Estilo de VidaHistorias

Claves para un impecable dress code clásico

El estilo clásico en tu vestimenta no solo proyecta tu confianza y sobriedad, sino que también te definirá como un ‘diamante de la responsabilidad’.

15-08-2014, 2:19:35 PM
Claves para un impecable dress code clásico
David Navarro, Imagen Excellence

En anteriores ocasiones hemos hablado de la importancia de la imagen que debemos proyectar y cómo cada una tiene un impacto según los objetivos que persigamos.

Así como el code dress de tu preferencia –sea Business Formal o Business Casual, o incluso Smart Casual o el netamente Natural–, refleja aspectos básicos de ti, es básico conocer el estilo que mejor proyecta tu esencia.

En esta ocasión hablaremos sobre el estilo tradicional, al que yo definiría como el “diamante de responsabilidad”, ya que las personas que pertenecen a este estilo inspiran mucha confianza y credibilidad por la sobriedad y el respeto que proyectan, tanto en su vestimenta como en su arreglo personal

No obstante, tanta sobriedad podría ser perjudicial para su éxito.

Puedes leer: Smart Casual para vestir correctamente en la oficina

Cómo son las personas que pertenecen al tradicional

A este estilo pertenecen aquellos que proyectan mucha rectitud y conservadurismo en su trato. Antes que cualquier otra cosa, les gusta ser percibidos como personas confiables por la responsabilidad, profesionalismo y educación que reflejan. 

Dejan muy claro por sus acciones que son organizados y eficientes, lo cual provoca de inmediato la credibilidad y confianza de quienes los tratan. 

Les agrada ser sobrios, y lo reflejan también en su arreglo y manera de vestir:

Ropa sobria y discreta antes que cualquier otra cosa.

– Pueden usar colores lisos y/o con estampados, pero de diseño clásico, es decir, que no llamen mucho la atención.

Accesorios discretos y de estilo atemporal.

– Combinaciones de ropa en colores neutros: negro, blanco, azul marino, gris y beige o café. (Es muy probable que una misma prenda la tengan en varios colores para no complicarse y sentir que son versátiles).

Corte de cabello mediano o corto, en las mujeres, pero sin extravagancias.

– Cabello corto y bien peinado en hombres. Ni un cabello queda suelto. 

– Varios hombres de este estilo se peinan de raya lateral.

Zapatos de piel (casi siempre de agujeta) o mocasines tradicionales, en hombres.

– Zapatilla de piel, tacón no muy alto, en colores neutros, en ellas.

– Las mujeres se maquillan casi siempre igual a diario, aunque no olvidan que es un elemento crucial para su imagen.

– Los hombres de este estilo se sienten cómodos al vestir de traje y corbata, a pesar de que puedan ya prescindir de ella.

– Las mujeres difícilmente se atreverán a usar un escote o falda que enseñe de más, o ropa muy ajustada al cuerpo pues antes que todo está el profesionalismo y el no llamar la atención.

Juegan a lo seguro, les cuesta trabajo arriesgarse, por ello confían mucho en lo “clásico”, en aquello que es atemporal, que anteriormente les ha funcionado. Si algo está de moda queda claro que instintivamente no serán los primeros en adoptarlo, a menos que quede establecido que es correcto hacerlo.

También te puede interesar: Identifica el estilo de tu personalidad

Cuál es su gran fortaleza

Todo lo anterior podría hacernos pensar que personas de estilo tradicional no impactan, sin embargo, tienen un gran poder que radica en la responsabilidad que inspiran. 

Por ello, si se lo proponen conscientemente, pueden sacar un máximo provecho de esta fortaleza y convertirse en un “diamante de responsabilidad” que no parezca aburrido ni en su forma de pensar ni en su vestimenta.

Qué profesiones lo ejemplifican mejor

Principalmente aquellas en las que la organización y el profesionalismo son fundamentales: contadores, administradores, financieros, abogados, políticos, y algunos empresarios.

Obviamente, no se trata de generalizar, pues la teoría del estilo no es “absoluta” y muchas otras profesiones son desempeñadas por personas de estilo tradicional. 

En mi experiencia como consultor en imagen y al capacitar a empresas me he encontrado con gerentes, directivos, CEOs, empresarios, ingenieros, médicos, consultores de imagen (como es mi caso) que pertenecen a este estilo. 

Cuál es su mayor riesgo

En su afán por buscar ante todo la sobriedad y lucir conservadores corren muchas veces el riesgo de verse anticuados, pues no se reinventan. Todo en la vida tiene un equilibrio y una necesidad de adaptarse al cambio. Por ejemplo:

• No reflejan innovación o vanguardia

Si perteneces a este estilo y caes en el riesgo de no incorporar cambios en tu vestimenta, hacer siempre las mismas combinaciones o de no actualizar tu guardarropa por lo menos una vez al año, te aconsejo “agregues unas gotas de vanguardia” a tu poder de proyectar una gran responsabilidad y credibilidad. 

Desde incorporar colores vivos en tus combinaciones de ropa y no resistirte tanto a las tendencias. No se trata de “vestir lo que se está usando sólo porque sí” sino de reinventar tu estilo clásico. Créeme, no te hará daño, todo lo contrario, te hará ganar más poder.

• Podrían no conectar ante audiencias más jóvenes 

Está claro que los nuevos roles de liderazgo exigen adaptación antes que imposición. El trabajo en equipo ahora incluye recurso humano de distintas edades y el líder debe de aprender también cómo conectar con audiencias más jóvenes que cuestionan las reglas de la generación anterior.

La clave está en reinventarse para adaptarse al presente, no vanagloriarse de lo que funcionó en el pasado.

Cómo sacarle el máximo partido

• Nunca olvidar que tu personalidad ya es capaz de inspirar credibilidad por la responsabilidad y respeto que reflejas.

• Renovar tu guardarropa, incorporar nuevos colores a tu vestimenta, no temas usar prendas de vanguardia.

• No uses ropa de hace muchos años, que ya pasó de moda, aunque todavía esté en buenas condiciones.

• Renovar tu arreglo personal, decídete a salir de tu mismo corte de cabello o peinado.

• Aprende nuevas combinaciones de colores, telas y accesorios.

• Incorpora a tu guardarropa nuevas prendas, por lo menos una vez al año. 

Relacionadas

Comentarios