'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Opinión: Malos tiempos para ser inversor financiero

Espero que cuando las tasas suban sea a un nivel manejable, sano para los inversionistas del sector real y también para los del sector financiero.

04-09-2014, 4:08:52 PM
Opinión: Malos tiempos para ser inversor financiero
Cristina Hernández Trejo

No son buenos tiempos para ser inversionista financiero (rara avis)… El nivel de las tasas de
interés
evidencia que hay que tomar el dinero y usarlo para cualquier otra cosa
distinta de las inversiones de deuda, pues ahí no gana.

Las tasas de interés casi en la línea de cero son el signo
en los países desarrollados desde el 2009. Todo para apoyar a una economía que
casi colapsó tras la crisis de 2008.

El Banco de México (Banxico) tiene todo para mantener las
tasas bajas: el clima internacional, la inflación y sus expectativas, y un
crecimiento bajo que no presiona a nadie.

El día que empecemos a crecer, o que
el mundo cambie, seguramente las tasas subirán. Espero que sea a un nivel
manejable, sano para los inversionistas del sector real, que habrán tomado
crédito para fondear su crecimiento, y también para los del sector financiero.


Por el momento, el objetivo de las tasas bajas se cumple. Todo el que tiene un
excedente busca algún negocio que le ofrezca perspectivas de crecimiento a su
capital.

Por otra parte, la Bolsa mexicana no ha ofrecido
rendimientos reales positivos en el promedio anual de los últimos tres años. Hay
que ampliar el horizonte a cinco años para que promedie en un rendimiento
digno
. Para quien cree en este tipo de inversión –como opción para acrecentar
su patrimonio– han sido tiempos violentos.

Te recomendamos leer: Los inversionistas… ¿confían en México?

El secreto es diversificar

Mientras llegan los tiempos de mejores tasas, algo hay que
hacer con las inversiones. Una ojeada a la Encuesta sobre Riqueza Mundial 2014,
realizada por Capgemini y la división de Wealth Management del Royal Bank of
Canada
, muestra cómo están invertidos los excedentes de los High Net Worth
Individuals (HNWI).

Éstas son personas
de alto nivel patrimonial que poseen recursos “invertibles” –más allá de su
casa-habitación– mayores a un millón de dólares. Utilizan intensivamente toda
la gama de opciones de inversión para agregar valor a su dinero.

La inversión inmobiliaria abarca propiedades comerciales y
residenciales para renta o venta, fondos de inversión inmobiliarios, terrenos y
tierras de cultivo adicionales a la residencia principal.

Las alternativas
incluyen productos financieros estructurados, fondos de cobertura, instrumentos
derivados, monedas extranjeras, commodities
y capital de riesgo. Así que hay que entender de muchos temas aunque se
utilicen los servicios de especialistas.

Me llamó la atención el importante porcentaje de liquidez en
sus portafolios. Puede atribuirse a cierta cautela tras un año de fuertes
ganancias en Bolsas de países desarrollados y, tal vez, algo de prevención ante
la eventual subida de las tasas de interés. Como cualquier negocio, los
mercados financieros requieren conocimientos especializados, tiempo y esfuerzo.

La diversificación de las inversiones de los HNWI en un contexto de bajas tasas
de interés muestra que hay que estudiar más para obtener mejores rendimientos.

Te puede interesar leer: Cuándo conviene invertir en dólares

Y como siempre, existe el riesgo

Mayor rendimiento implica más riesgo. Una realidad que hay
que superar es la aversión de la mayoría de los mexicanos a este factor. En
junio tuve el gusto de dar clases sobre inversiones financieras en la Escuela
Libre de Negocios de Querétaro
, que ha tenido la original idea de impulsar una
Maestría en Inteligencia Financiera para pequeños y medianos empresarios.

Grupo destacable. No solo decidieron invertir en su preparación,
sino que casi todos tripletean: son empleados, tienen una empresa y estudian. Es
un grupo de personas interesadas en poner a trabajar su dinero, además de gastarlo
o ahorrarlo; tienen contacto razonable con la información del entorno, y
estuvieron interesados en aprender sobre inversiones bursátiles.

Pese a su perfil empresarial, aceptar el riesgo del mercado
financiero y sus resultados inciertos les costó trabajo. En este grupo, 50%
tiene alguna inversión distinta a las tradicionales. Y aunque no suena mal,
cuando rasca uno un poco se da cuenta de que aún ese 50% no tiene el conocimiento
suficiente para utilizar los mercados correctamente.

Te puede interesar: El dinero no me alcanza, ¿cómo ahorrar?

Desde luego, la Bolsa levanta pasiones (buenas y malas): “Es
solo para ricos, es una apuesta, es complejo, solo se pierde…”. No son
comentarios nuevos. Es común el desconocimiento, la leyenda y la
desinformación. Pero también hay que acotar las expectativas desmedidas de
otros, pues nadie se hace rico de la noche a la mañana fácilmente.

La deuda, en los niveles actuales de tasa, es muy mal vista.
Implica que hay que estudiar más para abrir el abanico a inversiones
alternativas
que ayuden a agregar valor en estos tiempos difíciles.

Uno de los participantes más jóvenes del grupo señaló, con
mucha lógica, que rendimientos entre 3% y 7% anual no son opción para gente con
pocos recursos que busca incrementar su capital. Por eso los jóvenes prefieren intentar
primero negocios que buscan rendimientos mayores. Estoy de acuerdo.

Te recomendamos leer: Millonarios: 8 ideas que reditúan dinero

Sin
embargo, no me puedo sustraer de pensar en el valor de la inversión y
reinversión financiera en el tiempo. Especialmente para los jóvenes, tener un
ahorro financiero –aunque inicie con poco– al que se le sume periódicamente, y
que no se toque por largo tiempo, puede convertirse en una sorpresa agradable
al cabo de los años.

Los estudiantes también me recordaron que la inversión
financiera
enfrenta la formación y valores de muchos mexicanos que, aunque hoy
tienen excedentes, crecieron en hogares donde tener lo necesario era lo
importante. El ahorro era un lujo circunscrito al cochinito y el riesgo, algo
que debía evitarse a toda costa.

Otro tema que preocupa a quienes se asoman a este mundo es el
servicio. La falta de resultados y compromiso del asesor es un comentario
recurrente que, aunque puede provenir del desconocimiento, no está disociado de
la realidad.

Hubo muchas inquietudes durante las semanas de clase. Pero
tienen solución a partir de estudiar, ir experimentando paso a paso y
mantenerse bien informado.

La tarea

Sé que quien lee Inversionista,
y además me otorga el privilegio de leer esta columna, está más que interesado
en los mercados financieros y, dispuesto a correr sus riesgos. Pero esta vez
escribo para pedirles que ayuden a extender su inquietud por aprender. ¿Cómo? Educando
a los que vienen detrás,  impulsando el
ahorro
para empezar a crecer, compartiendo con quienes tienen al lado y
ayudando a los mayores a manejar mejor sus excedentes.

Perdón que me tome la libertad para agradecer a Jeanett
Sánchez, Agustín Garduño, Héctor González y Roberto Andere que me ayudaron con
sus observaciones y conceptos para este artículo. ¡No te duermas!

 “En México debe haber millones de personas con
excedentes financieros. Todo indica que muy pocos los invierten correctamente”

Puedes consultar la columna ‘Cuentos para no dormir’ en nuestro número impreso de agosto. También puedes suscribirte en línea o descargar nuestra versión para tabletas.

Relacionadas

Comentarios