'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Invierte en… ¿máquinas de escribir?

A partir de que las máquinas de escribir se dejaron de fabricar en 2011, se convirtieron en un objeto del deseo de coleccionistas dispuestos a pagar alto.

29-08-2014, 4:07:52 PM
Invierte en… ¿máquinas de escribir?
Romina Román Pineda

La puja comenzó a las 11:00 am de la mañana con un precio inicial de $100 dólares. El producto que se vendía por internet era una máquina de escribir Royal Quiet Deluxe con chapa dorada, edición especial 1952. Esta se hizo famosa porque durante años, una similar fue el modelo de cabecera de Ian Fleming, autor de las novelas del agente 007, James Bond ¿Qué monto alcanzó este artefacto? Al final de una jornada que duró cerca de ocho horas, un comprador pagó $1,000 dólares. 

El autor de Casino Royale adquirió aquella reliquia por $174 dólares y, en mayo de 1995, se vendió en $89 mil dólares a través de la casa de subastas Christie´s

En abril de 2011, terminaría un importante capítulo en la historia de estos artefactos. La compañía Godrej and Boyce de la India cerró sus puertas y terminó un ciclo que duró 139 años: el de la producción de máquinas de escribir. 

A partir de entonces, la nostalgia jugó un papel importante, y los amantes de lo antiguo se volcaron a la búsqueda en mercados, tiendas y por internet.

También puedes leer: Arte en línea, la tendencia para inversionistas y creadores

La rentabilidad en esta inversión depende de características como la antigüedad y la originalidad, que sean modelos poco comunes o que hayan sido utilizados por personajes emblemáticos como políticos y escritores principalmente.

El precio de máquinas de escribir originales y auténticas, en las tiendas de subastas mexicanas, oscilan entre $500 y $1,500 pesos.

En Internet consigues mejores compradores

La máquina The Crandall, fabricada en 1890 con incrustaciones de carey, famosa por ser la primera que imprimía con un cilindro, alcanzó un precio de $6 mil dólares en el sitio ebay.

“Mientras más raras, mejor”, considera Juan Carlos Delgadillo, funcionario de la Cámara de Diputados, quien colecciona estas maravillas porque es una de sus grandes pasiones. A la fecha posee casi 40. Al llegar a su casa, luego de 15 horas de trabajo, Delgadillo acostumbra rastrear por internet modelos difíciles de encontrar en subastas. Logra buenos precios, las guarda y revende.

En las subastas por internet hay un mercado mejor cotizado que entre los coleccionistas en México.

¿Qué le agrega valor a estos objetos del deseo? El recuerdo. 

La red te da sorpresas y, en promedio, el precio de reventa puede superar 20%, pero hay casos en donde rebasa 500%. Las máquinas mejor cotizadas son Salter, Bar-Lock, Caligraph y Franklin; mientras que las más comunes son Remington y Underwood, esta última considerada la primera máquina de escribir moderna.

Un poco de todo. En su colección, Delgadillo ostenta marcas como Smith Premier, Blickensderfer, Ideal, Adler, Bar-Lock, Calygraph, Royal, Smith-Corona, Torpedo, Triumph, Stoewer, Underwood y Fox, que en su mayoría datan de 1890; muchas de ellas dejaron de fabricarse en la década de 1920.

¿Su favorita? Una ejemplar de 1935 que perteneció a una familia en la época de la Alemania Nazi, y que compró en internet por $3 mil pesos.

Las máquinas de escribir no se pueden falsificar

Para Eduardo López Morton, director de antigüedades de las Galerías Morton: “La inversión en máquinas de escribir antiguas dista mucho de otros productos como el oro, timbres o hasta violines. Creo que es más un tema de nostalgia que de una inversión altamente rentable”.

El experto considera que existen máquinas de primera generación con un precio importante de reventa, pero si no perteneció a una persona notable, será difícil que alcance un alto valor.

Si quieres iniciar tu colección, López Morton recomienda acudir a mercados de “pulgas”,  tiendas de antigüedades o explorar en internet. Ten en cuenta que la máquina debe tener un buen estado de conservación.

¿Lo mejor? No se puede falsificar. 

¿Invertirías en máquinas de escribir originales aprovechando la nostalgia que genera?

Relacionadas

Comentarios