HistoriasMicrositio

4 pasos para cerrar ciclos nocivos

Aprende a terminar con ciclos de conductas repetitivas no solo te traerá resultados positivos, sino que también te permitirá generar nuevos acuerdos y mejorar.

22-08-2014, 8:12:59 AM
4 pasos para cerrar ciclos nocivos
Marcela Hernández y Hernández, Coach Empresarial y de Vida

Cuando hablamos de cerrar ciclos generalmente pensamos en el fin de una relación o una etapa importante, por ejemplo cuando cambiamos de trabajo, o terminamos una carrera, etcétera.

Sin embargo, no es necesario que algo se termine para cerrar un ciclo, a veces la relación continúa y sólo es necesario cerrar algunos ciclos que le han causado daño, para generar nuevos acuerdos y mejorar.

Podemos y debemos de cerrar ciclos de conductas repetitivas que nos han traído resultados negativos. Por ejemplo, fracasar en nuestras relaciones,  tener un bajo desempeño, o simplemente no ser tan felices como quisiéramos.

Te recomendamos leer: Árbol de decisión, una herramienta para decidir correctamente

Por eso te comparto estas claves para cerrar ciclos nocivos y puedas obtener resultados positivos en tu vida y tu trabajo: 

1. Identifícalo

Es decir, descubre el patrón de conducta o situación que se repite, a pesar de tus esfuerzos por cambiarla.

La mayoría de las veces somos muy conscientes de lo que no nos agrada de nuestras relaciones −ya sea en el trabajo o en la vida personal−, cuando lo verdaderamente relevante es tener consciencia de cómo es que llegamos a ese punto. 

¿Cómo puede influir mi conducta o actitud para generar determinada situación? 

Si te encuentras en un callejón sin salida, no insistas en buscarla, lo mejor será que aprendas como sueles entrar para no volver a hacerlo.

Te recomendamos leer también: Desarrolla un sistema para crecer y alcanzar tus metas

2. Capitaliza el pasado

Cuando hemos vivido experiencias dolorosas, lo más común es evitar pensar en ellas, creyendo que quizá así desaparezcan, sin embargo, la mejor forma de soltar dichas experiencias es enfrentándolas, dándoles un nuevo significado (más funcional), tomando los aprendizajes y dejando atrás lo que ya no nos sirve pensar. De otra manera estaríamos condenados a “tropezar con la misma piedra”.

¿Qué aspectos funcionaron y deseamos mantener y llevar a la próxima etapa? ¿Qué aspectos no debemos repetir o deben ser mejorados?

Te puede interesar: 3 lecciones de coaching de Patch Adams

3. Describe la situación deseada

Una vez que tenemos claras las conductas y estrategias que nos han llevado adonde no deseamos, ahora es importante identificar las situaciones deseadas. 

¿Qué deseo y cómo? ¿Cuál es mi escenario ideal? ¿Cuáles son las nuevas estrategias que implementaré para llegar ahí? 

Es importante aterrizar nuestros deseos en acciones concretas. Si mi deseo es ser feliz, difícilmente podré medir mis avances y darme cuenta cuando lo haya logrado. 

En cambio si mi deseo es frecuentar más a las personas que me hacen sentir feliz,  estoy planteando una situación fácil de medir y escalar.

También puedes leer: 6 palabras que pueden cambiar tu vida

4. Asume tu responsabilidad

Sí hay algo que no te gusta en tu vida o relaciones, cierra ese ciclo e inicia uno nuevo, pues nadie más lo hará por ti. Muchas veces permanecemos en una situación o relación que no nos satisface, pues a pesar de eso obtenemos un beneficio. 

Aunque no seamos conscientes de éste, si profundizamos nos daremos cuenta que existe y que ha sido nuestra decisión quedarnos ahí.

Te puede interesar: No estás aburrido de tu trabajo, ¡padeces Boreout!

Si nos enfocamos en los riesgos que existen en el cambio o en el miedo que sentimos por soltarlo (aunque nos duela) será mucho más complicado cerrar ese ciclo para empezar uno nuevo.

¿Hacia dónde quieres ir? ¿Qué deseos y objetivos implican el cierre de un ciclo y el inicio de uno nuevo?

La autora es coach ontológico, especializada en coaching de vida y empresarial. Directora de Cae-el20, empresa de coaching y capacitación. Puedes seguirla en Twitter en @March_coach

Relacionadas

Comentarios