'; Alto Nivel
HistoriasTecnología

Notebook, netbook, tablet o PC, ¿cómo elegir?

Tomar una decisión en una abrumadora competencia de modelos y funcionalidades puede confundir a cualquiera, pero un breve análisis facilitará tu elección.

28-08-2014, 1:31:05 PM
Notebook, netbook, tablet o PC, ¿cómo elegir?
iBazar

En los últimos años la tecnología ofrece tantas opciones que resulta fácil confundirse sobre qué producto adquirir. La elección entre PC de escritorio, notebook, netbook y tablets es uno de esos puntos en los que la excesiva variedad y funcionalidades nos dificulta la tarea. Si estás en esa encrucijada, estos puntos te ayudarán a analizar tu situación y saber qué tipo de dispositivo cubrirá tus necesidades y deseos.

Es prácticamente imposible hacer una lista de todos los diferentes gadgets tecnológicos que compiten por nuestra atención en el mercado. Y todo parece indicar que se trata de una tendencia creciente. Por ello, cuando nos enfrentamos a la posible compra de uno de ellos, es normal sentirnos un inseguros y hasta mareados con nuestra decisión.

Haz un balance entre uso, transporte y presupuesto

Puedes usar esos tres ejes para delimitar el rango en el cual estará tu dispositivo óptimo. Primero que nada, tu presupuesto será una herramienta útil para descartar opciones que estén muy por encima o muy por debajo de la cantidad que piensas o puedes invertir.

Dentro de esa franja, debes ser sincero y preguntarte qué usos le darás: ¿será para revisar mails y elaborar respuestas rápidas, para interactuar en redes sociales, para juegos de video, para leer o escribir poco o mucho? ¿Trabajarás con hojas de cálculo (como Excel), con imagen, sonido o con video de alta calidad? ¿Manejarás archivos de mucho peso, necesitarás almacenar mucha información…?

Si con las primeras opciones estás satisfecho, posiblemente una tablet sea suficiente para ti. Pero si vas a escribir más que algunos mails por día y necesitas un gadget cómodo para la edición de texto, vas a agradecer la presencia de un teclado físico y no sólo virtual. Por supuesto que existen fundas de tabletas que incluyen un teclado y pueden resolver esta cuestión.

Pero recuerda que los sistemas operativos de las tabletas están más orientados al desempeño multimedia que a programas como los incluidos en el paquete Office. Lo mismo si necesitas manejar archivos de peso o editar fotos, audio o video en HD. Para ello necesitarás mucha capacidad y si bien hay tablets que la tienen, para trabajar bien necesitarás agregar otros accesorios (teclado, mouse o trackpad, disco duro externo), y perderá completamente su sentido inicial.

Otro aspecto a considerar es si quieres transportar tu dispositivo y con cuánta frecuencia. Si por algún motivo necesitas transportar tu dispositivo todo el tiempo te inclinarás hacia las opciones más portátiles, lógicamente. Pero recuerda algunas de ellas que no suelen tener mucha capacidad de almacenamiento, por lo que te servirán si la información que deseas transportar se encuentra mayormente en la web.

Entonces, ¿cuándo conviene cada uno?

Tabletas

En caso de necesitarla para trabajar, la tablet será la mejor opción si la usaremos para hacer consultas rápidas en Internet, anotaciones no muy extensas, tomar fotografías o videos (revisar en este caso la calidad que necesitaremos) y estar conectados en las redes sociales con más comodidad que los celulares. Aunque es cierto que mucha gente se ha adaptado a trabajar totalmente con su tableta, considera que las pantallas pequeñas después de mucho tiempo de uso pueden entorpecer tu vista.

Para usos recreativos, son ideales si nuestra idea está orientada a las tecnologías multimedia como videojuegos, YouTube, Facebook, Twitter y demás.

PC de escritorio

Cuando necesitas mucha potencia y no tienes el presupuesto para comprar la mejor laptop del mercado, invertirás correctamente si compras una buena PC de escritorio. A pesar de no ser portátiles como las demás, tienen una gran ventaja: puedes actualizarla y mejorarla por partes, garantizando una durabilidad más prolongada.

Las tablets y las netbooks caen en la obsolencia con cierta rapidez y no se puede o es difícil modificar sus capacidades. En cambio con las PC de escritorio (y en menor medida las notebooks) puedes mejorar cuando desees la placa de video, el disco duro y en algunos casos la memoria RAM. Tendrás, en definitiva, mayor potencia durante más tiempo a menor precio pero cero portabilidad.

Notebook

Cuando necesitas cierta potencia y tu uso es un poco más avanzado que “navegar por Facebook y escribir en Word”, entonces la opción es una notebook. Especialmente cuando no sea tu intención tenerla todo el tiempo contigo, sino transportarla de vez en cuando. Ideal si deseas que la pantalla no sea demasiado pequeña.

El rango de potencias, tamaños, pesos y formas de notebooks es muy amplio, por lo que tendrás también muchas opciones para elegir. Hay de hecho notebooks muy potentes, livianas y delgadas, aunque tendrás que pagar un precio más elevado por una mayor satisfacción.

Netbook

Simple: cuando una tablet te resulta poco y una notebook, demasiado. O cuando necesitas teclado y un sistema operativo más robusto, pero a la vez debes transportarla con frecuencia y no quieres cargar peso.

Si te estás preguntando cuál es la diferencia entre una laptop y una netbook: simple, la netbook es una versión más simple, más pequeña y económica que la laptop.

Algunos ejemplos clásicos son estudiantes o profesores que leen y escriben textos largos, o personas que trabajan viajando y necesitan varios programas además de navegadores de Internet. Sólo te recomendamos ser muy exigente con la calidad del dispositivo, asesórate con un vendedor para que las características de la netbook que elijas te garanticen que siga siendo útil con el paso del tiempo.

En conclusión: hay muchas opciones ideales para cada persona dependiendo de su uso y presupuesto. Así que no debes obsesionarte por encontrar el gadget perfecto como si de las miles de alternativas, sólo una te lograra satisfacer.

Es como comparar celulares y decidir entre una amplísima gama de opciones. Son muchas las alternativas que cumplirán más que bien con nuestros objetivos y suplirán nuestras necesidades.

Por ello, con hacer un balance sincero entre los usos que queremos darle, el dinero del que disponemos y la portabilidad que necesitamos, encontraremos muchos dispositivos entre los cuales casi cualquiera nos caerá como anillo al dedo.

Relacionadas

Comentarios