HistoriasInnovaciónMarketing

Ice Bucket, ¿por qué se mojan los millonarios?

Esta campaña que busca reunir fondos provocó en los millonarios una especie de reto de creatividad, innovación y liderazgo. Y Bill Gates va ganando.

18-08-2014, 11:23:12 AM
Ice Bucket, ¿por qué se mojan los millonarios?
Altonivel

Lo que inició como una idea de unos padres para apoyarse en las redes sociales y poder costear el tratamiento contra el cáncer de su pequeña hija, actualmente es una moda en las plataformas sociales que ha alcanzado las altas esferas de los empresarios y hombres de negocios más importantes del orbe.

El llamado ‘Ice Bucket Challenge’ entre los CEOs no solo ha tomado tintes de filantropía a alto nivel, sino también en un desafío de liderazgo con el correspondiente alto impacto a nivel de marketing. Y es que no basta con cumplir el reto, sino también hacerlo de una manera creativa.

En el más reciente caso, el hoy retirado CEO y fundador de Microsoft, Bill Gates, sorprendió a la comunidad virtual no solo al participar en este reto, sino también por hacerlo de una forma innovadora, luego que el fundador de Facebook le lanzar el reto momentos antes de tirarse una cubeta con agua fría.

Te recomendamos leer: Design Thinker, el creativo que le urge a tu empresa

Bill Gates quizá pensó: ¿hacerlo burdo y como todos? ¡Claro que no! Así que lo planeó todo para demostró su valentía y demostrar el tipo de creatividad que lo llevó a crear una de las empresas tecnológicas más icónicas; así como marcar una diferencia entre otros ejecutivos y empresarios que han participado en esta campaña de concientización contra la esclerosis lateral amiotrófica.

Mientras que otros Marck Zuckerberg recurrió al tradicional cubo de agua, Gates optó por darle un toque más personal y diseñó su propia máquina expendedora de tirones, con la cual cumplió el reto de una manera original.

Así, instantes antes de accionar este mecanismo autodiseñado, Gates miró a la cámara y dijo:

“Estoy aquí para unirme con los demás al desafío del cubo de hielo, y reto a otros tres colegas más: Elon Musk, Ryan Seacrest, y Chris Anderson de TED. Tienen 24 horas para hacerlo. Buena suerte”.

Revisa el video:

¿Es efectivo este tipo de campañas y modas en Internet?

Pues la
fundación promotora de esta idea anunció este lunes que ya ha recibido
15.6 millones de dólares en donaciones desde el pasado 29 de julio,
cifra superior a los 1.8 millones de dólares que recaudó durante el
mismo lapso del año pasado.

Pero no solo destaca la cifra
recaudada, sino también subraya que 307,598 de las donaciones que ha
recibido en las últimas semanas vienen de gente que nunca antes había
aportado, y se estima que fueron influenciadas por las fotografías y
videos que celebridades de los deportes, el entretenimiento, los
negocios y la política han realizado y colgado en sus redes sociales.

¿Pero que es el ‘Ice Bucket Challenge’? 

Se trata de un desafío para recaudar fondos que se destinarán a enfermos de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y la concientización contra este padecimiento, el cual contrae los músculos de quien lo padece y causa el mismo efecto que cuando cae agua helada sobre la piel.

Esta campaña fue iniciada por Pete Frates, exjugador de basquetbol de Massachussets, a quien se le detectó la enfermedad en el 2012.

Y así desde hace algunas semanas, muchos famosos se sumaron a esta iniciativa.

Su dinámica consiste en grabarse mientras se vacía un balde de agua fría sobre el cuerpo y se reta a tres personas a realizar lo mismo en un plazo no mayor a 24 horas, o de lo contrario deberá realizar una donación para enfrentar esta enfermedad; aunque en su mayoría, los participantes han decidido realizar ambas acciones.

Te recomendamos leer: “Dance More, Drink Slow”, marketing con causa

Han participado en este reto celebridades como el cantante Justin Timberlake, el músico Adam Levine, Mickey Rourke, y el presentador de televisión Jimmy Fallon; deportistas como el futbolista portugués Cristiano Ronaldo o el jugador de baloncesto Lebron James, y otras personalidades de la política, que incluso ha llegado hasta al propio presidente estadounidense Barack Obama, quien fue retado por Ethel Kennedy, pero optó por realizar sólo la donación.

Poco tiempo después la cúpula empresarial hizo su aparición y entre los empresarios que han participado se encuentran Larry Page y Sergey Brin, los fundadores de la gigante tecnológica Google; y los consejeros delegados de Twitter, Dick Costolo, de Amazon, Jeff Bezos; así como Tim Cook –quién desafió al miembro de la junta de Apple Bob Iger, al músico Michael Franti y al Dr. Dre, uno de los fichajes recientes de la empresa de la manzana–; Mark Zuckerberg –retado por el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie, e involucró a Gates, a Sheryl Sandberg, directora operativa de Facebook, y Reed Hastings, cofundador y director operativo de Netflix.

Mientras que el fundador de Microsoft decidió retar a retó a su vez al presentador de televisión Ryan Seacrest, a Chris Anderson, de la organización TED; y al fundador de PayPal, Elon Musk.

Pero otras personalidades de Microsoft han participado en esta campaña, como su actual CEO Satya Nadella o su antecesor Steve Ballmer; e incluso la esposa de Gates, Melinda, se ha unido a esta lista.

Ballmer, el más reciente empresario en cumplir con el reto, señaló que fue desafiado por el basquetbolista de los Clippers Spencer Hawes, y a su vez lanzó el reto a Doc Rivers, entrenador de LA Clippers -equipo de basquetbol que recientemente adquirió-, Hal Wright y al analista de fútbol de TV Rick Neuheisel.

Mientras tanto, Melinda Gates decidió desafiar a personalidades de la televisión como la periodista Katie Couric y el actor Stephen Colbert, así como al empresario Yuri Milner, además de extender la invitación/reto a su hija Phoebe Gates.

Y ante todos estos desafíos, no ha pasado desapercibida la participación de las personalidades del mundo de las tecnologías, que a los anteriormente mencionados se suman otros como el jefe de Marketing de Apple, Phil Schiller, que publicaban vídeos y fotos para mostrar cómo se rociaban el cuerpo con un balde de agua helada.

Ahora, habrá que estar atentos a las respuestas de los empresarios desafiados y observar si aceptaron el reto de creatividad lanzado por Bill Gates o decidieron dejar que el multimillonario filántropo se quede en el centro de los reflectores.

Relacionadas

Comentarios