobre el dinero en un plano
emocional y no en el racional. Primero cuestiónate si lo que vas a comprar no
es un simple capricho.

¿Quieres hacer
un ejercicio e irte de espaldas? La Procuraduría Federal del Consumidor ofrece
en su página en internet http://www.profeco.gob.mx la posibilidad de hacer el cálculo de los gastos
hormiga, con el objetivo de que tomes consciencia de las erogaciones que se destinan
a las compras prescindibles.

Anota todos los gastos que realizas

Para Marco
Carrera, también exvocero de la Condusef, es conveniente anotar los gastos en
una libreta. “Se empezará a conscientizar los gastos hormiga recortables. Estos
desembolsos pueden superarse o cubrirse de manera fácil, pero primero hay que
saber cómo y cuándo los hacemos”.

También Banamex
coincide en la importancia de llevar un registro de todas las erogaciones. La
entidad financiera asume que esta medida no implica sufrir o limitarse al 100%;
en todo caso, ayuda a que el consumidor planee sus finanzas adecuadamante y destine
parte de su capital al ahorro o alguna meta a mediano plazo. Recomienda “analizar
si realmente lo que va a consumir es necesario o solo un capricho”.

Como puedes ver,
para disminuir estos
gastos necesitas un objetivo. “Lo que se destina a la cajetilla de
cigarros y al café de la mañana, al cabo de seis meses se puede convertir en un fin de semana en
la playa”, coinciden los especialistas. Zorrilla insiste en que hay que
intercambiar ese gasto por algo que pueda ser más provechoso. La Coca Cola
diaria, las Sabritas o fumar, se pueden recortar a la mitad haciendo un
esfuerzo.

Registra todos
los desembolsos hormiga del día y multiplícalos por siete días de las 52
semanas del año; ¡date cuenta del derroche exorbitante que haces! Para eliminar
estos demonios, los especialistas sugieren establecer prioridades ante futuras
compras y preparar el café o el lunch en lugar de comprarlos en la calle.

¿Otro consejo?
Este es útil: aprende a decir “no”. En las tiendas de conveniencia, cuando vas
con los hijos, el gasto puede ser de hasta $80 pesos. Si esto se hace con
frecuencia, ¿a dónde vas a parar?

Considera que un
consumo inteligente es aquel que busca valor en los productos adquiridos. El
primer síntoma de que no eres un consumidor responsable es que no te rinde el
dinero que ganas. Para evitar sobresaltos quincenales, practica los consejos
básicos de la Profeco: realiza un presupuesto mensual y un programa de gastos.
“Verifica qué desembolsos deben continuar y cuáles se deben reducir”,
puntualiza la dependencia.

Un análisis de Finanzas Prácticas de Visa explica que los gastos hormiga parecen no preocuparle a la mayoría de los miembros de
la familia y, en ocasiones, se minimizan a tal grado que registrarlos podría
parecer un exceso. Sin embargo, tal como señala la Profeco, una vez detectada
la plaga, deben aplicarse medidas correctivas que ayuden a erradicar los
“bichos” del bolsillo. “No olvidar que propinas y limosnas también son monedas
que pesan en el gasto semanal”, advierte.

Cochinito mata
hormiga

La Profeco recomienda tener
una alcancía, vaciar allí el ‘cambio’ acumulado en el día, y no abrirla hasta
que esté llena. Aunque parezca un ahorro insignificante, al finalizar el año será
redituable. “Si todos los días se ponen dos, tres, cinco o hasta $10 pesos, se
podrá juntar para un gasto mayor con relevancia personal o familiar”, expone
Carrera.

Elabora un presupuesto

Según el
programa de Educación Financiera de Banamex, para elaborar un presupuesto, “lo
importante es saber cuánto se tiene y a partir de ello, establecer prioridades
y distribuir el ingreso de manera ordenada”. Por ello, determina los gastos
fijos y variables
.

  • Los primeros se
    desembolsan de manera periódica, es decir: mensuales o anuales (teléfono, luz, agua,
    mantenimento).
  • Los segundos se
    presentan en distintas ocasiones y su cantidad no siempre es la misma
    (servicios del auto, consultas médicas, reparaciones en el hogar). Registra
    incluso los gastos más pequeños. Este ejercicio permitirá una mejor planeación
    y administración de los recursos y llevar el control de ingresos y desembolsos.

La Condusef considera clasificar los gastos en imprescindibles: ello te
ayudará a detectar las áreas de oportunidad para que ahorres y te des cuenta
cómo puedes disminuir los montos que e rogas. Estos gastos incluyen alimentos,
salud, educación, transporte y servicios. Prescindibles: son los que puedes
eliminar sin afectar tu estilo de vida.

9
recomendaciones finales

  • Detecta lo que se fuga del bolsillo diariamente. Por ejemplo: reduce el
    consumo de café de establecimiento a una vez por semana; el resto, llévalo de
    casa.
  • Carga solo el efectivo que utilizarás durante el día. Reserva $10 pesos
    cada día y ponlos en una alcancía.
  • Haz una lista de las cosas que te hacen falta en la alacena e incluye lo
    que te llevarás al trabajo. Con esto llegarás a la quincena con dinero.
  • Adquiere lo mejor al menor precio posible. No se trata de adquirir lo más
    barato, sino lo que más valor te da.
  • Visita el
    supermercado una vez por quincena. Si lo haces demasiadas veces, corres el
    riesgo de llevar artículos innecesarios y gastas doble o triple en transporte y
    propinas.
  • Las compras de víveres hazlas después
    de comer. Si compras con hambre, llevarás lo que se te antoje y no lo que
    necesites.
  • Revisa la fecha
    de caducidad de los alimentos. Los de mayor tiempo están en la parte trasera de
    los anaqueles.  
  • Toma en cuanta
    las marcas propias. En ocasiones resultan tener buena calidad a precios
    razonables.
  • Cuanto más pequeño es el envase, más caro es. Trata de no comprar ciertos
    productos en pocas cantidades, como el detergente o el papel sanitario. Suelen
    costar menos si compras en cantidades mayores. 
Más de 70 gastos hormiga puedes encontrarlos en nuestra versión impresa de septiembre.

Relacionadas

Comentarios