'; Alto Nivel
Estilo de VidaHistorias

Reforma 500, la cocina entre México y Europa

Este restaurante, ubicado al interior del hotel Four Seasons, resalta entre los elementos modernos y clásicos de una de las avenidas icónicas del DF.

29-08-2014, 2:00:39 PM
Reforma 500, la cocina entre México y Europa
Martha Lydia Anaya

Su origen es canadiense y está considerada como una de las mejores cadenas hoteleras de lujo a nivel mundial, según la revista Travel and Leisure y la Zagat Guide. Me refiero a Four Seasons, una compañía fundada en 1960 y que abrió su primera unidad en Jarvis Street, una calle del centro de Toronto, en Canadá.

Hoy, la cadena opera más de 80 hoteles y resorts de lujo en el mundo entero, y tiene más de 40 propiedades adicionales en desarrollo. Isadore Sharp, su fundador, se ha convertido en un filántropo prominente, que divide su tiempo entre Toronto y Palm Springs, California.

Parafraseando su filosofía te comparto una gran frase: “La razón de nuestro éxito no es ningún secreto. Todo se reduce a un solo principio que trasciende el tiempo y la geografía, la religión y la cultura. Es la regla de oro y la más sencilla idea de que si tratas bien a la gente (tan solo como le gustaría ser tratada), la respuesta de inmediato va a ser la misma”.

En México, hablar de esta cadena es referirse invariablemente a una imponente edificación sobre una de las avenidas más conocidas y transitadas de la ciudad de México, el Paseo de la Reforma.

Su arquitectura, una fusión entre los estilos clásico mexicano y europeo, hace resaltar este hotel de entre otros modernos inmuebles de alrededor. Además, al entrar a sus instalaciones, no puede pasar desapercibido que sus interiores están espaciosamente decorados con obras de arte originales, candelabros venecianos de cristal y lujosos acabados de mármol. 

Unos pasos más adelante, hacia el centro del hotel, se encuentra una preciosa fuente de cantera, en medio de acogedores y verdes jardines que complementan la suntuosidad de Four Seasons México.

En pocas palabras: llegar al hotel Four Seasons México se interpreta como un revitalizante oasis desde donde se pueden explorar vistas y sonidos de sus alrededores, como el Parque de Chapultepec, el Museo Nacional de Antropología e Historia y más de 1,400 estructuras históricas, incluyendo el Templo Mayor y varias mansiones privadas y construcciones.

Este lujo supremo y máximo detalle en cada acabado (que te hacen escapar del mundo real) armoniza a la perfección con su restaurante Reforma 500, ubicado al fondo del inmueble, cruzando sus hermosos y frondosos pensiles. 

Reforma 500

No hace falta mucha habilidad para deducir el origen del nombre del restaurante Reforma 500, una referencia que le da su lugar tanto a la céntrica avenida defeña como a su ubicación estratégica.

Es liderado por el chef mexicano Edgar Kano, quien cambia algunos de los platillos de la carta cada cierta temporada. “Mi intención –dice– es ofrecer novedades culinarias no solo a nuestros huéspedes frecuentes (entre quienes se cuentan políticos, diplomáticos, artistas famosos y hombres de negocios), sino también a quienes vivimos en esta ciudad y nos gusta visitar este restaurante en ocasión de celebrar algún evento importante, o bien para una comida de negocios”.

Claro que hay platillos que son inamovibles de la carta por ser los favoritos de todos los que gustamos de ir a comer o cenar a Reforma 500, como su sopa poblana, que lleva trocitos de camarones ahumados como toque original. “Esta es una receta tradicional y típica de la cocina mexicana y que puede ser tan familiar para muchos, pero procuro presentarla con un ingrediente que le dé un twist de sabor diferente y muy agradable”, platica el chef.

Otro de los platillos que se disfrutan son los cortes de carne, que cuando llegan a la mesa están perfectamente cocinados, en el término exacto y con el sabor exquisito.

El toque perfecto

Es de admirarse la maestría, dedicación y ‘cuidado del detalle’ que muestra el chef Kano al preparar cada una de sus creaciones culinarias. Uno realmente disfruta que este artista de la cocina nos logre dejar ‘con los ojos cuadrados y el paladar satisfecho’. Creo que hasta el más exigente de los sibaritas quedaría extasiado.

Para él, la calidad de los alimentos es primordial, luego el sabor y la presentación son otra parte esencial. “Nuestros platillos –agrega el chef Kano– se elaboran con recetas base de la gastronomía internacional, como el salmón o el pato, pero reinventados bajo un toque sutilmente mexicano al utilizar ingredientes muy típicos, como el chile o el aguacate”.

“En Reforma 500 tratamos de hacer de la comida o la cena, un momento memorable. Sabemos que cada uno de nuestros comensales es de paladar único; por ello innovamos para crear nuevos platillos y… simplemente sorprender.”

Conoce al chef

Edgar Kano Kashiwagi nació en la ciudad de México y aunque es proveniente de una familia japonesa (curiosamente se confiesa no tener fluidez en ese idioma), fue su abuela materna quien le sembró la semilla de la vocación por la cocina.

Armado con esta inquietud y los instrumentos de una sólida educación básica, ingresó al Culinary Institute of America en Hyde Park, Nueva York, donde obtuvo el grado de Associate in Occupational Studies in Culinary Arts. Este reconocimiento lo impulsó a empezar  su carrera en los hoteles Four Seasons de varios países del mundo, como México.

Este reportaje podrás leerlo en la revista impresa de Alto Nivel. Suscríbete en línea o compra tu revista en los mejores puntos de venta.

Relacionadas

Comentarios