HistoriasMicrositio

3 lecciones económicas históricas este 15 de septiembre

En 204 años de vida independiente, México tiene mucho que aprender de su pasado, para fortalecer su presente y su futuro. Así estos tres momentos…

03-09-2014, 10:59:12 PM
3 lecciones económicas históricas este 15 de septiembre
Elie Smilovitz

Conocer
el pasado puede ser una herramienta útil para comprender la actualidad e
incluso para delinear las estrategias de futuro. Así, tras 204 años de vida
independiente en
México, resaltamos tres temas que cabe tomar en
cuenta al acercarse el

15 de septiembre
, especialmente en un contexto nacional de reformas estructurales.

1-No
endeudarse demasiado si se quiere vivir bien
 

El
año de 1800, cuando la todavía Nueva
España
se preparaba para convertirse en un país independiente, fue el
momento cuando en lo que hoy es México
el ingreso per cápita se acercó más al de Inglaterra
y al de Estados
Unidos
“que en ningún otro momento más adelante”, en palabras de Carlos
Tello Macías, coautor del libro Crecimiento
y Desarrollo Económico de México.
 En
esos tiempos, el ingreso per cápita de los mexicanos era de un tercio respecto
al de los ingleses y de la mitad respecto al de los estadounidenses.

Entre
1820 -un año antes de culminar la guerra de Independencia- y 1877 el ingreso per
cápita en México, lejos de aumentar descendió hasta representar apenas el 10 o
el 15% respecto a los países desarrollados. Esta tendencia continúa hasta
nuestros días con ligeras variaciones.  

¿Cómo ocurrió esto?

México
nació sin apoyo
financiero
de los imperios que gobernaban el mundo, en especial España y
Francia, lo que lo forzó a asumir deudas muchas veces impagables y a permanecer
endeudado y, por lo tanto, en peligro de ser invadido –hasta principios del
siglo XX las guerras para cobrar deudas eran comunes-. Por eso, la suspensión
de pagos anunciada por Benito Juárez
dio pie a la invasión francesa que culminó con Maximiliano gobernando México
desde el Castillo de Chapultepec
durante tres años.

El
fantasma de la deuda ha perseguido a los gobiernos mexicanos durante sus dos
siglos de vida independiente, por ello, cuando en los últimos años los medios
de comunicación y muchos líderes señalan la fortaleza de las finanzas
nacionales e indican que la deuda mexicana es muy inferior a la de Japón,
Estados Unidos o la Unión Europea dicen lo correcto, pero no nos dejemos llevar,
pues endeudarnos demasiado nos ha costado muchísimo en el pasado.

2-Un
proyecto común trae progreso… sólo si todos progresan
 

El Porfiriato -1876 a 1911- creó riqueza,
pero también desigualdad.
Se construyeron casi 20 mil kilómetros de vías férreas, lo que influyó en que
las exportaciones se multiplicaran por cuatro y México ganara peso
internacional. Pero el impacto hubiera sido mucho más positivo y duradero si el
proyecto
hubiera sido más inclusivo, en su lugar, terminó en la Revolución del año 10. Porque mientras un general porfirista ganaba
seis mil pesos y un gobernador dos mil, los jornaleros ganaban 40 centavos, lo
que también explica, en parte, la creación de los movimientos obreros y las trágicas consecuencias de huelgas como la de los mineros de Cananea en 1906.

3-El
mercado interno es un motor de primera calidad
 

Entre
los años de 1940 y 1970  México creció al
ritmo más veloz de su historia reciente. Lo logró cuando el sector público y el
privado se aliaron para fortalecer y modernizar a la industria.
El modelo se llamaba de sustitución de importaciones (SI) y era proteccionista.

Sin
duda, esa estrategia resultaría un fracaso en la economía de Siglo XXI, porque
México ha decidido, en línea con lo que ocurre en los países más desarrollados,
abrirse al libre
comercio
, lo que implica que las empresas deben competir a nivel global,
pero también pueden participar en cadenas de producción mundiales.

No
obstante, el principio básico de modernizar y fortalecer a la industria local
fue tan válido en los años 40 como lo es 2014. Aunque las industrias a
fortalecer ya no son necesariamente las de extracción de recursos naturales o la
maquila,
sino las tecnológicas. Las empresas más innovadoras exportan servicios y
software. Y en esa dirección debemos mirar si queremos que México se acerque a
la vanguardia.

¿De qué hecho histórico podemos aprender algo para fortalecer nuestra economía?                                                              . 

Relacionadas

Comentarios