HistoriasManagement

¡No pierdas más tiempo! Aprende a delegar

Ocupar un puesto directivo puede desengancharte y desenfocar tus objetivos, por lo que ampliar tu visión y delegar tareas puede ayudarte a tomar el control.

04-08-2014, 11:33:45 PM
¡No pierdas más tiempo! Aprende a delegar
Altonivel

Cuando se ocupa una nueva silla y una oficina más grande, lo primero que pasa por la mente es cómo guiar a tu equipo de trabajo para poder alcanzar un mayor desempeño, aumentar los índices de productividad y ser el líder que todos quieren tener. Y para el 90% de los profesionistas la respuesta es: el control

Lidiar con nuevos puestos de trabajo llega a ser estresante. Eres una nueva figura de mando, no conoces la dinámica de trabajo de tus equipos y, en ocasiones, ni a tus colaboradores. Sin embargo, el control puede llegar a ser tu peor enemigo. 

Elizabeth Grace Saunders, autora de The 3 Secrets to Effective Time Investment: How to Achieve More Success With Less Stress, asegura que debes de recurrir a la palabra mágica: delegar

“La única manera de recuperar la sensación de control es, paradójicamente, dejar de lado el control: deja que otras personas te ayuden (…) es importante redefinirlo, pasar de tener cada detalle en tu cabeza a tener el nivel correcto de perspectiva general para tomar decisiones con suficiente información y los sistemas adecuados  en su sitio, esto es importante para saber cuándo es el momento de hablar con alguien o cuándo necesitas realizar la siguiente acción”, indica Grace en su artículo How Office Control Freaks Can Learn to Let Go, publicado en Harward Business Review.

Es tiempo de trabajar en equipo, para ello te brindamos algunas recomendaciones para ampliar el panorama laboral y ser un gran líder para tus equipos de trabajo:

1. Si puedes hacerlo, añádelo a tu lista

El exceso de trabajo está a la vuelta de la esquina cuando ocupas un nuevo cargo las tareas caerán con gran peso, sin embargo, puedes hacer que este golpe sea menor. Examina de manera cuidadosa todo aquello que “sólo tú” puedes hacer.

La experta recomienda hacerte las siguientes preguntas: 

¿Alguien puede hacerse cargo de esta tarea con la calidad deseada?
¿Podría alguien realizar la mitad de este proyecto?
¿Puede alguien adelantar el proyecto inicial?
¿Esta tarea me impide hacer actividades con mayor valor? ¿Puedo delegarla?

También puedes leer: 7 tareas que un CEO no debe delegar

2. Hazlo con frecuencia

Delegar no es tarea sencilla, quitarse los miedos como “Si lo quieres excelente, hazlo tú”, “Nadie puede hacerlo como yo” o “Nadie está capacitado para hacerlo”, es todo un reto. Sin embargo, debes entender que existen tareas que son demasiado básicas o detalles en los que no debes invertir tu tiempo, así que atrévete a delegar. 

La experta asegura que también existen tareas o actividades que no necesariamente delegas a tu equipo de trabajo, por ejemplo: Una persona pregunta sobre algo de IT, si existe un departamento de IT, lo mejor es decirle que vaya al área correspondiente, así evitarás entrar en detalles de áreas que no tienes experiencia y ella obtendrá información de primera mano. 

Otra gran pérdida de tiempo son las reuniones, existen aquellas que son fundamentales para la productividad y operatividad de tu área, pero también hay algunas que son una gran pérdida de tiempo, asegúrate de enviar a otra persona para que te informe de lo sucedido, cuando la situación lo amerite. 

Te recomendamos leer: 9 recomendaciones para tener juntas altamente exitosas

3. Crea sistemas de seguimiento

Cando delegas es importante contar con sistemas especializados para dar seguimiento a las tareas delegadas, esto es fundamental para mantener el control y la calidad deseada.

Hoy existen herramientas como Outlook, Google Drive o Asana, donde puedes agregar tareas y que todos los integrantes de tu equipo puedan darle seguimiento. De esta manera verás instantáneamente los avances o comentarios que tu gente tenga al respecto. 

No se te olvide agendar juntas, entregas y colocar alarmas en tu agenda personal, es importante que lo tomes en cuenta. 

4. Controla tu ira

¡Así va a ser! Es uno de los grandes riesgos de delegar y enfrentar el que las cosas no marchen como lo esperabas o como tú no lo habrías hecho, es inevitable… pero no todo está perdido.

“Transforma esta situación en una oportunidad para el aprendizaje. En primer lugar, evalúa si se puede hacer algo diferente en el futuro. En segundo lugar, ayuda a quien hizo el trabajo a entender lo que necesita saber para completar el trabajo con éxito la próxima vez”, recomienda Grace.

Te recomendamos leer ¿Qué, cómo y cuándo delegar?

¿Cuáles serían tus consejos para delegar tareas? ¿Cómo logras enfocarte en tareas importantes y dejar a un lado la persistencia en el detalle?

Relacionadas

Comentarios