HistoriasMicrositio

No estás aburrido de tu trabajo, ¡padeces Boreout!

¿Que lo origina? ¿Cómo identificarlo? ¿Cómo combatir los efectos de tipo de estrés? Una experta te explica y ayuda a superar este padecimiento laboral.

15-08-2014, 8:15:46 AM
No estás aburrido de tu trabajo, ¡padeces Boreout!
Mtra. Alejandra Apiquián Guitart, Anáhuac

Estamos acostumbrados a pensar que el estrés se produce cuando las demandas laborales rebasan nuestra capacidad para responder eficaz y eficientemente. Sin embargo, se ha encontrado que el aburrimiento, la monotonía y el tedio laboral producen un estado emocional de insatisfacción que también es una fuente de estrés y se le ha llamado Boreout.

Estudios realizados recientemente en las organizaciones han encontrado que el aburrimiento puede considerarse como un nuevo tipo de estrés que afecta a los empleados. 

En 2007, Peter Werder y Philippe Rothlin postularon la teoría de este síndrome en su libro titulado El nuevo síndrome laboral: Boreout. El término se traduce como “más allá del aburrimiento o aburrimiento insoportable” y generalmente afecta a quienes están poco motivados en el trabajo o a los que hacen tareas mecánicas y muy rutinarias.

Te recomendamos leer: ¿Enfermo de aburrimiento laboral? Recupera la pasión

Este síndrome se genera como una respuesta reactiva a condiciones que ofrecen poco o nulo nivel de desafío y por lo tanto son aburridas, tediosas y no reportan experiencias gratificantes.

La aparición de este posible síndrome se caracteriza por la presencia de tres elementos:

1. Infraexigencia

Es la sensación de sentirse desaprovechado, ya sea porque se le asignan pocas responsabilidades o bien porque realiza tareas sin sentido, repetitivas o monótonas que no permiten que se valore su aportación a la empresa y no percibe la relevancia de su trabajo. 

2. Desinterés

Es la falta de identificación con el trabajo. Esto ocasiona que la persona desarrolle un sentimiento de indiferencia hacia el trabajo y la organización, pues no le encuentra ningún sentido a lo que hace, y no le importan las tareas que debe ejecutar.

3. Aburrimiento

Definido como un estado anímico de desgano, apatía y duda porque el empleado no sabe qué hacer durante todo el día. El tiempo de trabajo carece de todo contenido, no hay estímulos que lo animen a hacer algo, no se sabe que hacer porque no hay nada que hacer y por lo tanto el tiempo de trabajo se hace eterno. La flojera no es la causa de todo esto, sino una consecuencia del Boreout.

Estos tres elementos no aparecen repentinamente, sino que se van desarrollando paulatinamente a lo largo de un tiempo prolongado y es en este proceso que se va deteriorando la salud emocional del trabajador causándole afectaciones por la  falta de autoestima, apatía, introversión, sensación de inutilidad, vacío, desapasionamiento, insatisfacción, ansiedad y depresión, entre otros.

Te puede interesar: ¿Tienes un Trabajo Emocional? Evita que te haga daño

Algunos indicadores relacionados con este padecimiento laboral son:

Al empleado le cuesta demasiado esfuerzo poner en marcha cualquier tipo de iniciativa por pequeña que sea.

Experimenta un gran cansancio físico y mental desde que llega al trabajo.

Dedica mucho tiempo a cuestiones personales durante su horario laboral.

Se siente incapaz de hablar con el jefe directo sobre sus responsabilidades, actividades o rendimiento laboral. 

Encuentra una gran dificultad para definir y organizar las tareas diarias.

Cualquier comentario acerca del trabajo que realiza o su desempeño se percibe como un ataque personal.

El empleado comienza a tener problemas con compañeros debido a su estado de insatisfacción personal.

Se puede llegar a experimentar un sentimiento de frustración constante ya que reconoce que debería estar aportando más de lo que está haciendo.

Ahora bien, lo contradictorio de todo este proceso es que el trabajador es percibido erróneamente por la organización como un empleado flojo y perezoso, aunque la realidad es totalmente distinta, ya que la persona quiere desarrollar y poner a prueba sus capacidades y habilidades, asumir retos en su trabajo y darle un sentido a sus aportaciones. 

Tres formas proactivas que pueden ser útiles para prevenir o enfrentar este síndrome son:

a) Habla con tu jefe y exponle tu deseo por realizar actividades desafiantes, que desarrollen tu potencial y sean atractivas.

Demuéstrale tu interés por participar activamente en diversas actividades, asumir responsabilidades y desempeñar tareas de mayor valor agregado que las que realizas de forma rutinaria. Si sientes que tu jefe no te escucha, busca establecer contacto con el jefe superior pidiéndole que te dé la oportunidad para demostrar que tienes las competencias necesarias para contribuir al logro de las metas organizacionales.

b) Diseña estrategias que te ayuden a ser más eficaz y eficiente para desempeñar tu trabajo. Será necesario que seas creativo al proponer y fundamentar nuevas formas de hacer las cosas y  que reporten ventajas competitivas para ti, tu departamento o la empresa. 

Te recomendamos lee: ¿El aburrimiento como fuente de creatividad?

c) Analiza cuidosa y objetivamente tu situación laboral actual y de considerarlo necesario busca nuevas alternativas de empleo.

Muchas personas viven encadenadas a un empleo que no les gusta, simplemente porque tienen creencias limitantes que no les permiten vencer sus miedos y buscar nuevos caminos para desarrollarse y crecer profesionalmente.

Para poder superar el aburrimiento laboral primero que nada debemos estar conscientes y admitirlo. La creatividad, la flexibilidad, la capacidad de planificar y una actitud proactiva y responsable hacia tu futuro profesional te pueden llevar a contrarrestar y mitigar los efectos del Boreout.

Te puede interesar también: 6 estrategias para prevenir el Síndrome de Burnout

La autora es Coordinadora Académica de la Facultad de Psicología de la Universidad Anáhuac México Norte y puedes seguirla en aapiquian@anahuac.mx

Relacionadas

Comentarios