HistoriasNegocios

¿Vale la pena apostarle a la lotería?

Diversión, desconocimiento o desesperación. Por cualquiera de esas causas, miles de personas pretenden ganar dinero ‘invirtiendo’ en la suerte y el azar.

04-09-2014, 9:51:17 AM
¿Vale la pena apostarle a la lotería?
Manuel Pineda / Ilustración e infografía: Oldemar

Diversión, desconocimiento o desesperación. Por cualquiera de esas causas, miles de personas pretenden ganar dinero “invirtiendo” en la suerte y el azar. ¿Cuáles son sus probabilidades de ganar a través de “un cachito”? Lamentablemente, una en millones.

Es un hecho: todos queremos ganar dinero y los dreamers ponen toda su fe en la suerte. Como dice el dicho popular: “Mientras hay fe, hay esperanza”.

La probabilidad de ganar en la lotería es realmente baja (una en 5 millones para sorteos donde el premio corresponde a $30 millones de pesos).

En México, los organismos encargados de los sorteos más populares son la Lotería Nacional y Pronósticos Deportivos para la Asistencia Pública, los cuales (como su nombre lo dice) reparten más de $200 millones de pesos al año a diversas organizaciones encargadas de llevar a cabo obras sociales. En conjunto representan más de $500 millones de pesos anuales en beneficio de más de 2.7 millones de personas.

Es un juego; eso nadie lo duda. Tampoco nadie duda que, al final, alguien sale ganando. Lo incierto está en verlo como mecanismo de inversión

¿A qué le tiras cuando sueñas mexicano?

Chava Flores lo sabía: al mexicano le gusta soñar. Cree que gracias a la intervención divina, lo bien que se porte o simplemente por un golpe de suerte todo su entorno cambiará. 

“A qué le tiras cuando sueñas, mexicano/ Hacerte rico en loterías de un millón” reza la canción de Chava Flores, y no se equivocaba. Según datos de la propia Lotería Nacional, 38% de los mexicanos mayores de 18 años participa en sorteos, juegos de azar o de apuesta, y 15% de ese universo (es decir, casi 6% del total) compra billetes de lotería, con mayor o menor frecuencia. La población que más participa son los adultos de 45 a 60 años.

Esteban González, de 74 años, lleva jugando a la Lotería los últimos 50 años de su vida. Tiene tres combinaciones que juega religiosamente cada semana, basado en números que considera con una carga emocional que los hace atractivos. Aunque solo ha ganado de forma esporádica algún premio menor o reintegros, no pierde la esperanza de pegarle al “Gordo”. 


¿Cuáles son nuestras posibilidades de ganar?

Miguel Córdoba Bueno, profesor de Economía Financiera en la Universidad San Pablo-CEU de Madrid, señala: “Un décimo de lotería es una operación financiera en la cual adquirimos un billete a cambio de un capital futuro aleatorio, con gran probabilidad de… valor cero.”

Si nos basamos en este concepto, quiere decir que nuestra inversión en un juego como la lotería nos daría como resultado, en la gran mayoría de los casos, una ganancia de cero.

Entonces, sin saber mucho de finanzas, y utilizando solo la lógica, no es posible creer que la lotería sea una buena opción para invertir nuestro capital. Pero quizás –y aquí viene un dato interesante– esto no sea del todo cierto.

Hace algunos años, un grupo de nerds del Massachusets Institute of Technology (MIT), descubrió dentro de un proyecto universitario que si compraban 100 mil dólares de boletos de lotería donde había un premio mayor de 600 mil dólares, recibían matemáticamente un retorno de inversión de entre 15 y 20%. Entonces, como haría cualquiera con dos dedos de frente, comenzaron a comprar todos los boletos que podían cada tres meses e incluso invitaron a otros inversionistas para conseguir el dinero necesario y así asegurar la mayor cantidad de boletos para ganar.

Al final, las autoridades llevaron a cabo una investigación para descubrir por qué este grupo de jóvenes ganaban tan seguido. Llegaron a la conclusión de que no infringían la ley al comprar un gran número de billetes y, más aún, incrementaban las ventas. 

Pero a no ser uno de esos estudiantes modelo del MIT, o tener millones de pesos para invertir, en la realidad cotidiana ganar la lotería o cualquier otro sorteo es realmente complicado. No por nada suele llamársela “el impuesto de los tontos”.

Si nos metemos en el asunto de los números, estos nos dicen que solo una de cada 135 millones de personas se gana el premio mayor de la lotería.

En el caso de la Lotería Nacional, en un concurso donde el costo del boleto es de $30 pesos y se garantiza un premio de $30 millones de pesos, la probabilidad de obtener el primer premio es de uno en cinco millones. Las mismas probabilidades hay de ganar la quiniela de Pronósticos Deportivos. En el caso del Melate, las probabilidades son de uno en 32 millones. 

Hay quienes creen que comprando todos los billetes de la lotería o todas las combinaciones del Melate se garantiza aunque sea una mínima ganancia. Lamentablemente esto no es así. 


La “esperanza matemática”

A pesar de lo que hemos visto, muchos aún tienen la esperanza de que ese “huerfanito” que les hizo “ojitos” en el puesto de la esquina sea el ganador. Para quienes creen que la esperanza es la clave, les tenemos noticias: esta se puede medir matemáticamente, y es la llamada “esperanza matemática”.

Supongamos que vamos a echarnos cinco volados con un vendedor de muéganos y para jugar invertimos $1 peso. Si sale “águila”, ganamos $5 pesos. La esperanza (E) en este juego se mide de la siguiente manera: 

E = $5 x 0.5 – $1 X 0.5 = 2

Esto quiere decir que por cada peso que invertimos en este juego se espera que ganemos dos. A esto se le llama “un juego favorable para el jugador”.

Pero en un juego donde hay 10 bolitas metidas en una esfera de metal, en el que pagamos un peso por esperar que salga la número 7 y nos pagan $5 si ganamos y nada si no sale, vemos que la probabilidad de ganar es de 0.1 y de perder 0.9. La esperanza se mediría de la siguiente manera: 

E = $5 X 0.1 – $1 x 0.9 = –0.4

Ya no es tan atractiva la apuesta, ¿cierto? A esto se le llama “juego desfavorable para el jugador”

Y a pesar de saber que las posibilidades de ganar algún sorteo son mínimas, la red esta inundada de “expertos” que recomiendan qué hacer para aumentar las posibilidades. Incluso están a la venta sistemas como Ganar la lotería, de Alexander Morrison, que le permitió “ganar $678 mil dólares en 10 años”.

Algunas de esas recomendaciones incluyen participar en sorteos donde los premios no sean tan grandes pero las probabilidades de ganar sean mayores, como las tarjetas de raspar, las cuales tienen probabilidades de ganar de uno a cinco.

Otra estrategia consiste en comprar más boletos o reunir un buen número de personas para juntar más dinero, pero como ya vimos, aún así las posibilidades son bajas. En un sistema como Melate se necesitan comprar 3.5 millones de combinaciones para aumentar las posibilidades en 1%.

Otras estrategias incluyen escoger combinaciones donde haya aunque sea un par de números consecutivos, pues está comprobado que estas combinaciones son más frecuentes. 

Sin embargo, la pregunta es: si alguien tuviera un sistema infalible para ganarse la lotería ¿lo estaría vendiendo en línea? Todos sabemos la respuesta. Pero hay otra pregunta más concreta: ¿es la suerte o el azar una buena herramienta de inversión? Definitivamente, tras haber analizado las probabilidades de ganar, la respuesta es… no.

Al final, como dice el dicho popular: “No hay más lotería que trabajar noche y día”.

Para conocer más de esta historia consulta nuestro número impreso de agosto. También puedes suscribirte en línea o descargar nuestra versión para tabletas.

Relacionadas

Comentarios