'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

EPN, ¿contra los poderes dominantes?

Trastocar a los dominantes no fue sencillo, ¿ahora qué clase de modelo reemplazará al existente? ¿Se privilegiará la emergencia de una nueva élite empresarial?

03-09-2014, 11:14:26 AM
EPN, ¿contra los poderes dominantes?
Ramón Alberto Garza

Los monopolios empresariales fueron algunos de los grupos de poder trastocados por el ciclo reformista emprendido por el presidente Enrique Peña NietoII Informe: Los cinco monopolios que EPN cimbró-, traduciéndose en impulso para la competitividad y el desarrollo del país.

Así, al igual que el monopolio político, los poderes “dominantes” también enfrentaron el freno del Ejecutivo federal, pero más allá de tocar estos intereses, la pregunta para el mandatario es: ¿qué clase de modelo reemplazará o fortalecerá el existente? Así el análisis.

Te recomendamos leer: ¿Qué ha hecho EPN contra el monopolio político?

II.- Un frenón en seco a los dominantes

Cuando hace unos meses se decretó por fin lo evidente, que Telmex y que Televisa eran agentes económicos preponderantes, la nación se guardó el aliento.

Los intereses de dos núcleos de poder eran etiquetados de la misma forma en la que casi 100 años atrás, Theodore Roosevelt fragmentaba los monopolios que en Estados Unidos lucraban entonces con la escasez de oferta y la excesiva demanda.

Puedes leer: 3 anuncios de EPN durante su II Informe de Gobierno

No debió ser fácil para Enrique Peña Nieto trastocar los privilegios de unas élites que con sus chequeras y con su poder en la pantalla, lo dominan casi todo. Comenzando por las contiendas electorales. Financiándolas o dándoles rostro en pantalla. Lo mismo a candidatos a legisladores que a gobernadores o a presidentes.

El caso de Carlos Slim es emblemático. Convertido en el hombre más rico del mundo por obra y gracia de una concesión monopólica que le otorgó Carlos Salinas de Gortari, alcanza hoy con sus empresas a dominar el 6 por ciento del PIB nacional. Nadie con esas proporciones en el mundo.

Su monolítico poder desafía, seduce, conquista y cuando no hay más, compra o aplasta. Pero ésa es apenas una muestra de que lo que en el mundo de los negocios y las finanzas era cuando se le consideraba intocable. Ya no lo es.

Durante cuatro décadas crecimos sometidos al oráculo que significa el llamado grupo mexicano de hombres de negocios, conformado por una cuarentena de personajes que solo transmutan su silla por herencia.

En Monterrey, el llamado Grupo de los Diez, conformado en los años 80, no alcanza 40 años después a reunir siquiera a siete. Están diluidos.

Por eso la urgencia de oxigenar a las élites empresariales, a los clusters de la producción nacional. Para renovar una industria nacional que vive del pasado, de industrias tradicionales y no de vanguardia.

También puedes leer: La polémica que viene en Telecom: el regalo a Televisa

El llamado de preponderancia a Carlos Slim es para toda una clase empresarial que insiste en conservar privilegios insostenibles, con precios fuera de mercado, a costa de un consumidor indefenso y de un sacrificio al crecimiento de otros sectores e incluso competidores.

Pero más allá del mérito de tocar lo que se consideraba intocable, la pregunta para el presidente Enrique Peña Nieto es qué clase de modelo reemplazará o fortalecerá el existente.

Si lo que viene es de verdad una democratización del capital que permita la movilidad social y el ascenso de la inventiva y la creatividad. O si por el contrario, se privilegiará la emergencia de una nueva élite empresarial, cercana a los afectos políticos del presidente en turno, como sucediera con Carlos Salinas de Gortari a finales de los 80 y principios de los 90.

Te puede interesar: ¿Qué ganan los usuarios con la Ley Telecom?

Te invitamos a leer el análisis de cada uno de los monopolios que se vieron afectados por las reformas estructurales, en la edición de septiembre de la Revista impresa de Alto Nivel. También puedes descargar la versión tablet o suscribirte en línea y recibirla cada mes en tu hogar.

Relacionadas

Comentarios