HistoriasNegocios

¿Por qué Banxico bajó las tasas de referencia?

Durante el 2013 Banxico efectúo descensos a la tasa de referencia, bajándola de +4.50% a +3.50%. Hubo una desaceleración no prevista.

27-08-2014, 5:02:32 PM
¿Por qué Banxico bajó las tasas de referencia?
Eduardo Ávila

Durante el 2013 el Banco de México efectúo descensos a la tasa de referencia, bajándola de +4.50% a +3.50%. Estos ajustes se debieron a que la economía enfrentó una fuerte desaceleración no prevista. Adicionalmente, es importante señalar que el entorno internacional fue propicio. Para este 2014 se volvieron a conjugar factores que apoyaron una baja adicional en la tasa de referencia.

En mayo-junio 2014, el Área de Análisis de Monex pronosticó la baja de tasa de interés del Banco de México (única institución en pronosticar el cambio en política monetaria) ante el panorama que se había presentado. A continuación se presentan los argumentos que explican el descenso en la tasa de interés. 

¿Cuáles fueron las condiciones que propiciaron un descenso en las tasas?

Para que el Banco de México efectúe una baja de tasas, se requiere la presencia de varios factores locales, principalmente, y externos. En la parte local, se necesita un aumento en el riesgo al crecimiento y un descenso en el riesgo inflacionario. Por la parte externa, además de los factores locales, un entorno internacional de mayor laxitud monetaria en magnitud y/o duración contribuiría a que las autoridades monetarias tomen la decisión de relajar las condiciones monetarias.

La economía perdió dinamismo

El INEGI reportó que la economía mexicana creció a una tasa anual del +1.8% durante el 1T14, cifra que se ubicó por debajo del esperado por los analistas en +2.1%. Sin embargo, esta cifra está sobre-estimando el crecimiento, ya que se está comparando un trimestre con más días laborales (1T14) contra un trimestre con menos días laborables (1T13). De esta forma, el INEGI también presentó una serie histórica del PIB, pero que elimina este efecto.

Al efectuar la comparación anual del PIB, con las cifras que presentan efecto calendario, resulta que la economía no creció +1.8%, sino que creció +0.6% [cifras publicadas originalmente]. Lo anterior significa que la economía siguió perdiendo dinamismo.

SHCP y Banxico revisaron a la baja

Previo a la publicación del reporte del PIB de México, Banxico revisó su escenario de crecimiento para el 2014. Anteriormente, tenía un intervalo de crecimiento entre el +3.0% y +4.0% [media en +3.5%] para el PIB y lo modificó a un intervalo entre +2.3% y +3.3% [media en +2.8%].

Por su parte, la SHCP, el mismo día de la publicación del reporte del PIB al 1T14, anunció que revisaba a la baja su estimado de crecimiento de +3.9% a +2.7%. Es importante señalar que las revisiones realizadas por la SHCP y Banco de México se situaron por debajo del estimado del consenso de analistas (situado en aquel entonces en +3.0%).

La Reforma Fiscal también afectó al crecimiento económico

Considerando el comportamiento de algunas variables económicas en EU y de México, es altamente probable que las revisiones a la baja en las previsiones de crecimiento para el 2014 para México sigan efectuándose. La Reforma Fiscal afectó a varios sectores relacionados con ventas al menudeo/mayoreo y el sector exportador se vio perjudicado por factores como la homologación del IVA en frontera y un nuevo régimen fiscal.

Finalmente, los cambios a la deducibilidad de prestaciones tuvieron un efecto de encarecimiento en la contratación laboral en general. Ante estos cambios y la ralentización de EU, es factible que los pronósticos del PIB para este año se muevan desde niveles cercanos al +3.0% hacia niveles próximos al +2.0%.

La inflación no tendrá problemas

El lento crecimiento de México ha generado que la brecha de producto siga siendo negativa y ampliándose. De acuerdo con Banco de México, la brecha podría cerrarse hacia el 2015, lo que implicaría que en ese momento el crecimiento de México sería similar al crecimiento potencial. Por el momento, una brecha negativa de producto no representa mayor riesgo de inflación, por el contrario, lo disminuye.

Por otro lado, a pesar de haberse registrado un incremento en la inflación anual de enero, a consecuencia de la Reforma Fiscal, la inflación presentó una desinflación importante. Lo anterior ha tenido como consecuencia que la mayoría de los analistas consideren que la inflación anual, en promedio, se mantendrá por debajo del +4.0% durante el 2014.

La Reserva Federal prevé un lento ascenso en la inflación 

Los mercados han descontado el final del QE3 de EU hacia el 4T14. Sin embargo, la fecha del alza en la tasa de interés de referencia es la que presenta mayor incertidumbre, ante los bajos niveles de inflación y las dificultades en la recuperación del mercado laboral. La propia Reserva Federal ha expresado que prevé que la inflación converja hacia el +2.0% de manera lenta y que el mercado laboral no ha presentado una buena convergencia.

Al parecer, la inflación podría tardar bastante tiempo en confirmar una tendencia ascendente. Por su parte, el empleo en EU se ha vuelto mucho más complejo de interpretar, sin embargo, existe el consenso al interior del FOMC de la lenta mejoría que presenta y las implicaciones negativas para la economía de mantenerse dicho comportamiento. Considerando lo anterior, es factible prever que el alza de tasas requiera una mejoría en la economía más clara y contundente.     

Continúa la laxitud monetaria

En otros bancos centrales se ha presentado un sesgo claro hacia la laxitud monetaria. El Banco Central de Inglaterra tiene la intención de subir tasas de interés, ante la recuperación de su economía, sin embargo, ha expresado claramente que no será en el corto plazo.

Por su parte, al Banco Central de Japón aún le falta buena parte de su programa de inyección de liquidez. Finalmente, el Banco Central Europeo tiene un sesgo claramente en pro de la estimulación monetaria, ya que recientemente disminuyó las tasas de referencia, ante el riesgo de deflación y el lento crecimiento de las economías.

A nivel internacional, parece que la laxitud monetaria no sólo se mantendrá sino que en algunos casos podría exacerbarse. Lo anterior podría incluso generar que la política monetaria de México, en términos relativos, parecía menos laxa.

En cuanto a los factores locales, estos indicaron ausencia en presiones inflacionarias, no sólo porque el efecto de la Reforma Fiscal en la inflación fue temporal y moderado, sino por el bajo crecimiento de la economía. De esta forma, el deterioro en las perspectivas de crecimiento para México apoyó que el Banco de México efectuara una baja en la tasa de referencia.  

Eduardo Avila, subdirector de análisis de Monex, eavila@monex.com.mx

En la edición impresa de agosto, la revista Inversionista publicó este texto (“Todos para abajo”) con algunos cambios no autorizados por Eduardo Ávila. Esta es la versión original del autor. 

Relacionadas

Comentarios